Thomas Alva Edison y la industria de la invención

Thomas Alva Edison y la industria de la invención
Cuando Thomas Alva Edison (1847-1931) inventó la bombilla, no le salió a la primera, sino que realizó más de mil intentos, hasta el punto de que uno de los discípulos que colaboraba con él en el taller le preguntó si no se desanimaba ante tantos fracasos. 

Y aquí entra la cuestión de la percepción del error, porque Edison respondió: "¿Fracasos? No sé de qué me hablas. 

En cada descubrimiento me enteré de un motivo por el cual una bombilla no funcionaba. Ahora ya sé mil maneras de no hacer una bombilla".

Pero va mas allá la paciencia del inventor mas prolífico de la historia - se le atribuyen mas de 1300 patentes- , porque cuando tenía 32 años, durante ochocientos días y ochocientas noches y apoyado por sus colaboradores, tuvo la paciencia de ensayar con seis mil fibras diferentes: vegetales, minerales, animales y incluso humanas, puesto que probó hasta con un pelo de la barba rojiza de uno de sus colaboradores.

Al fin, el 21 de octubre de 1879 Edison realizó la primera demostración pública de la bombilla incandescente antes tres mil personas reunidas en Menlo Park (California). Esa primera bombilla lució durante 48 horas ininterrumpídamente.

Edison y la industria de la invención.
Hay quienes consideran que Bill Gates no ha inventado realmente nada, y que toda su habilidad ha consistido en comprar tecnologías para hacerse rico comercializándolas como propias: ocurrió así con Windows, con Internet Explorer, etcétera.

Pues bien, existe un ilustre precedente para esta conducta: Thomas Alva Edison.

Es sabido que Edison inventó muchas cosas, entre ellas la célebre ampolleta eléctrica.

Hay quien calcula que desde el taller de Edison salía un invento nuevo cada cinco días. ¿Y cómo lo hacía para tener tanta inspiración?

La respuesta es simple y desoladora: Edison era un inventor maravilloso y con visión, eso es cierto, pero también un estupendo hombre de negocios, que sabía reclutar a talentos geniales que trabajaban para él, pasando como propios inventos que habían sido desarrollados en su mayor parte por sus "ayudantes".

Antes de Edison, el inventor prototípico era el fulano encerrado en su habitación, un poco a la manera de Leonardo da Vinci, haciendo excéntricos experimentos hasta que alguno le funcionara, mientras que a partir de él, la invención pasó a ser la floreciente industria que es ahora, en donde el inventor individual no importa, frente a la gran corporación que le dirige, financia, y finalmente explota la invención propiamente tal.

Hablando de financiamiento, se sabe que Edison era implacable con sus ayudantes.

Uno de ellos era Nikola Tesla, cuyo genio es considerado muy superior al de Edison, y que finalmente trabajó para la Westinghouse, uno de los más importantes imperios de la radio en aquellos años, hastiado justamente del trato mezquino que le daba Edison, a cambio de sus geniales ocurrencias.

También Edison estaba dispuesto a estrujar las patentes hasta el límite. De esta manera, basándose en ser el inventor del kinetoscopio, persiguió en juicio (y a veces con matones a sueldo) a quienes hacían uso del cinematógrafo (un invento muy similar), aunque finalmente perdió.

A fin de cuentas, Thomas Alva Edison era todo un hombre americano, ¿no?

VCN: Criopreservación: La vida entre cristales

... Seguramente este aparato le recuerde a algo, y es cierto, el termo está basado ... Promueven la rápida deshidratación celular y suelen usarse asociados a los ...


VCN: ¿Por qué son blancas las canas?

... Sin duda uno de los principales agentes que popularmente se asocia con la aparición ... ¿Qué culpa tenia aquella cabeza santa, para que se le hiriera de esa .


VCN: Los preescolares pueden resolver problemas algebraicos ...

... A los niños se les dijo que la taza de cada personaje “mágicamente” añadiría ... El córtex orbitofrontal medio es una región asociada con las emociones y se ha ...

Publicado por / Fuente : https://sigloscuriosos.blogspot.com
Link a http://vidacotidianitica.blogspot.com Creative Commons