Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

Aun sin éxito en SETI

Todavía sin éxito en SETI
Aun sin éxito en SETI.

Los últimos datos de la iniciativa Breakthrough para la búsqueda de señales extraterrestres no han proporcionado resultados positivos.

Desde hace tiempo está siendo cada vez más difícil conseguir dinero público para ciertas iniciativas, como escuchar posibles mensajes que puedan enviar civilizaciones extraterrestres avanzadas.

Por esta razón este tipo de proyectos tienen ahora que financiarse vía millonarios que ahora no saben qué hacer con su dinero. 

Así, por ejemplo, la iniciativa Breakthrough es financiada en gran parte por el millonario Yuri Milner y, al parecer, por el siniestro Mark Zuckerberg. 

Aunque también presta su nombre Stephen Hawking, sobre el que cada día es más difícil saber si le gusta o no la idea de que nos comuniquemos con otras civilizaciones.

Además de estudiar cómo podríamos enviar nanosondas impulsadas por velas láser a estrellas cercanas, también se ha estado investigando la posible recepción de mensajes SETI vía ondas de radio bajo este programa Breakthrough.

Yuri Milner y otros han puesto 100 millones de dólares para un proyecto SETI de 10 años de duración. El Breakthrough Listen project comenzó en 2015 y durante este tiempo ha usado los radiotelescopios Parkes Telescope (Australia), the Green Bank Telescope (EEUU) y el Automated Planet Finder del observatorio Lick en California. Estas observaciones han producido varios petabytes de datos correspondientes a la banda 1,1–1,9 GHz tras observar 692 estrellas a las que se ha dedicado 3 minutos de observación a cada una.

En principio hay 1709 estrellas diana de la secuencia principal para este estudio divididas en dos categorías: las situadas a menos de 16 años luz de nosotros y las que están entre esa distancia y 163 años luz. Entre los casos particulares que han estudiado está la estrella de Tabby, famosa porque se llegó a decir que quizás estuviera rodeada por una esfera Dyson en construcción. Cosa que al final quedó descartada.

“Es como encontrar una aguja en un pajar. Pero no sabemos cuántas agujas hay ahí”, dice Seth Shostak (SETI Institute, California).

Recordemos que las estrellas de la secuencia principal corresponden a las que están en la diagonal del diagrama Hertzsprung-Russell y en ese estadio es en el que pasan la mayor parte de sus vidas. Las estrellas en formación o en los últimos estadios de su evolución estelar están fuera de esta secuencia principal.

Los datos fueron procesados por un programa computacional que, entre otras cosas, trata de distinguir señales de origen artificial de fuentes naturales. En versiones futuras más avanzadas también tratará de discriminar las señales artificiales de origen terrestre.

De todos los datos disponibles, sólo 11 casos merecieron un estudio en detalle, pero al final no hubo éxito. Así que estos resultados preliminares no indican la presencia de civilización avanzada alguna.

Puede que este resultado negativo nos haga pensar que todo este esfuerzo no sirve para nada, pero es más útil de lo que parece. Entre otras cosas podría permitir calcular la probabilidad de existencia de civilizaciones extraterrestres de este tipo.

Normalmente los métodos para saber la posibilidad de detectar señales alienígenas empiezan asumiendo un determinado numero de fuentes. Claudio Grimaldi (Instituto federal Suizo de Tecnología de Lausana) ha hecho un cálculo al revés que quizás sirva para interpretar este y otros resultados de SETI. El nuevo método requiere menos hipótesis sobre la abundancia de planetas, vida o civilizaciones que otros métodos.

En sus cálculos tiene en cuenta que las señales enviadas por estas civilizaciones se hacen más débiles con la distancia, son bloqueadas por el camino o que no sean visibles desde la Tierra en ciertos momentos.

Llega a la conclusión de que, aunque la mitad de nuestra galaxia estuviera sumergida en ruido ambiental creado por estas civilizaciones, en promedio, el número de civilizaciones que detectaríamos sería sólo de una como máximo.

Esto viene a decir que incluso si hubiera muchas civilizaciones puede que nunca lleguemos a detectarlas.

Pero este cálculo de Grimaldi también asume ciertas presunciones. Al final todo dependerá de los datos experimentales, aunque estos sean negativos, para poder decir algo sobre la abundancia de civilizaciones avanzadas.

De momento tenemos otra nueva explicación a la paradoja de Fermi: son abundantes, están ahí, pero nos es muy difícil recibir sus señales.

El poema de Beowulf, dos siglos mal traducido | VCN

 ... Así descubrió que los casos en que las oraciones empiezan con ese término, el verbo suele estar al final, lo que les cambia el significado.


Las mareas | VCN

 ... En cambio la fuerza gravitacional de la Luna es diferente de cada lado de nuestro planeta, simplemente porque hay un lado mas cercano ...


VCN: Nombres de los mares de la Luna

 ... Pero el avance de la tecnología, siempre imparable, les hizo ver su error tiempo después, pero aún así, se prefirió no cambiar tales poéticos nombres para ...
Creative Commons