La misteriosa mansión Winchester

La misteriosa mansión Winchester
La misteriosa mansión Winchester.

Es posible que en alguna ocasión hayas oído hablar de la Mansión Winchester, una sofisticada y antigua construcción que, según nos recomiendan, “no debes entrar solo bajo ningún concepto”.

¿La razón? No, no es que debas temer a los fantasmas -que puede haberlos-, sino que su principal misterio reside en que se trata de una construcción tan compleja, extraña y caótica, que corres el riesgo de perderte y no encontrar jamás la salida.

La razón de esta locura arquitectónica se debe a la mala fe de un grupo de médiums, unas personas que se aprovecharon de la viuda de William Wirt Winchester. Sin saberlo, fueron ellos con sus malas artes quienes originaron los fenómenos verdaderamente extraños en esta mansión. 

Ellos quienes trajeron la calamidad a una mujer que, solo se sentía sola y abandonada. Pero empecemos la historia en su orden correcto, por sus inicios…

La supuesta maldición Winchester

Tal vez hayas deducido ya el origen de esta antigua mansión. Winchester. En efecto, William Wirt Winchester era el heredero de este famoso rifle que tantos desastres humanos provocó durante el pasado. 

Fue él junto a su esposa quienes alzaron su elegante mansión en San José, California a finales del siglo XIX.

La misteriosa mansión Winchester

Pero la fatalidad llega muy pronto a la familia: la única hija de ambos muere tempranamente en tristes circunstancias, algo que llevó a Sarah Winchester a una larga depresión. 

Y por si esto no fuera poco, al cabo de unos años falleció ambién su esposo, víctima de una depresión que no pudo superar tras la muerte de la hija que tenían en común.

Demasiado horror, demasiado dolor en tan poco tiempo… Sarah no sabía qué hacer y recurrió a la última opción que debía haber elegido: llamar a unos médiums. ¿Y qué fue lo que le dijeron dichos expertos? 

Obviamente que la tragedia se debía a un mal de ojo, a una oscura maldición asociada a la familia Winchester y a su marido en concreto. 

El peso de todas las muertes durante la Conquista del Oeste, pesaban según los médiums sobre ese sanguinario apellido que había diseñado la famosa arma.
El origen de la caótica Mansión Winchester

¿Creíble? En absoluto. Lo que entrevieron estas personas era una gran oportunidad para obtener dinero. Mucho dinero. 

Sarah era aún una mujer joven, pero a partir de entonces su vida se tiñó de aún más desesperación y tinieblas, puesto que hasta que falleció vivió con la angustia de escapar día tras día de esa terrible maldición. 

Y para evitarla, debía seguir las órdenes que le pautaban los médiums.

¿Y qué fue lo que le “recomendaron”? Que hiciera obras en la mansión. Que la hiciera más grande, con más salas, más habitaciones, más corredores, más recovecos, puertas falsas, pasillos que no daban a ningún sitio…

Sarah Winchester contaba con una herencia de 20 millones de dólares y unos beneficios netos de 1.000 dólares al día. 

Estábamos en 1881, y los médiums se enriquecieron notablemente con ella gracias a estos consejos sin sentido, a una premisa que se basaba simplemente en mantener una obra en la casa las 24 horas del día de forma interrumpida. 

Fueron pues 38 años de construcción continua, levantando así un auténtico rompecabezas arquitectónico sin principio ni fin, para evitar que los fantasmas la molestasen, para huir de una maldición asociada a los rifles Winchester. La casa llegó a tener hasta siete plantas de altura, aunque el terremoto de 1906 dejó la remodelación en cuatro.

Puertas que no llevaban a ninguna parte, escaleras que subían y tras una puerta volvían a descender o que daban directamente al techo…un caos que podía llevar a la locura a cualquiera, una casa que acabó disponiendo de 7 pisos, de 160 cuartos, 40 habitaciones, 6 cocinas, 13 baños, 47 chimeneas e increíbles salas inútiles, además de elementos decorativos sin sentido, casi todos asociados al número 13, el número favorito de Sarah Winchester.

A raíz a estas construcciones se enriquecieron casi 10 familias a lo largo de cuatro décadas, gracias al maquiavélico plan de unos falsos médiums. 

Lo más asombroso de todo esto es que cuando Sarah falleció a los 83 años, fue su sobrina quien pudo gestionar finalmente el patrimonio familiar. 

Pero cuando puso a subasta esa desconcertante mansión, solo obtuvo 135.000 dólares. 

Una auténtica miseria.

Desde entonces, la casa es un centro de peregrinación continua. Se dice que la pobre señora Winchester sigue allí, desolada, llorando la pérdida de su marido y de su hija, lamentando además haber sido engañada durante tantos, tantísimos años…

Los primeros agricultores europeos | VCN

... Distancias genéticas cortas (mayor similitud) están representadas en verde oscuro y lo contrario en naranja (Versión a mayor tamaño.).


Estamos cerca de los hígados artificiales | VCN

 ... El tinte verde identifica las células del hígado, y el rojo las células que se dividen activamente. Imagen: Shan et al, Nature Chemical Biology, ...


El escarabajo click | VCN

 ... más de tres centímetros y color negro, con manchitas amarillas por las que emite durante las noches una característica luz verde, similar a la ...

Publicado por : http://supercurioso.com/
Creative Commons