La bóveda del fin del mundo

La bóveda del fin del mundo
La bóveda del fin del mundo.

Se la conoce también como “La bóveda global de Svalbard”.

Por asombroso que te parezca disponemos de un banco mundial de semillas, miles de semillas de plantas de todo el mundo y de todas las especies conocidas, conservadas en un búnquer en Svalbard, Noruega, un lejano archipiélago en Longyearbyen. ¿Y para qué se ha construido semejante escenario?, te preguntarás.

Como pista te diremos que son muchos los países que han financiado este curioso proyecto, incluso Bill Gates y su fundación ha entregado gran cantidad de dinero para que algo así pudiera llevarse a cabo.

Porque… ¿Qué pasaría si un buen día nos asolara una tremenda catástrofe? ¿Cómo podríamos empezar de nuevo?

Las semillas del futuro: el arca de Noé vegetal

Fue en febrero de 2008 cuando se inauguró esta especie de bóveda subterránea excavada bajo la nieve nórdica, ahí donde poder conservar en perfectas condiciones una reserva increíble de semillas. Todo un tesoro biológico que garantizaría, en caso de desastre mundial, el que todas las especies vegetales serían restauradas y recuperadas.

Se trata de una zona extensísima en este archipiélago noruego que siempre se haya congelada, siempre en continuo permafrost, y donde cada cierto tiempo se siguen enviando semillas llegadas de todas las partes del mundo. 

La bóveda del fin del mundo

Se trata de un proyecto que como te hemos señalado antes, está financiado por diversos países y personajes de renombre como Bill Gates. Una iniciativa del gobierno Noruego y del Fondo Mundial para Diversidad de Cultivos que de momento almacena ya un tercio de las especies vegetales conocidas. 

Así que, como ves, parece que aún faltan varios inquilinos para completar esta singular arca de Noé de los vegetales…

Para muchos es una buena idea ¿por qué no? con tal de ser previsores nunca está demás tener este especie de almacén subterráneo conservado a muy bajas temperaturas. En cambio, para otros, no es más que una contradicción. 

Allí se guardan las semillas que la misma humanidad está haciendo desaparecer gracias a los llamados cultivos transgénicos. Es decir, nuevas semillas creadas en laboratorios están sustituyendo a las naturales, las de toda la vida.

La bóveda del fin del mundo
Ahondando un poco más en el asunto, cabe recordar lo que critican varias organizaciones humanitarias: estamos almacenando en cámaras criogénicas millones de semillas que podrían alimentar a todos esos países que hoy en día están sumidos en la hambruna.

¿Quieres conocer otro factor más en contra según muchos científicos? Pensemos por ejemplo en la posibilidad de devolver a la vida genéticamente a un Tiranosaurus Rex. ¿Qué sentido tendría hoy en día dentro de la zoología actual? Ninguna más que por simple – y tal vez cruel- curiosidad. Lo mismo ocurriría con las especies vegetales. 

Posiblemente, dentro de miles de años, si se sucede alguna catástrofe natural, es muy posible que ya no existan las condiciones ambientales propicias para que dichas semillas puedan germinar. Ahora bien, si algo terrible se sucediera dentro de pocos años o incluso siglos, es posible que el Arca de Noé Vegetal financiada por Billy Gates tenga algún sentido.

Y tú ¿qué opinas sobre esta bóveda del fin del mundo?

Publicado por : http://supercurioso.com/
Creative Commons