La cueva de las manos en la Patagonia Argentina

La cueva de las manos en la Patagonia Argentina
La cueva de las manos en la Patagonia Argentina.

Las huellas de las manos de nuestros antepasados en las cuevas es algo bastante común.

Pero no por ello menos fascinante.

Testimonios de más de 30.000 años de antigüedad presentes en muchos continentes, en cavernas donde estos pueblos nos dejaron un maravilloso recuerdo pictórico de su arte y sus costumbres.

Pero si hay un lugar donde este fenómeno es verdaderamente especial, es en la “Cueva de las manos” en Santa Cruz, Patagonia.



Las huellas de nuestros antepasados

La “Cueva de las Manos” se encuentra concretamente en el Río Pinturas, en la provincia de Santa Cruz, Argentina.

Cientos de manos esparcidas por las paredes, los techos y en cada espacio donde estos cazadores recolectores podían alcanzar, hace ya unos 13.000 años.

Puede que alguna vez te hayas preguntado por el modo en que realizaron estas curiosas pinturas.

Muy fácil y a la vez sorprendente: utilizaban tubos de hueso mediante los cuales, soplaban para pulverizar la pintura en la pared de la cueva utilizando sus propias manos como plantillas. 

La cueva de las manos en la Patagonia Argentina

De ese modo quedaban impresas sus siluetas.

Quienes han tenido la suerte de ver la cueva en persona, quedan impresionados al contemplar la entrada, ahí donde ya podemos admirar una pared de roca cubierta por muchas, muchísimas plantillas de las manos.

Llama la atención el hecho de que la mayoría delas manos sean izquierdas ¿Sabes la razón? 

En efecto, has acertado, porque los artistas realizaban la pulverización con el hueso con la mano derecha, lo cual quiere decir que la mayoría de nuestros antepasados eran diestros.

¿Y de qué estaban elaboradas estas pinturas para ser capaces de perdurar hasta la actualidad?

 Estas pinturas fueron realizadas con pigmentos minerales naturales como los óxidos de hierro para el rojo y púrpura, el caolín para el blanco, o el óxido de manganeso para el negro. 

La cueva de las manos en la Patagonia Argentina

Toda una sofisticación para un resultado más que excelente y dotado de una gran belleza.

En esta cueva, además de ese oleaje maravilloso de manos, también podemos encontrar representaciones de seres humanos en escenas de caza, escenificando ataques y emboscadas.

También hay animales como felinos o ñus, y extrañas formas geométricas, patrones en zigzag y curiosas representaciones del sol. ¡Toda una galería de arte!

Según nos dicen los expertos las pinturas pertenecerían a tres culturas diferentes en vista del tipo de dibujos representados. El primer grupo de humanos serían seguramente cazadores de larga distancia. 

Los segundos serían los responsables de las famosas pinturas de las manos, ahí donde ya no parecían interesarles tanto el representar escenas de caza, sino que estaban más fascinados por dejar el testimonio de sus propias manos. 

La cueva de las manos en la Patagonia Argentina

También se identifica un tercer grupo, donde su arte, era ya más esquemático, donde parecían jugar conformas zoomorfas y figuras antropomorfas. 

Es decir, de algún modo, esta cueva argentina fue un refugio donde varios grupos de nuestros antepasados gustaron de dejar testimonios de su arte respetándose los unos a los otros, mezclando dibujos y escenas.

Todo un tributo a nuestro arte, cultura e historia, que bien vale la pena conocer.

Sencillamente impresionante el tener a nuestro alcance estos antiguos símbolos. ¿Qué opinas? ¿Te gustaría visitarlas?


Desvelado el secreto del rojo y el amarillo en las pinturas prehistóricas de Parpalló

La cueva del Parpalló, en Gandía, es uno de los yacimientos paleolíticos más importantes de la península ibérica.

En su interior se han encontrado plaquetas de caliza con grabados zoomórficos y geométricos pintados hace más de 14.000 años. 

pinturas prehistóricas de Parpalló

Los pigmentos naturales que utilizaron los artistas prehistóricos contenían óxidos de hierro, como los hematites para los tonos rojizos y la goethita para los amarillos, según han comprobado investigadores de la Universidad de Valencia.

Las plaquetas (piedras calizas de superficie plana y diversos grosores) de la cova del Parpalló presentan representaciones zoomórficas, ramiformes, y geométricas ejecutadas con pigmentos rojos y amarillos. / Valentín Villaverde

El análisis de los pigmentos rojos y amarillos de las plaquetas de la cueva o cova del Parpalló (Gandía) demuestra que fueron obtenidos de óxidos de hierro naturales como la hematites y la goethita.

Estos compuestos aparecen en combinación con carbonatos de calcio, arcillas y cuarzo, cuya presencia es común en las tierras rojas y amarillas.

El estudio, publicado en la revista científica Plos One, y desarrollado por investigadores de la Universidad de Valencia (UV) mediante técnicas no destructivas, constituye la primera caracterización de estos pigmentos en uno de los yacimientos paleolíticos más importantes de la península ibérica.

Los científicos valencianos han analizado las plaquetas de la cueva (piedras calizas de superficie plana y diversos grosores), que muestran en su superficie representaciones zoomórficas, ramiformes, y geométricas ejecutadas con pigmentos rojos y amarillos.

La cova del Parpalló abarca una cronología entre hace 23.500 y 14.000 años y su material arqueológico está formado por grabados y pinturas realizados en más de 5.000 plaquetas de piedra caliza que muestran la expresión cultural de las poblaciones cazadoras y recolectoras del Paleolítico superior de la franja mediterránea peninsular.

Los análisis de fluorescencia de rayos-X y espectrofotometría se han realizado in situ en el Museo de Prehistoria de Valencia

Clodoaldo Roldán, investigador del Instituto de Ciencia de los Materiales (ICMUV) y coautor del trabajo, destaca que los motivos figurativos fueron realizados con pigmentos naturales basados en óxidos de hierro rojos (hematites), amarillos (goethita) y otros óxidos de hierro inespecíficos procedentes del entorno geográfico de la cova del Parpalló.

Los análisis se han desarrollado mediante fluorescencia de rayos-X dispersiva en energía (EDXRF) y mediante espectrofotometría en la región visible, y se han realizado in situ en el Museo de Prehistoria de Valencia, donde se hallan las piezas. Completan otro estudio efectuado hace tres años que ya se centró en los pigmentos negros en las plaquetas de la misma cueva.

El estudio también tiene como objetivo analizar la evolución del color de los pigmentos y comprobar si estos se degradan y en qué medida.

El espectrofotómetro (también denominado colorímetro) es la herramienta que detalla qué tonos se han empleado en las plaquetas de la Cova del Parpalló. Estas coordenadas cromáticas, analizadas al cabo del tiempo, permitirán conocer si los dibujos pierden intensidad o luminosidad y en qué medida.

Actualmente las plaquetas del yacimiento arqueológico se encuentran en el Museu de Prehistòria de Valencia, en cajas de almacenamiento o en vitrinas de exposición.

“Si al cabo de un periodo de tiempo no hay variación de las coordenadas cromáticas es que no hay degradación del color”, completa Clodoaldo Roldán.

Técnicas similares en el arte mueble y parietal

Valentín Villaverde, catedrático de Prehistoria, Arqueología e Historia Antigua y miembro del equipo investigador, ha destacado que los resultados obtenidos “confirman que en este yacimiento se utilizaron las mismas técnicas y colorantes que se han señalado hasta ahora en los análisis de figuras parietales pintadas de la misma cronología. 

Esta coincidencia resulta muy interesante, ya que constituye un argumento a favor de la similitud de los procedimientos empleados durante el Paleolítico en el arte mueble (pequeños objetos transportables) y en el arte parietal (en grandes superficies de piedra)”.

Los pigmentos se elaboraron con una paleta de colores básica de rojo y amarillo

El trabajo se ha estructurado en tres fases: la adquisición de datos experimentales, que se realizó in situ en el Museo de Prehistoria de Valencia; el análisis de los datos experimentales; y la elaboración de conclusiones referidas a los pigmentos rojos y amarillos que se desarrolló en el ICMUV y en el Departamento de Prehistoria, Arqueología e Historia Antigua de la UV.

Para analizar los pigmentos, elaborados con una paleta de colores básica (rojo y amarillo), se usaron técnicas no destructivas portátiles.

La espectrometría EDXRF se utilizó para identificar la composición elemental de los pigmentos; y la espectrofotometría, con el fin de registrar las coordenadas cromáticas, las curvas de reflectancia espectral de los pigmentos y estudiar y evaluar la evolución temporal del color. Adicionalmente, micromuestras desprendidas de las plaquetas se analizaron mediante espectroscopia de infrarrojos.

La investigación es fruto de una colaboración multidisciplinar del ICMUV y del Departamento de Prehistoria, Arqueología e Historia Antigua de la UV y se desarrolla en el marco de un proyecto centrado en el Paleolítico medio y superior del Mediterráneo español, cuyos objetivos son, entre otros, la caracterización de las materias primas y sus sistemas de gestión, la definición de las cadenas operativas líticas y óseas, y la caracterización de las materias colorantes. 

El proyecto cuenta con el apoyo del Ministerio de Economía y Competitividad y del programa Prometeo de la Generalitat Valenciana.

Refrigeradores, medio ambiente y la bomba atómica | VCN

 ... Los dos científicos ya han desaparecido, pero desde el olimpo de los seres inmortales ayudan una vez más al género humano para que la ...


Usted es el primer humano en tener contacto extraterrestre | VCN

... Mantenga sus primeras, palabras inmortales, como algo simple: "Son pacíficos", "Hicimos contacto", usted sabe, algo que calce. Si usted es ...


Las Pléyades , las 7 cabritas | VCN

 ... Pensad por unos instantes: ¿Qué harías en medio de la eternidad siendo dioses inmortales, creados a imagen y semejanza del Creador ...

Referencia bibliográfica: http://www.agenciasinc.es/
Publicado por : http://supercurioso.com/
Creative Commons