Afrodita y Adonis

Afrodita y Adonis
El amor que desafió a los dioses: Afrodita y Adonis.

Casi todo el mundo conoce en cierta medida fragmentos de la mitología griega, desde pequeños hemos aprendido estas fantásticas historias que nacieron siglos atrás de las mentes de los habitantes de la Grecia clásica.

En su rica y fascinante cultura encontramos una antigua historia de amor prohibido y repudiado por los dioses griegos. 

Estamos hablando del mito de Adonis y Afrodita.

¿Lo conoces?

La mayoría de los lectores conocedores de la mitología griega reconocerán de inmediato el nombre de la diosa de la belleza, la lujuria y la pasión. La cuál con tan sólo querer seducir a un hombre, lo conseguía.


El origen del mito

Esta historia nace en las costas de Chipre. Afrodita, también llamada “la surgida de la espuma”, nació del mar después de que Cronos cercenara los genitales de Urano y los lanzara al mar.

De allí nació una bella mujer incomparable con ninguna diosa o mortal existente, tal era su belleza que el Olimpo la adoraba como a ninguna otra.

Pero su fama de la más hermosa termino de forjarse después del concurso que organizo Eris, esta ofreció una manzana dorada que solo era digna de poseer la más hermosa de las diosas olímpicas, entre las cuales postulaban Hera, Atenea y Afrodita. 

Al negarse Zeus a ser el juez para evitar cualquier problemática, fue Paris quién eligió a la diosa de “cabellos como el sol” como la ganadora. Afrodita le entrego a Helena como agradecimiento por su elección, provocando así la legendaria guerra de Troya.

Esta diosa amante de hombres mortales y dioses divinos estaba casada con el feo y malhumorado Hefesto, dios de las forjas y el fuego, al cual engañaba con el sanguinario Ares, despiadado y brutal señor de la guerra. Pero fue entonces cuando apareció un mortal con una historia particular, su nombre era Adonis.
Afrodita y Adonis
Un hermoso niño

La historia de Adonis comienza unos cuantos años antes de su nacimiento. El rey de Chipre había tenido una hija y este proclamaba a los cuatro vientos que era el ser más bello del mundo. 

A la diosa Afrodita no le sentó nada bien esta afirmación y como motivo de venganza le mandó una maldición que haría que el rey y su hija la princesa mantuvieran relaciones incestuosas.

Tras quedar encinta de su propio padre, la joven huyó perseguida por este, que encolerizado intentó terminar con su imperdonable pecado. La diosa sintiéndose culpable por su imprudente decisión, convirtió a la princesa en un árbol de mirra, del cual 9 meses después nació un bello niño mortal.

El destino del pequeño era incierto. Para la diosa las cosas se habían salido de control, la pregunta era: ¿Qué hacer con el pequeño crío?, después de pensarlo, lo ocultó en un pequeño cofre llevándolo a Perséfone, esposa de Hades y reina del Averno. 

Le encargó que cuidara de aquel cofre sin nunca ver su contenido, ya que Afrodita en el fondo había quedado impresionada con el niño y al crecer quería que solo fuese de ella. Con el paso del tiempo la curiosidad pudo más que la diosa de los muertos y guiada por sus instintos abrió el cofre encontrando al bello niño y enamorándose de él inmediatamente.

Los años pasaron y el crío se hizo un hombre fuerte, que salió de los avernos para convertirse en un distinguido cazador, como es retratado en muchas de las obras que se conocen sobre él, acompañado de dos perros, su arco y su lanza.
Un amor prohibido

Perséfone y Afrodita entraron en una disputa por la posesión del joven Adonis. 

Para Afrodita, Perséfone, había roto el compromiso de jamás abrir cofre, por este motivo ambas llevaron su caso ante el rey del Olimpo, donde Zeus salomónicamente decretó que Adonis debería pasar 4 meses con Afrodita en la tierra, 4 en el averno con Perséfone y 4 meses con quien él desease para que luego pudiera elegir.

Afrodita no respetó las reglas de Zeus, seduciéndolo cada día y llevando su romance a espaldas de Ares y Hefesto. Esta trepidante historia se hizo muy famosa en la Grecia antigua. Se habían convertido en una especie de Romeo y Julieta de la época clásica. 

Incluso se cree que William Shakespeare se inspiró en esta historia para crear la suya. Pero ¿Qué pasó finalmente con estos amantes? ¿El final es trágico al igual que en la obra de Shakespeare?
Un triste desenlace

Afrodita siempre aconsejaba a su joven amante que tuviera cuidado en sus cacerías ya que no soportaría jamás el perderlo.

En una de estas cacerías Adonis salió en busca de un enorme jabalí, este jabalí resulto ser Ares, quien se había enterado del romance y celoso decidió ponerle fin con la muerte de Adonis. 

Durante la lucha Adonis fue herido mortalmente en la pierna por el enorme jabalí. Afrodita pudo escuchar el grito de dolor de su amado y descendió desde el Olimpo llegando únicamente para verlo morir.

Cuenta el mito, que de la unión de las lágrimas de Afrodita y la sangre de Adonis comenzaron a brotar mágicamente hermosas flores rojas.


Lucha de Adonis contra Ares

Para Perséfone, la muerte de Adonis no era un problema sino más bien una bendición ya que al descender al inframundo, Perséfone podría disfrutar por la eternidad de la compañía de este deseado mortal. 

Pero no todo sería tan fácil, Afrodita volvió a recurrir a Zeus para pedir estar con su joven amado. Zeus dictaminó que Adonis pasaría desde ese momento 6 meses con cada diosa.

De este modo Adonis consiguió la inmortalidad, considerándose un Dios gracias a ello.

Esta historia tiene mucha relevancia en la mitología Griega ya que está directamente relacionada con las diferentes estaciones. 

Cuando Afrodita estaba feliz con su amado se producía el verano y la primavera, mientras que cuando se sentía infeliz porque le tocaba el turno a Perséfone, en la tierra se producía el Invierno y el Otoño.

De los placeres y simplicidades de la vida | VCN

... -Contemplar un hermoso paisaje, como por ejemplo la luna llena sobre .... Sin duda, Amélie es un buen ejemplo a seguir: cuando seas capaz, ...


Cuentos infantiles ,de lo superficial a lo femenino | VCN

 ... Las películas españolas, por ejemplo, son muy distintas a las .... y el episodio VII de 'La guerra de las galaxias' es un buen ejemplo de ello.


El síndrome de Pica | VCN

 ... Un buen ejemplo es el de Michel Lotito, un señor que a lo largo de su vida se dio festines compuestos por “alimentos tan extraños” como una ...

Publicado por : http://supercurioso.com/
Creative Commons