Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

El legado de Isambard K. Brunel

El legado de Isambard K. Brunel
Isambard K. Brunel, el inventor del transporte moderno.

Isambard K. Brunel, el gran ingeniero victoriano, es considerado el inventor del mundo moderno. Nacido en el año 1806, este ingeniero británico destacó por ser un hombre tan extravagante como brillante. 

El legado de Brunel incluye puentes, túneles, ferrocarriles y barcos de vapor, y es imposible contar la historia del transporte en el siglo XIX sin incluir sus contribuciones.

¿Quieres descubrir un poco más de la fascinante trayectoria de este genio? Sigue leyendo…

Infancia

Isambard Kingdom Brunel nació el 9 de abril de 1806 en Portsmouth, Inglaterra, Brunel fue el hijo de Marc Isambard Brunel, un ingeniero francés afincado en Inglaterra, conocido por su talento, y socio de negocios de Henry Maudslay, un gran maquinista británico a menudo considerado el padre de las máquinas modernas.

Ya de niño Isambard Brunel mostró gran aptitud para la mecánica, y fue enviado a Francia a la edad de 14 años para estudiar matemáticas.
Primeros trabajos con su padre

Después de varios años en París, Brunel volvió a Inglaterra y comenzó a trabajar en uno de los grandes proyectos de su padre, el túnel del Támesis.

El túnel fue diseñado para proporcionar un paso peatonal bajo el río Támesis en Londres, y como era el primer intento de hacer un túnel bajo un río importante, era peligroso, y era algo muy adelantado a su tiempo. 

Para el más joven de los Brunel, que sólo tenía unos veinte años, supuso una enorme responsabilidad.

El legado de Isambard K. Brunel
Isambard Brunel casi muere mientras trabajaba en el túnel del Támesis y, tras muchos contratiempos, se suspendió el proyecto aunque el túnel fue completado más adelante y hoy es parte de la red de metro de Londres.
Carrera en solitario

Como ingeniero en solitario, Isambard Brunel empezó a crearse un nombre con el diseño y la construcción de varios puentes en toda Inglaterra. Su facilidad con la construcción de puentes le ayudó a ganar un contrato en 1835 para ser el ingeniero jefe de la Great Western Railway.

El ferrocarril fue planeado para conectar Londres con el oeste y el suroeste de Inglaterra, así como con Gales. Brunel fue el responsable de la topografía, y también tomó varias decisiones importantes que influyeron en la construcción de la vía férrea.

Brunel pensó que las vías del ferrocarril muy amplias proporcionarían un viaje más suave. Así que él diseñó y construyó el Gran Ferrocarril del Oeste con un medidor (la distancia entre las pistas) de siete pies. Aunque su idea no duró, y la anchura de las vías del ferrocarril en los años posteriores se hizo considerablemente más estrecha.
Obsesión por la perfección del ferrocarril

Brunel estaba obsesionado con la construcción del ferrocarril. Además de ocuparse de la topografía donde se sentaron las pistas, diseñó puentes y viaductos para atravesar obstáculos.

El legado de Isambard K. Brunel
A lo largo de la ruta del ferrocarril Brunel diseñó el Box Tunnel, que se inició en 1836 y se terminó cinco años después. Tenía una milla de largo. Ha calado la leyenda de que Brunel hizo el túnel a propósito para que el sol brillaba a lo largo de él todos los años el día 9 de abril, día de su cumpleaños.

Otro logro destacable de Brunel es el puente del ferrocarril Maidenhead, que se completó en 1838. El puente utiliza arcos de ladrillo, pero la obsesión de Brunel por mantener el nivel de ferrocarril significó que utilizó un diseño del arco plano para que el puente no tuviera la joroba habitual que se solía encontrar en los puentes tradicionales.

Además de los principales túneles y puentes, Brunel diseñó también las otros complementos de la vía férrea, como las estaciones e incluso las farolas.
Brunel se empieza a interesar por los barcos de vapor

El trabajo que Isambard Brunel hizo en el Gran Ferrocarril del Oeste sería considerado un logro de por vida para cualquier ingeniero, pero Brunel quería más, y buscó alcanzar fama internacional entrando en el negocio del buque de vapor.

El interés de Brunel en los barcos de vapor comenzó como una broma. En una reunión de los directores del Great Western Railway en octubre de 1835, alguien se opuso a la longitud de la vía férrea. Brunel respondió que tal vez el ferrocarril debería ir aún más lejos, con un “barco de vapor que navegara desde Bristol a Nueva York.”

La broma que Brunel hizo fue tomada en serio por uno de los directores de la empresa, y se convirtió en uno los debates de fondo en los días siguientes. En ese momento los barcos de vapor habían cruzado el Atlántico, pero no como parte de un servicio regular. Y los barcos de vapor que cruzaban no habían utilizado el vapor durante todo el camino sino que dependía de la vela durante gran parte del viaje.
Brunel se hizo conocido por tres barcos innovadores

Brunel estaba intrigado por este reto de ingeniería y formó una compañía para construir un barco de vapor, y aunque él no hizo gran parte del trabajo, fue la fuerza impulsora que estuvo detrás de la creación de lo que podría considerarse el primer trasatlántico a vapor, el Great Western.

Botado en 1838, el Great Western demostró rápidamente que los buques de vapor podían cruzar de manera fiable el Atlántico.

Brunel planeó un barco de vapor mejorado, el Great Britain, que fue botado en 1843. El nuevo barco tenía varias innovaciones importantes, incluyendo un casco de hierro y una hélice.

El tercer buque por el que se conoce a Isambard Brunel fue el Great Eastern, que fue su mayor logro, aunque también fue un fracaso colosal en cuanto a negocio, lo que probablemente contribuyó a su muerte a una edad relativamente joven.

El Great Eastern se construyó en hierro y tenía casi 700 metros de longitud. Sería el barco más grande del mundo durante décadas.


El legado de Isambard K. Brunel

Brunel, acosado por problemas de salud, trabajó incansablemente en el Great Eastern, y murió el 15 de septiembre de 1859, antes del viaje inaugural del gran barco. La nave pudo haber sido una maravilla de la ingeniería, pero no era práctico desde el punto de vista financiero, por lo que dejó de funcionar como un trasatlántico para empezar a usarse para la colocación del cable telegráfico transatlántico.

Mientras que las innovaciones de Brunel no siempre fueron un éxito completo, sus contribuciones a la ingeniería del siglo XIX fueron enormes. Y es lógico que por esto a menudo sea recordado como el hombre que hizo el mundo moderno.

Publicado por / Fuente : https://supercurioso.com
Link a http://vidacotidianitica.blogspot.com Creative Commons