El nivel del mar subirá 2,5 metros para 2100

El nivel del mar subirá 2,5 metros para 2100
El nivel del mar subirá 2,5 metros para 2100.

Nuevos estudios calculan que, si no se toman medidas frente a las emisiones de gases de efecto invernadero, el nivel del mar podría subir incluso por encima de los 3 metros para finales de siglo.

Es absurdo hacer una predicción catastrófica a unos 80 años vista, cuando mucho antes el colapso económico, ecológico y climático se haya llevado por delante a lo que llamamos civilización humana. 

No dará tiempo ni a que las religiones incluyan el pecado ecológico entre sus doctrinas.

Pero una predicción a largo plazo (desde el punto de vista humano) permite saber la magnitud de lo que vamos a vivir en poco tiempo o estamos viendo ya. Como ejemplo podemos mencionar la pérdida de todo tipo de cosechas en gran parte de España debido a un invierno demasiado cálido y a unas heladas más tardías. 

Pero mientras que haya gente que crea que la comida nace en los supermercados y que siempre la podrá pagar, no se dará importancia a este tipo de cosas.

El caso es que un equipo internacional de investigadores ha calculado la subida del nivel del mar hacia finales de siglo y arroja una terrorífica cifra cercana a los 3 metros. Esto supondrá la desaparición de litorales, playas, islas, países, deltas y ciudades en muchas costas a lo largo del mundo.

Este grupo de investigadores se preguntó qué pasará si seguimos con nuestras emisiones de gases de efecto invernadero. Se tuvo en cuenta las nuevas proyecciones sobre la pérdida de hielo Antárctica. 

En observaciones recientes se ha puesto de manifiesto que la fusión de la Antártida podría ser más rápida de lo que previamente se había pensado. Los investigadores tuvieron también en cuenta otros factores como el calentamiento del océano, la fusión de los glaciares o el almacenamiento de agua en Groenlandia. 

Además, revisaron los métodos estadísticos usados hasta el momento. Concluyen que es posible un escenario de subida de 2,5 metros para finales de siglo.

“Puede que no parezca un escenario probable, pero no podemos excluir la posibilidad de que el nivel del mar suba más de tres metros hacia el 2100”, dice Sybren Drijfhout (University of Southampton).

En unos pocos siglos calculan que la subida será de 10 metros, por lo que la catástrofe será general.

El resultado coincide con los recientes ajustes en sus proyecciones futuras realizadas por NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration), que también predicen unos 2,5 metros de subida, cuando antes la establecía en 2 metros. Las dos predicciones se basan en métodos distintos.

“Es importante para los políticos y el público en general saber qué consecuencias podrían tener que las emisiones de dióxido de carbono no se reduzcan, especialmente cuando hay un gran retraso entre las reducciones de nuestras emisiones y la respuesta del nivel del mar. 

Además, la construcción de defensas artificiales frente a las inundaciones necesita tener en cuenta eventos de baja probabilidad, incluida la posibilidad de que la comunidad internacional falle a la hora de tomar medidas para la reducción de emisiones. 

No deberíamos olvidarnos de que el acuerdo de París es sólo una declaración de intenciones y que ninguna medida adecuada se ha acordado aún para transformar estas intenciones en políticas reales”, dice Drijfhout.

La cadena trófica oceánica colapsará

La cadena trófica oceánica colapsará antes de finales de siglo debido a nuestras emisiones de gases de efecto invernadero.

El cambio climático sigue adelante mientras que la gente dice pensar qué hacer con este y otros problemas ambientales.

Un estudio de investigadores de University of Adelaide muestra que la cadena trófica marina colapsará debido al cambio climático, lo que repercutirá en el suministro de comida al ser humano y sobre la biodiversidad marina.

Todos sabemos lo mala que es la acidificación del agua marina para el coral y otros organismos de los océanos terrestres. 

Pero también es verdad que ese dióxido de carbono extra podría aumentar la productividad a través de la fotosíntesis de los productores primarios fotosintéticos. 

Sin embargo, esto no ocurrirá porque el calentamiento del agua marina cancelará este efecto debido a que el estrés inducido sobre la vida animal evitará el crecimiento y desarrollo de numerosas especies. Por tanto, la cadena trófica colapsará. Al menos así se sostiene en este nuevo estudio.

Lo malo es que los humanos dependen en gran medida de los servicios que proporciona los océanos, incluida la comida que tomamos y la industria asociada a la misma, como bien recuerda Ivan Nagelkerken (University of Adelaide).

Mucho de lo que se sabe sobre el impacto del calentamiento global en los océanos proviene de modelos simplificados que tienen en cuenta sólo un nivel de la cadena trófica. En este estudio se han tenido en cuenta tres niveles de esta cadena trófica y se han tomado datos reales directamente durante muchos meses para comprender mejor el impacto del cambio climático.

En este caso han usado algas que usan la luz del sol, pequeños invertebrados que se alimentan de ellas y peces que depredan estos invertebrados. Los experimentos los han realizados en grandes acuarios simulando las corrientes marinas, el oleaje y los distintos ambientes. Además, sometieron a estos sistemas a distintos niveles de acidificación y temperatura.

Aunque el aumento de dióxido de carbono aumentaba la productividad, este beneficio se cancelaba por el aumento de temperatura. Los invertebrados eran menos eficientes a la hora de alimentarse y no eran capaces de asimilar la energía extra proporcionada por las plantas, por lo que esta energía extra no se propagaba por la cadena trófica. 

A la misma vez, los peces se tornaban más hambrientos con el aumento de temperatura y diezmaban la población de invertebrados, lo que provocaba, a su vez, la disminución de la población de peces al acabar con su comida.

Los investigadores alertan de que el estrés debido al cambio climático neutralizará cualquier subida en la productividad y romperá el frágil equilibrio entre depredadores y presas, con el consiguiente colapso.

“Las consecuencias para los ecosistemas marinos es probable que sean severas. Los océanos del futuro nos proporcionarán menos peces y moluscos para comer y menos animales en la cima de la cadena trófica, en particular sufriremos. Esperamos que este estudio proporcione una comprensión predictiva que es crítica para una administración efectiva de las reservas pesqueras”, dice Nagelkerken.

Copyleft:  http://neofronteras.com/
Creative Commons