¿Por qué a veces nos quedamos en blanco?

¿Por qué a veces nos quedamos en blanco?
¿Por qué a veces nos quedamos en blanco?

Seguro que te ha pasado alguna vez.

Estar en medio de un examen y de pronto sentir un bloqueo mental que te impide recordar ni un solo dato de todo aquello que habías memorizado e interiorizado. 

Tanto es así, que se han dado casos en que ni tan solo llegas a recordar tu propio nombre.

Situaciones extremas del conocido fenómeno de “quedarse en blanco”, que tiene una explicación científica que merece la pena conocer.
¡Socorro, me he quedado en blanco…!

Estar en una sala repleta de gente, un grupo de personas que aguardan pacientemente tu discurso. Ese que has preparado tan bien y que has ejecutado a la perfección en casa. Llegas a la tribuna, levantas la vista, y no eres capaz más que de articular un leve balbuceo.

Te has quedado en blanco. Ahogado en la nada más absoluta y el ridículo más angustiante. 

Te sonrojas, buscas entre tus papeles en busca de un apoyo y puede que, poco a poco, salgas del apuro más o menos con éxito.

Pero tranquilo, al igual que te ha pasado a ti alguna vez, al resto del planeta también le es conocida esta sensación.

La de quedarse en blanco. Pero ¿por qué ocurre? Bien, la culpable de todo este embrollo personal, emocional y psicológico es, cómo no, una hormona.

Ya sabes, esas pequeñas sustancias bioquímicas capaces de alterar nuestra conducta. 

Ésta en concreto se llama corticosterona, complejo nombre para indicarnos solamente que se produce en el córtex de la glándula suprarrenal. Se trata de un elemento que segregamos las personas solo cuando sufrimos de un alto nivel de ansiedad, estrés o miedo.


Entonces ¿qué nos viene a decir esto? Que se trataría por así decirlo, de un regla de tres de la biología que se cumple solo cuando atravesamos momentos de nerviosismo muy extremo.

Ante un examen o una situación que nos causa una elevada ansiedad, nuestro cerebro necesita desconectar para encontrar alivio, para descansar y librarse de ese miedo tan agónico.

¿Y cómo lo hace? Pues liberando esta hormona. La corticosterona. Algo que en realidad, lejos de darnos alivio, viene a complicarnos aún más las cosas.

Es algo muy habitual por ejemplo en el caso de los actores y las actrices, si no han trabajado previamente estas situaciones de estrés y ansiedad, es muy posible que terminen olvidando sus papeles. Es lo que comúnmente conocemos como miedo escénico.

Un examen oral, la lectura de una tesis, e incluso una entrevista de trabajo… todas estas situaciones hace que exista una segregación de corticosterona que nos provoca una repentina pérdida de memoria respecto a lo que debíamos decir. 

Y lo curioso de todo esto es que no sólo olvidamos datos, informaciones o materiales memorizados, en los casos más extremos podemos llegar a olvidar nuestros nombres, el lugar donde vivimos e incluso el lugar en el que estamos.

Esta situación tan angustiante no termina hasta que no nos relajamos, hasta ese momento en que nuestra mente se da un respiro y vuelve a encontrar alivio. Se trata de situaciones complicadas, pero lo que necesita nuestro cerebro es precisamente quedarse en blanco para evitar tanta ansiedad contenida saturando sus funciones.

Así que ya sabes, para evitar quedarte en blanco, controla tu estrés y tu nerviosismo.

Las Cruzadas...las 8 principales campañas (parte 1 ) | VCN

... De esta procedencia eran la mayoría de los caballeros franco normandos que formaron la mayor parte de los contingentes de la primera ...


Mosquitos acabaron con las tropas de Napoleón | VCN

 ... Fue en año 1802 cuando decidió enviar un contingente de su ejército a EEUU para poner la discreta cerradura a una posible expansión.


La reinvención del cuerpo , somos cyborgs | VCN

 ... Es la época del ser contingente, interpretable, que se reconoce en la ausencia de destino prefijado (ni por la biología ni por ninguna otra ...

Publicado por : http://supercurioso.com/
Creative Commons