Hallerbos, el bosque más bonito del mundo

Hallerbos
Hallerbos, el bosque más bonito del mundo.

Estamos seguros de que también tú tendrás tu bosque favorito, ese que visitas regularmente en tu localidad o en tu ciudad. 

Pero existe uno que es realmente especial, un bosque que muchos se atreven a calificar como el más hermoso del mundo… 

No sabemos si podemos llegar a tanto en esta valoración, pero lo que sí nos atrevemos a asegurarte es que este escenario es digno de aparecer en cualquier cuento de hadas.

Ahí donde la naturaleza seduce en todos sus sentidos, formas, colores y olores. Estamos hablando del bosque de Hallerbos, en Bélgica.

Hallerbos, el bosque más bonito, escondido de Bélgica

Estamos en el municipio de Halle, en Bélgica. Nada más entrar, te sentirás envuelto por un aliento violáceo. 

Hallerbos

Si eliges efectuar tu paseo en las primeras horas del amanecer o del atardecer, verás como el sol entra muy tímidamente entre el bosque de hayas, pero la intensidad de sus rayos logra levantar un halo de luz casi púrpura, casi mágico y lleno de matices deslumbrantes.

A tus pies, se extenderá un manto interminable de jacintos, delicados pero expectantes ante cualquier visitante que desee adentrarse en el bosque de Hallerbos, ahí donde es frecuente también ver numerosos ciervos. 

Son casi 552 hectáreas de terreno al que muchos llaman sencillamente, “el bosque azul”. Pero debes saber que el azul no es su único color. Todo depende de la época del año en la que nos encontremos y del momento de su floración.

Si te acercas en otoño la tonalidad del bosque de Hallerbos serán los marrones, los ocre y los grises. 

Las hojas secas forman auténticas alfombras multicolor donde relajar nuestros sentidos. 

Hallerbos

Para los vecinos de Halle, es el momento más excepcional, es cuando las hayas rojas están más relucientes, cuando se alzan aún más espectaculares dotando al bosque de una tranquilidad única. 

Debemos entender que el turismo casi siempre se ve atraído en la época de la primavera, cuando florecen los jacintos y las campanillas. Sin embargo, casi nadie se acerca en otoño. 

Momento en que el bosque respira con su calma más mística, instante en que uno puede cruzarse con numerosos ciervos o con algún que otro buey de las granjas cercanas.

Si es interesante el legado natural del bosque de Hallerbos, también lo es su historia.

Hallerbos

Después de la revolución francesa, este rincón espectacular pasó a formar parte de la República, pero tras la famosa derrota en Waterloo, sufrida por Napoleón, Hallerbos pasó a ser propiedad de los Países Bajos y en particular de unos duques que se encargaron de gestionarlo y de aprovechar su rica madera de haya roja.

Pero la fatalidad llegó en la Primera Guerra Mundial. Alemania destruyó y quemó el bosque en su totalidad. 

Tras el desastre, el estado Belga se quedó con él e inició de inmediato un meticuloso proceso de reforestación, de ahí que la mayoría de árboles que vemos en la actualidad, sean aún tan jóvenes. 

Hallerbos

A día de hoy, y como resultado de federalización de Bélgica, la gestión forestal se divide entre la región flamenca: con 511 hectáreas (territorio Halle) y la región de Valonia: con 41 hectáreas (territorio Wauthier-Braine).

Como puedes ver se trata de un paraje que no quedó indemne a las guerras, y a las disputas políticas. Sufrió heridas en muchas épocas de su vida, pero a día de hoy, el pasado ya no tiene importancia. 

El bosque de Hallerbo respira en tranquilidad, acogiendo con agrado a todo aquel que se deje encandilar por su insuperable belleza.

Publicado por / Fuente : https://supercurioso.com
Link a http://vidacotidianitica.blogspot.com Creative Commons