Camille Claudel, una escultora con luz propia

Camille Claudel, una escultora con luz propia
Camille Claudel, la escultora maldita.

Camille Claudel no era especialmente bella, pero según decían, “tenía luz”.

Luz en sus manos para crear emociones únicas a través de sus maravillosas esculturas, y luz en un carácter que solo poseen las criaturas que vibran con la fuerza de la pasión y la valentía.

Esta mujer de mirada frágil y mente turbulenta, amó en su vida solo dos cosas: a Auguste Rodin y a la escultura. 

Al final se quedó sin las dos, terminó su existencia en un manicomio y en una tumba sin nombre. Como esos grandes repudiados que olvida la historia y que en Supercurioso, nos gusta recordar.

Camille Claudel, una escultora con luz propia

Camille Claudel nació en Aisne, Francia, en 1864. Su familia era distinguida y de buena posición. 

Con un padre Funcionario del Gobierno y un hermano político y poeta, ella hubiera tenido la oportunidad de ser una dama parisina más. De las que no tienen más que acudir a actos sociales para acceder a un buen matrimonio. 

Pero Camille, tenía una pasión especial… amaba el arte y sobre todo crear, crear con sus manos.

No dudó entonces en empezar sus estudios en la escuela de Bellas Artes de Paris y después, en la academia Colarussi. Fue en 1883 cuando su vida, dio con ese camino que habría de marcar por siempre el rumbo de su felicidad, pero también de su tragedia. 

En aquellos años Auguste Rodin, el famoso maestro de escultura, necesitaba ayudantes para terminar alguna de sus obras. Y se fijó en aquella muchacha de hábiles manos… 

Camille Claudel, una escultora con luz propia¿Cómo lo hacía? Era una artista impecable a la hora de esculpir emociones, de sacar de la piedra nervios, huesos, y músculos… también rabia y tristeza. Era admirable. Simplemente, “tenía luz”

Rodin tenía una gran fama de mujeriego, pero aquello a Camille le daba igual. Trabajaría con el máximo exponente de la escultura de su país, y eso, era el mayor de sus sueños.

Puede que entre los planes de la joven artista no estaba precisamente el enamorarse de su maestro. Pero ocurrió. 

Él le doblaba la edad pero a ninguno de los dos les importó demasiado lo que pudiera pensar la gente, a pesar de que Rodin estuviera casado. 

Crearon un taller propio a las afueras de París y allí se encerraron para vivir en común y para trabajar. Una de las obras más famosas y polémicas que demostró la pasión de ambos artistas fue precisamente “El beso”. 

Pero las esculturas de Camille tampoco se quedaron atrás. En ellas siempre estaba inscrita la pasión y el erotismo.

Su relación fue tan intensa como tortuosa. Todo París estaba escandalizado por aquella aventura, hasta el punto, que surgieron los pleitos y los ataques al trabajo de ambos. 

Llegó el momento en que se le pidió a Auguste Rodin que, simplemente, eligiera a su amante, o a Rose, su mujer. 

Debía de una vez por todas tomar una decisión legal que le aportara una imagen más aceptable ante el país.

¿Y qué hizo el maestro Auguste Rodin? Elegir a su mujer. 

Así pues, Camille Claudel no tuvo más opción que irse del taller que ambos tenían a las afueras de París, no sin antes abortar el hijo que llevaba en su interior del hombre que amaba. 

Camille Claudel, una escultora con luz propia

Tiempo después de aquella tragedia personal, esculpió la que se considera su obra magna.

“LA EDAD MADURA” , que puedes ver a continuación, ahí donde se esculpió a ella misma implorando a su amante que volviera, que no la dejara de lado… Un dramatismo excepcional que la obra recoge en todo detalle.

Tras aquella tragedia personal, llegó la obsesión. Jamás pudo olvidar a Rodin, todas sus obras giraban sobre el mismo eje y la misma pasión. 

Se decía que sus esculturas tenían los pies y las manos del viejo maestro, que toda su temática respiraba constantemente su desgracia personal.

Camille Claudell terminó sus días en un manicomio donde fue internada en contra de su voluntad. 

Dejó los cinceles y el dibujo. Le quitaron a su amante y su arte, dejándole solo con el silencio de su propia locura…. 

Falleció un 19 de octubre de 1943. Nadie como ella reflejó en la escultura el sufrimiento del interior.

La primera mujer médico ... Doctora James Barry | VCN

... Elizabeth Blackwell (1821-1910), nacida en Inglaterra, fue la primera mujer que estudió (en el Geneva Medical College en Nueva York), ...


La primera patente de la historia | VCN

 ... La primera patente de la historia. Cada cierto tiempo en las noticias de tecnología siempre aparece algún tema relacionado con la demandas ...


Gertry Cori, la primera mujer Nobel en Medicina | VCN

... Gertry Cori, la primera mujer que ganó el Nobel de Medicina Hoy vamos a hablar de Gertrude Theresa Cory, más conocida como Gertry Cori.

Publicado por : http://supercurioso.com/
Creative Commons