El Arca de Noé

El Arca de Noé
La historia del Arca de Noé, ¿podría haber ocurrido?

Una de las historias más antiguas del mundo, la historia del Arca de Noé ha cruzado océanos y continentes durante milenios.

Existen diferentes versiones de este historia en casi todas las culturas humanas, y el cristianismo, el islam y el judaísmo comparten los puntos de la trama generales de un hombre, una inundación y animales marchando de dos en dos.

Pero, a pesar de estas similitudes, si la historia se refiere al hecho, sigue siendo polémico entre los eruditos religiosos y científicos por igual.

Según cuenta la historia, Dios le dijo a Noé que construyera un enorme barco de madera y que cargara con un macho y una hembra de cada especie animal en ella. Entonces Dios hizo llover, inundando toda la tierra para tragarse a los malvados.

Antes de profundizar en la cuestión de si Noé y su arca existieron, primero vamos a preguntarnos si hay alguna evidencia de antiguas inundaciones en todo el mundo. 

Científicamente hablando, tal inundación sería imposible. Harían falta más de cinco veces la cantidad de agua en los océanos y la atmósfera como para sumergir la tierra y la más alta de las montañas. Y si esa cantidad de agua hubiera entrado en la atmósfera, la presión resultante hubiera aplastado los pulmones de cualquier ser vivo.

Pero eso no significa que la historia sea falsa, simplemente puede deberse a una interpretación literal. En lugar de ello, los geólogos William Ryan y Walter BF C. Pitman de la Universidad de Columbia postulan que hubo una gran inundación debido a la rápida elevación del nivel de agua en el Mar Negro cuando la última Edad de Hielo fue decayendo, alrededor de 5600 aC.

Llamada “inundación hipotética de Noé”, la teoría de los geólogos es que el agua de deshielo de los casquetes de hielo abrumaba el Mar Mediterráneo, y atravesó el estrecho de Bósforo hasta el Mar Negro con una fuerza hercúlea inundando más de 96.560 kilómetros cuadrados de tierra.

En 2007, otros investigadores encontraron evidencias de que una capa de hielo de fusión en Groenlandia aumentó el nivel del mar 1,4 metros entre 8740 aC y 8160 aC, haciendo que las personas a tuvieran que emigrar hacia Europa para escapar de las inundaciones en esa misma región.

Sin embargo, muchos geólogos marinos no están convencidos de esta teoría, señalando como evidencia un crecimiento más gradual del Mar Negro alrededor de 10.000 aC al 9000 aC.

Historias anteriores a la narrada en la Biblia sobre el Arca de Noé

El personaje de Noé, aunque con otro nombre, aparece por primera vez 2000 años antes -o más- de que se escribiera su relato en la Biblia a principios de la civilización sumeria, en Mesopotamia. Los sumerios fueron los primeros en esbozar la historia de Noé, al que ellos llamaban Ziusudra.

Más tarde, los babilonios registraría una historia similar en la Epopeya de Gilgamesh, el libro más antiguo conocido. Para los babilonios un hombre llamado Utnapishtim fue advertido de una gran tormenta y construyó un barco de un acre cuadrado de tamaño, dividido en seis divisiones diferentes. 

Todas las tierras que lo rodean inundadas después de seis días y noches de lluvia. 
Navegando a lo que pudo haber sido hoy en día Bahrain, Utnapishtim y su esposa recibieron la inmortalidad por su obediencia.

En la vida real Noé podría haber sido un comerciante rico que tenía un barco suficientemente fuerte como para soportar la tormenta, Transmitido a través de generaciones de forma oral, la historia podría haber evolucionado a lo largo de los siglos, para integrar las creencias judeo-cristiana e islámica.

La Biblia describe a Noé como un hombre justo a los ojos de Dios, separado del mundo cada vez más pecaminoso que le rodeaba. A causa de su rectitud, Dios lo selecciona, junto con sus hijos Sem, Cam y Jafet, para construir el arca y sobrevivir el diluvio entrante.

En el Corán, Noé se conoce como Nuh. Él constituye uno de los cinco profetas del Islam, junto a Adán, Moisés, Abraham y Jesús. El libro de la Sura dice que Noé habla como un profeta de Dios para advertir a sus vecinos acerca de los peligros que van a pasar si no se convirtieren y abandonan sus malos caminos.

Aparte de esta pequeña diferencia, los registros cristianos e islámicos de Noé son casi idénticos. Noé construye un arca, soportando las burlas de la gente a su alrededor, y carga los animales de dos en dos en él, preparándose para la tormenta. Curiosamente, en la Biblia, el Arca de Noé se asienta en el Monte Ararat, en tanto que en el Corán aterriza en el monte Judi. 

Debido a estos dos lugares explícitos, muchos creen que el arca todavía existe en una montaña.
¿Existen evidencias de la existencia real del Arca de Noé?

El libro del Génesis dice que Dios pidió a Noé que construyera un arca 300 codos de largo, 50 codos de ancho y 30 codos de alto. 

Eso se traduce en un poco menos de un acre en pies cuadrados (4.046 metros cuadrados), como se describe en la Epopeya de Gilgamesh. Noé hubiera construido el arca de madera, pero el tipo específico es discutible ya que diferentes traducciones especifican diferentes tipos. 

En cualquier caso, habría sido enorme. Debido al tamaño y a la escasa tecnología existente en el momento, los expertos no creen que la madera del arca pudiera haber resistido la navegación.

Sin embargo, en los últimos 20 años han surgido muchas noticias en relación con el descubrimiento de la embarcación bíblica. En 1993, la CBS emitió un documental llamado “El increíble descubrimiento del Arca de Noé”, que dio a conocer los espectaculares hallazgos de restos de madera del arca. 

George Jammal describió su avistamiento a los espectadores y mostró un resto que quedaba en recuerdo de ella. Pero la supuesta evidencia en el documental fue una farsa.

De vuelta en el Mar Negro, en 1999 el famoso explorador submarino Robert Ballard, el mismo que encontró los restos del Titanic, se dispuso a probar la “Hipótesis de inundación de Noé.” ´´El tenía la idea de que el arca podría estar en el fondo del Mar Negro, y trató de encontrarla allí, pero no tuvo éxito. 

Además, la datación por carbono en los artefactos que sacó de las profundidades mostraron que eran demasiado recientes como para venir de los tiempos de Noé.

El Monte Ararat en Turquía ha sido durante mucho tiempo el centro de coordinación de los arqueólogos bíblicos. 

Algunas fotos de la parte superior del Ararat tomadas por la CIA y archivadas se clasificaron durante muchos años hasta que una Ley de Libertad de Información obligara a liberar a algunas de ellas en 1999. 

Ponen de relieve una gran mancha oscura muy peculiar a simple vista, lo que alimentó las creencias de algunas personas de que el arca descansaba allí, congelada en hielo.

Pero los expertos afirman que un glaciar habría empujado el arca hacia fuera y hacia abajo de la montaña, en vez de hacer que se quedara allí.

Algunas fotografías de satélite del Monte Suleiman en la cordillera Elburuz en Irán mostraban otra posible ubicación para el arca, y se pensó que una formación rocosa era en realidad la madera petrificada del arca.

Sin embargo, no hay evidencias de las uniones o vigas que cabría esperar con un barco hecho a mano.

Una de las principales razones por las que no hay evidencia alguna del arca es que simplemente no iba a poder sobrevivir al tiempo, ya que la madera probablemente duraría sólo unos pocos siglos.

30 curiosidades sobre Adolf Hitler ( Segunda parte) | VCN

... Fué al circo en varias ocasiones en 1933 y envió chocolates extremadamente caros y flores a las actrices. Hitler siempre recordaba sus ...


Mariposas y su belleza , 15 ejemplos | VCN

... La naturaleza y sus dedos artesanos tejen en ocasiones verdaderas maravillas. Ya conocemos los sugerentes colores y formas que tienen ...


¿Y por qué el bostezo es contagioso? | VCN

... simple bostezo, ya sea cuando vemos a otra persona hacerlo o cuando se lo mencionamos en repetidas ocasiones a un grupo de personas, ...

Publicado por : http://supercurioso.com/
Creative Commons