Seabiscuit (1933-1947)

Seabiscuit
Seabiscuit (1933-1947)
Seabiscuit nació el 23 de mayo de 1933 en Lexington (Kentucky), cuna de muchos de los mejores caballos de carreras de Norteamérica.

Era un pura sangre de impecable pedigrí; su padre, Hard Tuck, era hijo del legendario Man o' War, posiblemente uno de los mejores purasangres de carrera de todos los tiempos.

Recibió ese nombre como un guiño a su padre; "hardtuck" o "seabiscuit" es un tipo de galletas muy consumidas por los marineros.

Su primer propietario fueron los establos Wheathley, propiedad de los hermanos Gladys y Ogden Mills.

Allí, el gran entrenador "Sunny Jim" Fitzsimmons, que había logrado ganar la Triple Corona (el Derby de Kentucky y las carreras de Belmont y Preakness) pocos años antes con Gallant Fox, vio potencial en él, pese a que su estampa no encajaba en el ideal de los purasangres (Seabiscuit era más pequeño que la media, y tenía unas rodillas huesudas y prominentes).

No obstante, pronto quedó decepcionado con el carácter del animal. Seabiscuit era un tanto perezoso y glotón (solía pasar horas y horas durmiendo y comiendo), por lo que Fitzsimmons le asignó un papel secundario, haciéndole correr en carreras menores, donde tampoco destacó demasiado: no venció en sus primeras 17 carreras, convirtiéndose en objeto de bromas de los empleados de las caballerizas, y acabó relegado a un segundo plano.
Al cumplir los dos años de edad, Seabiscuit había corrido en 35 carreras (un número muy elevado para un purasangre), venciendo en cinco y acabando segundo en otras siete.

Fitzsimmons lo utilizaba además en labores menores, como entrenar a otros caballos (fue un sparring habitual de Omaha, ganador de la Triple Corona en 1935).

Incluso había sido puesto a la venta por 2500 $, pero nadie quiso pujar por él.

Seabiscuit

La temporada de 1936 comenzó de una manera similar. En sólo cuatro meses corrió doce carreras (ganando cuatro).

En una de sus victorias, sucedida en Suffolk Downs en junio, fue cuando el entrenador Tom Smith se fijó por primera vez en Seabiscuit. Smith, un entrenador conocido por su carácter taciturno y sus métodos poco convencionales, vio el mismo potencial que había visto Fitzsimmons, pero también algo más.

Y por eso recomendó al hombre para el que trabajaba, el magnate de la automoción Charles S. Howard, que lo comprara. Fitzsimmons no puso demasiadas pegas y el trato se cerró en 8000 $.
Con los métodos de Smith Seabiscuit no tardó en reaccionar. También influyó que le asignaran como jinete a John "Red" Pollard, un veterano jockey con experiencia en los hipódromos de California y México, con el que el caballo no tardó en entenderse bien.

Corrió ocho carreras más, de las que ganó la mayoría, incluidas competiciones prestigiosas como el Hándicap de Scarsdale (batiendo el récord de la prueba). En noviembre, Howard y Smith decidieron llevarse al caballo a California, para participar en el circuito de carreras de la costa Oeste. Antes de que terminara el año tuvo tiempo de participar en dos pruebas en Bay Meadows, venciendo en ambas con suficiencia.

En 1937 venció en su primera carrera y quedó quinto en la segunda. Pocos días después, Seabiscuit corrió el Hándicap de Santa Anita, la carrera más prestigiosa y mejor pagada (125000 $) de California.

Hizo una gran carrera, con un excelente tiempo, pero perdió en los últimos metros ante Rosemont a causa de un error de Pollard. El jockey había perdido la visión del ojo derecho tras un accidente, algo que no le había dicho a nadie, y no vio llegar a Rosemont hasta que fue demasiado tarde para reaccionar.

A pesar de este contratiempo, el caballo venció las siguientes tres carreras en las que participó y enseguida se convirtió en uno de los favoritos del público californiano, con lo que Howard decidió hacerlo correr de nuevo en la costa Este, cuyas carreras tenían mucho más prestigio que las californianas.

En la otra punta del país siguió su formidable racha.

Entre el 26 de junio y el 7 de agosto venció en las cinco carreras en las que participó. Terminaría el año con 11 victorias en 15 carreras, y siendo el caballo que más dinero había ganado en premios en todo el país, aunque el premio al Mejor Caballo del Año recayó en War Admiral, hijo de Man o' War y vencedor de la Triple Corona.

A principios de 1938 Red Pollard se rompió una pierna mientras montaba a Fair Knightess, otro de los caballos de Howard. Fue sustituido por George Woolf, un experimentado jinete amigo suyo. Con Woolf Seabiscuit volvió a quedarse a las puertas de vencer en Santa Anita; tras remontar una desventaja de seis cuerpos, fue superado por Stagehand por tan escaso margen que hubo necesidad de recurrir a la foto finish.

Seabiscuit

Por aquel entonces, Seabiscuit se había convertido ya en uno de los ídolos del público.

En un país que todavía sufría las secuelas del terrible crack de 1929, la historia de Seabiscuit, aquel pequeño caballo que supo sobreponerse a las adversidades y a las burlas para convertirse en un campeón llenaba de esperanza a millones de personas.

Los medios daban una amplia cobertura a las carreras de Seabiscuit y pronto empezaron a especular con la posibilidad de ver un enfrentamiento directo entre él y War Admiral, el aparentemente invencible campeón de la costa este. A lo largo de 1938, hasta en tres ocasiones coincidieron como inscritos en las mismas pruebas, aunque siempre uno u otro renunciaba a participar.

Los propietarios de ambos caballos organizaron entonces un encuentro en Belmont Park (Nueva York) en mayo de 1938, pero al final el equipo de Seabiscuit renunció a participar por el estado de la pista.

El esperado enfrentamiento se produjo el 1 de noviembre, en el Pimlico Special en Baltimore (Maryland). Seabiscuit iba a ser montado una vez mas por George Woolf; Pollard se había vuelto a romper la pierna al ser desmontado por un joven caballo llamado Modern Youth y muchos opinaban que su carrera había terminado.

La carrera despertó un interés inusitado; más de 40000 personas asistieron en directo y otros 40 millones la siguieron por radio. Las apuestas daban por favorito a War Admiral por 4 a 1, sobre todo por sus explosivos arranques de carrera, mientras que Seabiscuit solía mantenerse a la altura de los demás participantes para aprovechar luego su velocidad al final de la carrera.

Sin embargo, Tom Smith, conociendo los puntos fuertes de su rival, había entrenado en secreto a Seabiscuit para que buscara desde el inicio la cabeza de la carrera.

Al sonar la campana, Seabiscuit tuvo una salida fulgurante y, pese a que War Admiral remontó hasta casi alcanzarlo a la mitad del recorrido, un arreón final del caballo montado por Woolf le permitió vencer con cuatro cuerpos de ventaja sobre su rival.

Tras su excelente año, Seabiscuit fue elegido Mejor Caballo del Año por delante de War Admiral (que se retiraría poco después debido a una lesión).

Seabiscuit y John M. "Red" Pollard (1909-1981)
En 1939, al poco de empezar la temporada de carreras, Seabiscuit sufrió la rotura de un ligamento en la pata delantera izquierda. Muchos pronosticaron que no volvería a correr.

Pero Smith y Howard confiaban en él. Mientras en las carreras en las que tenía previsto participar era sustituido por Kajak II, otro de los caballos de Howard (que lograría varias victorias importantes ese año, entre ellas el Hándicap de Santa Anita), Seabiscuit fue enviado al rancho propiedad del magnate para recuperarse en compañía de Pollard, quien, tozudo, se negaba a retirarse y se esforzaba por volver a competir (Pollard solía decir en tono de broma que "entre el caballo y yo sumamos cuatro piernas sanas").

Después de un año de costosa recuperación, Seabiscuit reaparecería el 9 de febrero de 1940 en el Hándicap de La Jolla, montado por Pollard (que necesitaba un aparato ortopédico en su pierna para montar y logró convencer a Smith a fuerza de insistir).

Quedó tercero, pero en la tercera carrera tras su reaparición, el Hándicap de San Antonio, volvió a ganar. Una semana más tarde, Seabiscuit se enfrentaba al Hándicap de Santa Anita, la prueba que ya se le había escapado por muy poco en dos ocasiones.

En aquella ocasión, pese a una mala salida y a verse obstaculizado por otros caballos buena parte de la carrera, Seabiscuit sacó todo su coraje y logró la tan ansiada victoria, con un cuerpo y medio de ventaja sobre Kajak II, que quedó subcampeón, provocando el delirio entre los más de 78000 espectadores presentes, la mayoría entusiastas seguidores suyos.

SeabiscuitEsa fue la última carrera de Seabiscuit. Poco después, en abril de 1940, se anunció oficialmente su retirada de las pistas.

Había disputado 89 carreras, de las cuales ganó 33, fue segundo en 15 y tercero en una.

En aquel momento era el caballo que más dinero había ganado en premios en toda la historia (casi 450000 $).

Vivió el resto de su vida, hasta su muerte de un ataque al corazón en 1947, seis días antes de cumplir 14 años, en el rancho Ridgewood, cerca de Willits (California).

En su etapa como semental fue padre de 108 potros, entre ellos dos (Sea Sovereign y Sea Swallow) con cierto éxito como corredores, aunque sin llegar a la altura de su padre.

Durante los siete años que pasó en Ridgewood, más de 50000 personas visitaron el rancho únicamente para poder verlo.

¿Qué son los actos reflejos? | VCN

... Un clásico ejemplo de este tipo de reacción es lo que ocurre cuando tocamos un objeto demasiado caliente. Antes de llegar a quemarnos, ...


Fotosíntesis artificial con herrumbre | VCN

... Por medio de la reducción de la brecha con componentes químicos económicos, el estudio se acerca a la utilización de una reacción artificial ...


Un modelo matemático explica la formación de los dedos | VCN

... “Los dedos pueden considerarse como estructuras repetitivas cuya formación podría responder a este modelo de reacción-difusión, que ...

Publicado por : http://laescaleradeiakob.blogspot.com/
Creative Commons