La caja para pizza de Apple

La caja para pizza de Apple
Apple inventó su propia caja para pizza, que la deja como recién salida del horno

La caja para pizza de Apple es una de esas ideas que parecen una broma del Día de los Inocentes. Pero es muy real.

Este es un año importante para Apple. Es el décimo aniversario del lanzamiento del producto más importante de su historia, el iPhone. Y también es el año en el que se mudará a un nuevo cuartel general.

El Apple Park aún no está completamente terminado; faltan zonas como el auditorio nombrado en honor a Steve Jobs. 

Pero ya hay gente de Apple trabajando en sus oficinas y poco a poco la compañía está pasando toda su fuerza laboral al nuevo, y futurista, entorno. 

5000 millones de dólares para el futuro de Apple

Apple se ha gastado unos 5000 millones de dólares en el nuevo campus; así que no es de extrañar que hasta el más mínimo detalle esté trabajado. 

No es solo la presencia de espacios verdes, ni la cantidad de luz natural que se consigue en el interior. 

La caja para pizza de Apple
También hablo de pequeños detalles que mejoran la vida diaria trabajando para Apple. Como por ejemplo, la cafetería. 

Como revelan en Wired, Apple quiere asegurarse de que sus empleados pueden recuperar fuerzas y disfrutar de la comida y bebidas; hasta el punto de que ha llegado a diseñar y patentar sus propias cajas para pizza.

En efecto, la caja para pizza de Apple es algo que existe y que es oficial. Ahora puede que te estés preguntando si realmente hacía falta mejorar algo tan mundano como una caja para pizza; pero resulta que si, que Apple le puede sacar punta a todo. 

La caja para pizza de Apple es todo un invento

Frencesco Longoni, el “maestro” de la cafetería de Apple, ayudó a idear y patentar una caja muy especial; está diseñada para evitar que se forme humedad en su interior.

Ya sabes lo que ocurre si una pizza pasa demasiado tiempo en la caja; se forma una humedad que acaba con la firmeza y la agradable sensación de una pizza recién sacada del horno.

Esto lo consigue con varios agujeros en la tapa que permiten que la pizza “respire”; pero todo ello, sin perder tanto el calor como dejar la tapa abierta.

También destaca la forma circular, adaptada al tamaño de las pizzas que sirven en aquella cafetería. La tapa puede abrirse y colocarse en la parte inferior de la caja cuando se está comiendo.

El objetivo era que los empleados pudiesen disfrutar de esa sensación incluso si se llevan la pizza a casa o a la oficina. No tienen porqué comérsela en la cafetería. Dice mucho de la atención al detalle de la compañía.

Apple patentó la caja en 2010, pero no pretende sacar dinero de ella. Según Jonathan Ive, el famoso diseñador de Apple, la compañía no quiere amortizar este desarrollo en términos de la cantidad de gente que lo disfrutará; es una apuesta de futuro, para crear una experiencia y un entorno que “refleje quiénes somos como compañía”.

La entrada aparece primero en Omicrono.