Genes, tabaco y corazón

Genes, tabaco y corazón
Genes, tabaco y corazón.

Los científicos analizan en conjunto los datos genéticos de alrededor de 140.000 participantes en 29 estudios clínicos.

La investigación biomédica ha revelado desde hace ya varias décadas las razones por las que fumar tabaco causa cáncer.

La ciencia ha confirmado que fumar está asociado al desarrollo de no menos que 17 tipos de tumores.

Alrededor de seis millones de personas mueren cada año por causa del tabaco, a pesar de lo cual existen todavía más de mil millones de fumadores en el mundo.

Hoy sabemos sin ningún tipo de dudas que el humo del tabaco es una compleja mezcla de miles de sustancias químicas, derivadas de la combustión incompleta del tabaco y papel de los cigarrillos.

Al menos sesenta de estas sustancias son probados carcinógenos. Todos estos carcinógenos contribuyen al desarrollo del cáncer al causar daño al ADN, el cual se traduce en mutaciones, en particular en la sustitución de unas “letras” por otras.

Esta sustitución no es sino un cambio en la información genética almacenada en el ADN, cambio de información que se transmite a las proteínas producidas por los genes, las cuales dejan de funcionar correctamente.

Esto aumenta la probabilidad de desarrollar cáncer.

Sin embargo, el cáncer no es el único problema de salud asociado al consumo de tabaco. Otro problema muy grave es una mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares.

Entre estas no solo tenemos las que afectan directamente al corazón, sino también las que afectan a la integridad de venas y arterias y, por consiguiente, a la correcta circulación de la sangre.

En particular, el consumo de tabaco aumenta el riesgo de enfermedad coronaria, causada por un mal funcionamiento de las arterias que riegan el corazón. Estas sufren un estrechamiento paulatino, debido a depósitos de grasa y colesterol, y al engrosamiento de sus paredes, que afecta a la circulación sanguínea y al aporte de nutrientes y oxígeno al corazón.

Los estudios clínicos han demostrado que fumar aumenta el riesgo de esta enfermedad independientemente de otros factores que también pueden generarla, como la falta de ejercicio, una alimentación demasiado rica en grasas saturadas, hipertensión, obesidad, o diabetes.

Fumar se une a todos estos factores y consigue aumentar la probabilidad de desarrollar la enfermedad coronaria.
Mutantes sin corazón

Mientras son conocidas las razones y los mecanismos fisiológicos por los que una dieta poco saludable, la falta de ejercicio físico, etc., causan enfermedad coronaria, los mecanismos por los que el tabaco aumenta el riesgo de esta enfermedad no estaban claros.

Ahora, investigadores de la Universidad de Columbia en Nueva York, descubren que ciertas variantes o mutaciones de un gen que produce un enzima son las responsables de que el tabaco aumente el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Para identificar este gen, un grupo internacional de más de 70 científicos analizan los datos genéticos de alrededor de 140.000 participantes en 29 estudios clínicos.

El análisis se centró en 45 regiones cromosómicas que anteriormente ya habían sido identificadas como poseedoras de genes posiblemente asociados a un mayor riesgo de enfermedad coronaria.

La idea era identificar cuál o cuáles de estas regiones estaban asociadas a un riesgo diferente de sufrir enfermedad coronaria dependiendo de si se era fumador o no.

El análisis encontró que el cambio de una sola “letra” en un gen del cromosoma 15, el gen llamado ADAMTS7, estaba asociado con una reducción de un 12% del riesgo de desarrollar enfermedad coronaria en no fumadores, pero solo con una reducción del riesgo en un 5% en fumadores. Esto quería decir que fumar aumentaba el riesgo de enfermedad coronaria en los poseedores de la variante de este gen.

Los científicos descubren, además, que la “letra” diferente en esta variante del gen ADAMTS7 no afecta a la proteína producida, sino que afecta al funcionamiento del gen, es decir, a la cantidad de proteína que produce.

En este caso, la proteína es producida en menor cantidad de la normal. Curiosamente es esta menor cantidad la que genera un efecto protector de la enfermedad coronaria.

Esto es, además, consistente con un reciente estudio en el que se generan ratones genéticamente modificados a los que se ha eliminado el gen ADAMTS7. Estos ratones desarrollan mucho menor número de placas de ateroma en sus arterias, por lo que se obturan menos.

Para comprobar si el humo del cigarrillo afectaba al funcionamiento de este gen, los científicos tratan a células aisladas de las arterias coronarias con un extracto líquido generado a partir de humo de cigarrillo, y estudian qué sucede con el funcionamiento del gen ADAMTS7.

Encuentran que el extracto de humo activa el funcionamiento del gen, lo que es coherente con el incremento del riesgo de enfermedad coronaria en fumadores.

Muy bien, pero ¿qué hace el enzima producido por ADAMTS7 para incrementar el riesgo de enfermedad coronaria? Resulta que este enzima está especializado en degradar una proteína de la matriz extracelular, la cual es el conjunto de proteínas externas a las células que mantiene la integridad de los tejidos.

La proteína en cuestión se llama trospondina-5 y está implicada en la remodelación de la pared de las arterias. Al parecer, un exceso de degradación de la trospondina-5 genera un exceso de remodelación circulatoria que puede favorecer la generación de placas de grasa y la disminución del diámetro arterial.

Estos interesantes descubrimientos, además de ofrecer una explicación al hasta ahora oscuro tema de por qué el tabaco genera enfermedad coronaria, indican también que un posible nuevo fármaco que impida el excesivo funcionamiento del enzima ADAMTS7 podría actuar de protector frente al desarrollo de esta enfermedad, tanto en fumadores como en no fumadores.

La Medicina sigue avanzando tal vez lenta, pero inexorablemente, hacia convertir en realidad el sueño de una vida sin miedo a la enfermedad.

VCN: ¿Y que aceite comprar para cocinar?

 ... Cualquier otro aceite que pase del 2% de acidez no se puede consumir y se envía a una fábrica para su refinación. El refinado consiste en la realización de ...


VCN: Latas de bebida, historia y evolución

... En seis meses las ventas de Krueger se multiplicaron por cinco, 37 fábricas producían cerveza en lata a finales de 1935, y en un año se vendieron 200 millones ...


Sabero, cuna de la siderurgia española | VCN

... La fábrica de hierro, al modo de factoría inglesa perdida en medio de la Cordillera Cantábrica, con su original arquitectura de amplios arcos ...

Publicado por / Fuente : http://jorlab.blogspot.com
Link a http://vidacotidianitica.blogspot.com Creative Commons