Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

Mi nombre es Bond...

Mi nombre es Bond...
Mi nombre es Bond...

Nombres como Mata Hari o Richard Sorge son conocidos por los aficionados a las guerras mundiales, pero no hay persona sobre el planeta, seguramente, que no tenga siquiera una noción de quién demonios es Bond, James Bond.

El agente secreto 007, creado por Ian Fleming, ha protagonizado una serie de 21 películas oficiales, sin contar algún remake bastardo, y parodias con o sin el nombre. 

Y aprovechando el estreno de "Casino real", con Daniel Craig, aquí va un pequeño listado de anécdotas y trivialidades sobre las pelis de Bond.

- Se dice que Sean Connery, quien no tenía un currículum fílmico muy lucido al momento del rodaje de "El satánico Doctor No", obtuvo el papel de una manera bastante peculiar: cuando se le pidió hacer un casting, dio un puñetazo contra la mesa y dijo que él no hacía esa clase de cosas. Como los productores pensaron que ésa era la "actitud Bond", le contrataron.

- Christopher Lee rechazó actuar en "El satánico Doctor No", interpretando al doctor Julius No. Años después, los productores le dieron una nueva oportunidad, y esta vez aceptó: interpretó al villano Francisco Scaramanga en "El hombre de la pistola de oro". 

Otro que rechazó el rol fue Max von Sidow, para interpretar nada menos que a Cristo, en "La más grande historia jamás contada". En cuanto a Noel Coward, se limitó a enviar un telegrama diciendo: "Dr. No? No! No! No!". Parece que no le gustó el que su personaje tuviera garfios mecánicos por manos.

- La primera novela de James Bond adaptada fue "Casino real", y no "El satánico Doctor No", como se piensa. "Casino real" fue la primera novela Bond, y sus derechos fueron adquiridos por la BBC de Londres para rodar un telefilme en 1954, el cual, hoy en día, yace en el más profundo de los olvidos. De ahí que no se rodara una película sobre dicha novela hasta el año 2006.

- La famosa presentación: "Bond, James Bond", es dicha en el primer diálogo de la primera película Bond ("El satánico Doctor No"). Jugando en el casino, Bond comenta a su contraparte, una bella señorita: "Admiro su valor, señorita...". Ella replica: "Trench, Sylvia Trench. Y yo admiro su suerte, señor...". La réplica clásica: "Bond. James Bond".

- El más atosigador villano Bond es Ernst Stavros Blofeld, el calvo jefe de SPECTRE que tiene un gato blanco. SPECTRE es mencionado a la pasada por el villano Julius No en "El satánico Doctor No", y después su líder Blofeld aparece directamente como el cerebro criminal en "Desde Rusia con amor", "Operación Trueno", "Sólo se vive dos veces", "007 al Servicio Secreto de Su Majestad" y "Los diamantes son eternos".

En la secuencia de precréditos de "Sólo para tus ojos", un personaje cuyo nombre no se menciona, pero que obviamente es Blofeld, atenta contra Bond y es finalmente liquidado por éste; esto se debe a que había problemas contractuales y judiciales, y los productores de la serie Bond decidieron darle muerte al personaje de manera indirecta para deshacerse del problema y enviar un "mensaje" al titular de los derechos sobre Blofeld. En ninguna película Bond, Blofeld es interpretado por el mismo actor: cuando muestra la cara, tiene los rostros de Donald Pleasance, Charles Grey, y el mismísimo Telly Savalas (años después sería el detective Kojak), según de qué película se trate.

- Jaws tiene el privilegio de ser el único matón de villano que ha aparecido en dos películas Bond: "La espía que me amó" y "Moonraker". La característica de Jaws eran sus mandíbulas de acero, capaz de cortar el cable más duro, y que era representado por medio de prótesis bucales tan dolorosas, que el actor Richard Kiel sólo podía usarlas durante 15 segundos. En ambas películas, su personaje tiene tan solo una línea de diálogo, al final de la segunda ("Moonraker"), y cosa curiosa tratándose de un villano Bond, no muere, sino que se da a entender que se redime por amor, a tanto llegó su popularidad.

- Dos veces un actor candidato a Bond que interpretó el rol con posterioridad, ha tenido que declinar el papel, por sus compromisos televisivos. En 1969 fue Roger Moore quien tuvo que rechazar la oferta para seguir en la serie de TV "El santo", pero asumió el rol en "Vive y deja morir".

Para reemplazar a Moore, años después, pensaron en Pierce Brosnan, en 1986, pero su rol en "Remingston Steel" no se lo permitió, hasta que vistió el smoking de Bond en "Goldeneye" (1995).
- Las primeras cintas Bond, lejos de ser grandes superproducciones, tenían una clara vocación de serie B, y por ende, un presupuesto bastante ajustado, algo que fue corregido luego de corroborar que la franquicia era una mina de oro. El presupuesto de la cuarta película Bond, "Operación Trueno", cuadruplicó el de la primera, "El satánico Doctor No", y sólo en el yate de Sebastián Largo, el villano de "Operación Trueno", se invirtió tanto dinero como en la primera película completa en su conjunto.

- El director con más películas Bond en el cuerpo es John Glen, quien dirigió las cinco películas Bond de los '80s ("Sólo para tus ojos" en 1981, "Octopussy" en 1983, "En la mira de los asesinos" en 1984, "Su nombre es peligro" en 1986 y "Licencia para matar" en 1989). Le sigue Guy Hamilton con cuatro ("Goldfinger" en 1964, "Los diamantes son eternos" en 1971, "Vive y deja morir" en 1973 y "El hombre de la pistola de oro" en 1974), y algo más atrás, con tres películas cada uno, Lewis Gilbert ("Sólo se vive dos veces" en 1967, "La espía que me amó" en 1977 y "Moonraker" en 1979) y Terence Young ("El satánico doctor No" en 1962, "Desde Rusia con amor" en 1963 y "Operación Trueno" en 1965). 

Mi nombre es Bond...

Entre todos ellos cubren toda la filmografía oficial de Bond entre 1962 y 1989, lo que es igual a todos los filmes de Sean Connery, Roger Moore y Timothy Dalton juntos; esto, con la excepción de "007 al Servicio Secreto de Su Majestad", de 1969, que fue dirigida por Peter Hunt y protagonizada por George Lazenby (en su debut y despedida como James Bond).
- La única que se repitió el plato como intérprete de una canción Bond es Shirley Bassey, quien lo hizo en tres ocasiones: "Goldfinger" (1964), "Los diamantes son eternos" (1971) y "Moonraker" (1979). Quedó en el tintero la canción "Mr. Kiss Kiss Bang Bang", que iba a ser usada en "Operación Trueno", pero aunque en definitiva se prefirió un tema interpretado por Tom Jones ("Thunderball"), la banda sonora de la película utiliza el motivo musical de "Mr. Kiss Kiss Bang Bang", en forma orquestada.

- El "sonido Bond" tan peculiar de la banda sonora, fue fijado por John Barry, quien orquestó casi todas las películas Bond hasta 1986, con alguna que otra excepción. Aún así, el clásico tema de James Bond no le pertenece, ya que es obra de Monty Norman.

- La primera canción Bond que tuvo su propio videoclip fue "For Your Eyes Only", de la película "Sólo para tus ojos", interpretada por Sheena Easton en 1981. Esto, debido a que en ese tiempo comenzaba MTV, y por ende, una nueva manera de promocionar los filmes Bond. En adelante, todas las canciones Bond han tenido su propio videoclip.

- El American Film Institute, que ha hecho costumbre en los últimos años de hacer listado con "los 100 mejores..." del cine, ha reconocido a la saga Bond en varias ocasiones. James Bond, tal y como fue interpretado por Sean Connery en "El satánico Doctor No", fue considerado el tercer mayor héroe fílmico de todos los tiempos, en la lista "100 héroes y villanos" en el año 2003, mientras que en la lista de los villanos, Auric Goldfinger ("Goldfinger", 1964), interpretado por Gerb Fröbe, alcanzó el lugar 49.

En el año 2004, la lista versó sobre las 100 canciones más importantes, y "Goldfinger" interpretada por Shirley Bassey alcanzó el lugar 53, y en el año 2001, la cinta misma alcanzó el lugar 71 entre las que tienen mayor suspenso.

En un listado de las 100 citas más famosas, en el año 2005, el "Bond, James Bond" del diálogo inicial del filme "El satánico Doctor No", alcanzó el lugar 22, y el "martini, agitado y no batido" alcanzó el lugar 90 (¿adivinan en qué película fue dicha esa cita primero? Exactamente, también en "Goldfinger").

Las chicas Bond son prácticamente una institución dentro del panorama cultural contemporáneo. 

Detrás de ellas hay una serie de anécdotas y datos curiosos, que en cierta medida son el complemento perfecto para una de las sagas de películas más longevas del cine. Y ya que posteamos la vez anterior sobre James Bond, ahora va un recuento de trivialidades sobre este vistoso ingrediente de la saga.

- El personaje de Sylvia Trench es la única chica Bond que se repite en dos películas: "El satánico Doctor No" y "Desde Rusia con amor", y en ambas es interpretada por la misma actriz, Eunice Gayson. La actriz Maud Adams ha aparecido como chica Bond en dos filmes, pero interpretando roles diferentes: Andrea Anders en "El hombre de la pistola de oro", y Octopussy en "Octopussy".
- Han sido chicas Bond, entre otras, Honor Blackman ("Goldfinger"), Jane Seymour ("Vive y deja morir"), Kim Basinger y Barbara Carrera ("Nunca digas nunca jamás"), Tanya Roberts ("En la mira de los asesinos"), Famke Janssen ("Goldeneye"), Teri Hatcher ("El mañana nunca muere"), Sophie Marceau ("El mundo no es suficiente") y la ganadora de Oscar Halle Berry ("Otro día para morir").

- La única chica Bond que ha llevado hasta ahora a 007 al altar es Tracy di Vicenzo, interpretada por Diana Rigg. Sucedió en "007 al Servicio Secreto de Su Majestad" (1969), pero el matrimonio duró muy poco, ya que un atentado del villano Blofeld la mata. En la secuencia de precréditos de la siguiente película Bond, "Los diamantes son eternos", se ve como Bond busca incansablemente a Blofeld, aparentemente para vengarse de éste. 

En "Sólo para tus ojos", se ve a Bond frente a la tumba de su esposa, inmediatamente antes de ser emboscado por un personaje cuyo nombre no se menciona, pero que obviamente es Blofeld; en esta ocasión, Bond sí consigue vengarse de éste y le da muerte arrojándolo desde lo alto de una chimenea industrial.

- En los '70s se hizo costumbre para los productores, ir a buscar chicas Bond en las películas softcore europeas. Antes de aparecer en "La espía que me amó", Barbara Bach había hecho algunas de estas cintas, mientras que Corinne Clery ("Moonraker") había aparecido en el pequeño clásico softcore "La historia de O".
- Daniela Bianchi, actriz italiana que fue la chica Bond de "Desde Rusia con amor", le prestó sólo su cuerpo y rostro a su personaje de agente de la KGB usada en el complot de SPECTRE, ya que su voz fue doblada al inglés.

- La censura también ha pasado por las chicas Bond. Pussy Galore (interpretada por Honor Blackman) llamó la atención por rechazar a Bond con frialdad en "Goldfinger" (1964), pero los productores omitieron mencionar, para evitar la censura, que el personaje en la novela es lesbiana.

- Las primeras chicas Bond asiáticas aparecieron en "Sólo se vive dos veces" (1967). La primera chica Bond de raza negra apareció en "Vive y deja morir" (1973).

- Las primeras películas Bond tenían una buena dosis de morbo fetichista, que después fue desapareciendo a medida que los filmes Bond se hacían "políticamente correctos". En "Desde Rusia con amor" se insinúa un menage-a-trois de Bond con dos bellas gitanas. En "Goldfinger", una chica es ejecutada asfixiándola al cubrir su piel con pintura dorada (algo que, se ha comprobado, es científicamente imposible). 

En "Sólo se vive dos veces", una chica asiática en bikini es cruelmente envenenada por accidente (el blanco era Bond); eso, además de varias escenas de Bond siendo servido por geishas. Incluso en una película tan tardía como "Moonraker" se dan el lujo de montar una escena sádica, en la que se da a entender que la chica del villano es devorada por los perros que éste mismo arroja tras ella.

- Varias chicas Bond han sido reclutadas luego de un paso exitoso por una serie de TV. Así, Diana Rigg ("007 al Servicio Secreto de Su Majestad", 1969) había interpretado a Emma Peel en "Los vengadores", Tanya Roberts había sido un ángel de Charlie antes de aparecer en "En la mira de los asesinos" (1984), y Teri Hatcher había encarnado a Lois Lane en "Luisa y Clark, Las nuevas aventuras de Superman".

- Cassandra Harris, quien fue chica Bond en "Sólo para tus ojos", era esposa de Pierce Brosnan, quien fue candidato a Bond en 1986. Brosnan, a la larga, asumiría el papel de Bond en 1995, para "Goldeneye", pero Cassandra no estaba ahí para verlo: había fallecido de un virulento cáncer, el año 1991.


Mansfield Smith-Cumming, el primer director del espionaje británico, que inspiró a Ian Fleming para crear al jefe de James Bond.

¿Recuerdan el nombre en clave del jefe de James Bond? Es M, una letra que Ian Fleming, el autor de las novelas de 007, no usó al azar.

Era la inicial del nombre de un personaje real, el capitán sir Mansfield George Smith Cumming, al que homenajeaba como primer director de los servicios secretos británicos.

De hecho, el prestigio alcanzado por Cumming le llevó a aparecer en otras obras de ficción, como en la serie de televisión Reilly, as de espías (que TVE emitió en 1983) o los libros de John Le Carré (donde se le identifica con el apodo de Control).

Mansfield Smith-Cumming

La vida de Cumming fue realmente interesante, propia de su profesión. Nacido en 1859, era hijo de militar pero como su abuelo dirigía la famosa Compañía de las Indias Orientales, probablemente le legó el amor por el mar, así que el joven Mansfield se enroló en la Royal Navy, formándose como guardiamarina en el Britannia Royal Naval College, la misma prestigiosa academia de Darmouth en la que también estudiarían los reyes Jorge V y Jorge VI entre otras ilustres personalidades.

Mansfield se graduó en 1878 con el despacho de subteniente y fue destinado al HMS Bellerophon, un ironclad (un tipo de vapor acorazado) en el que sirvió siete años, primero en Malasia combatiendo la piratería y luego en Egipto. Pero, a pesar de todo ese tiempo, el joven oficial no pudo nunca sustraerse a los fuertes mareos de la vida a bordo y terminó siendo retirado del servicio activo en 1885.

Aún en la Marina, empezó a trabajar en tierra, en la construcción de sistemas defensivos costeros y fluviales, a la par que fundaba una familia mediante su matrimonio en 1889 con la acaudalada Leslie Marian Valiant-Cumming, que fue quien le dio este último apellido al que hasta entonces sólo era el sencillo Mansfield George Smith.

También realizó varias misiones como agente de inteligencia naval por Alemania y los Balcanes, haciéndose pasar por empresario alemán. Pero lo verdaderamente interesante de su historia llegó ya en el siglo XX, en 1911, cuando la tensión con Alemania iba en aumento y se empezó a crear una especie de paranoia con la idea de que todos los germanos que vivían en suelo británico eran espías al servicio del káiser.

Ese año, Cumming se incorporó al SIB (Secret Inteligence Bureau), una organización creada dos años antes mediante la fusión de otros servicios de seguridad; Vernon Kell se ocupaba de la Home Section, oficina de seguridad nacional, mientras él quedaba como responsable de la Foreign Section , es decir, la agencia que actuaba en elextranjero.

Como tal, solía abreviar la firma de informes y órdenes con la letra C de su apellido (de su nuevo apellido, teniendo en cuenta que en realidad era el de su esposa) y esa costumbre la imitaron sus sucesores, convirtiéndola en una tradición, tal como citábamos al principio respecto a M y Control, junto con la de usar tinta verde.

En cualquier caso, Cumming fue forjándose una leyenda al frente de aquel servicio ya desde el momento en que, visitando Francia en 1914 ante la inminencia del estallido bélico, sufrió un gravísimo accidente automovilístico en el que murió su propio hijo Alastair y él quedó atrapado en el amasijo de hierros; se rompió las piernas y tuvieron que amputarle una, pero se difundió el bulo de que la operación se la hizo él mismo con su pluma ante la tardanza de ayuda.

Desde entonces él alimentó los rumores, en parte por estrategia y en parte porque parece ser que era bastante socarrón.

Finalmente llegó la Primera Guerra Mundial. En su transcurso, Cumming descubrió y arrestó a veintidós espías alemanes en suelo inglés, de los cuales fueron ejecutados la mitad.

Durante el conflicto, los servicios secretos fueron reorganizados una vez más, de manera que la Home Section dirigida por Kell pasó a denominarse MI5 mientras que la Foreign Section se convirtió en el MI6, dedicándose la primera a cuestiones de seguridad y la segunda a inteligencia.

Aunque el presupuesto era limitado, Cumming contó con la colaboración de algunos agentes especialmente célebres: si exceptuamos a William Sommerset Maugham, que en realidad no alcanzó la fama como espía sino como escritor (es el autor de Al filo de la navaja), su hombre más importante fue Sidney George Reilly, el mismo que interpretaba el actor Sam Neill en la mencionada serie televisiva, probablemente una de las fuentes de inspiración para el Bond de Fleming.

De la biografía de Reilly hay poco seguro y requeriría un artículo exclusivo, pero podemos reseñar que, aunque se cuentan sobre él muchas aventuras dudosas, al comienzo de la guerra se encontraba en Norteamérica como propietario de un negocio de venta de armas a Alemania y Rusia; cuando la prohibición le obligó a cerrarlo, Cumming le fichó para su equipo.

O le refichó, más bien, pues ya había trabajado antes para el Imperio Británico, acabando sus días desaparecido en plena Revolución Rusa tras intentar dar apoyo a Kerensky junto al propio Maugham, que hablaba ruso (cuando cayó el Gobierno Provisional, el espía-escritor dijo que “tal vez si me hubieran enviado a Rusia seis meses antes podría haber sido capaz de hacer algo”).

El otro gran frente atendido por la Foreign Section fue Irlanda, que aprovechó el contexto para alzarse en armas. Cumming fue el responsable de destapar los tratos con los teutones que realizaba todo un diplomático y caballero, sir Roger Casement, desde que quedara horrorizado con las barbaridades cometidas por el ejército británico en la Guerra de los Bóers. 

Casement, que era dublinés de nacimiento, entabló negociaciones con el enemigo para que éste enviara ayuda con vistas al levantamiento irlandés de Pascua de 1916, pero al final fue detenido y acabó también en el cadalso, sin posibilidad alguna de clemencia porque además su epistolario reveló que era homosexual.

Le enterraron en una tumba sin lápida ni cruz, aunque los restos mortales se repatriarían en 1965. Por cierto, se cree que Joseph Conrad, a quien conoció, se inspiró en sus relatos para El corazón de las tinieblas, pues Casement había estado en el Congo y le había hablado de él; Vargas Llosa le cita en El sueño del celta.

Firmado por fin el Tratado de Versalles, a Londres aún le quedaban algunos flecos espinosos que rematar. Uno era la Guerra Civil Rusa, en la que su agente, como vimos, terminó desaparecido. El otro fue la Guerra Anglo-Irlandesa, declarada en enero de 1919 por el aireacht (Primer ministro irlandés) Cathal Brugha en representación del autonombrado Dáil Éireann (Parlamento o Asamblea de Irlanda).

Los parlamentarios, con mayoría del Sinn Féin, autorizaron al IRA (Irish Republican Army) a iniciar acciones contra el enemigo, resultando asesinados dos policías; el gobierno inglés desautorizó al irlandés y se entró en una escalada de violencia a base de emboscadas y represalias que provocaría más de dos millares de muertos entre ambos bandos hasta la tregua de 1921 y las posteriores negociaciones que a finales de ese mismo año dieron como resultado el Tratado Anglo-Irlandés por el que se dividía el país en dos estados, Norte y Sur.

Pues bien, Cumming montó una red de espionaje que se llamó DDSB (Dublin District Special Branch) con la que se debía complementar la escasez de resultados que obtenían los cuerpos de seguridad.

Contaba con una veintena de agentes reclutados en el éjercito y entrenados específicamente para esa misión, a los que se unieron luego otros sesenta del MI5, nativos irlandeses. Había algo de confusión porque tras la Primera Guerra Mundial se había empezado a reorganizar el MI5, reduciendo considerablemente el presupuesto de la entidad y desmantelando “bases” en varios países, negándose Cumming al proyecto de fusionar el MI5 y el MI6 en una única entidad; opinaba que debían actuar por separado para no comprometerse mutuamente.

El caso es que entonces sorprendió a todos el episodio de Irlanda y fue necesario rectificar sobre la marcha, haciendo un apaño. Seguramente por eso se cometieron errores y una organización denominada The Squad, originalmente conocida como los Doce Apóstoles y que dirigía Michael Collins como servicio de contrainteligencia del IRA, identificó y asesinó a catorce de los agentes de Cumming en noviembre de 1920. Otros lograron ponerse a salvo pero a partir de ahí el DDSB fue retirado de Irlanda.

Pese a todo, Cumming gozaba de un prestigio incuestionable, como demuestra que el año anterior se le hubieran concedido las órdenes de San Miguel y San Jorge, normalmente reservadas al cuerpo diplomático y gobernadores coloniales. Y es que este hombre de apariencia afable y actitud habitualmente alegre -cuando no directamente bromista -como cuando jugaba a clavarse cortaplumas súbitamente en su prótesis para impresionar a sus interlocutores-, que no obstante tenía accesos terribles de cólera, había revolucionado literalmente los servicios de inteligencia con su capacidad organizativa y, sobre todo, concibiendo esos típicos gadgets de espía que solemos ver a Q inventar en las películas de Bond: cámaras fotográficas del tamaño de una moneda, microfilms escondidos en cigarrillos huecos, visores para la oscuridad…

De todo ello tenía, al parecer, predilección por las tintas invisibles y contrató a un físico para que las desarrollara, consiguiendo una a base de permanganato de potasio, antipirina y nitrato de sodio, aunque la más famosa fue la que recomendaba improvisar a sus agentes con semen (que al final se proscribieron por el fuerte olor que dejaban en el papel).

Su fascinante vida terminó el 14 de junio de 1923, al fallecer repentinamente en su casa de Kensington justo cuando estaba preparando su jubilación. Le sucedió el almirante Hugh Sinclair.

Los quistes ováricos | VCN

... Si eso se produce, se asociará con un dolor intenso y repentino en el abdomen, junto a náuseas, y se trata de una emergencia médica que ...


Natron, el lago momificador | VCN

 ... apresada con su esposo por ayudar y esconder pilotos aliados abatidos, se sintió inquieta por el cada vez más intenso trueno de la batalla y .


¿Por qué no recordamos nuestro nacimiento? | VCN

 ... ¿Por qué somos incapaces de evocar ese intenso momento en que salimos del vientre de nuestra madre? Y más aún… ¿Por qué no ...

Publicado por / Fuente : https://sigloscuriosos.blogspot.com
Creative Commons