Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

¿De qué depende el índice ultravioleta?

¿De qué depende el índice ultravioleta?
¿Qué es el índice ultravioleta y cómo nos ayuda a evitar el cáncer de piel?

En verano parece ser que el único código de colores que nos interesa es el de las banderas que indican el estado de las playas, pero lo cierto es que hay otro al que deberíamos prestarle mucha atención.

Se trata del índice ultravioleta, un dato que indica la intensidad con la que llegan hasta nosotros las radiaciones ultravioleta procedentes del Sol; que, como sabéis, pueden ser muy dañinas para nuestra salud.

Los distintos valores de este índice están estipulados por consenso de varias organizaciones y se miden en todo el mundo a través de un código de colores y una numeración que comienza en el cero y no tiene límite superior.

Hoy os vamos a hablar de todo en torno a este índice, desde los tipos de radiaciones ultravioleta hasta las precauciones que debemos tomar cuando su valor es demasiado elevado. 

Protegernos de los daños del Sol no pasa sólo por ponernos protección y conocer este datos es un buen punto de partida para aprender a cuidarnos; no olvidéis tenerlo en cuenta. 

¿De qué depende el índice ultravioleta?

¿Qué son las radiaciones ultravioleta?

El Sol es la estrella que nos da la vida; pero sus radiaciones, emitidas en un amplio rango del espectro electromagnético, también pueden ser muy perjudiciales para nosotros.

Esta emisión es muy potente en la zona ultravioleta, compuestos por tres tipos de radiaciones, bautizadas como UVA, UVB y UVC.

Las UVC son las más intensas, pero afortunadamente son absorbidas totalmente por nuestras atmósfera antes de llegar a la superficie terrestre, pero una parte de las UVB y las UVA sí que escapan de este filtro, por lo que es importante que las conozcamos y aprendamos a defendernos de ellas.

Que estas radiaciones lleguen hasta nosotros no debe considerarse un fastidio, pues son esenciales para nuestra salud por razones como su implicación en la producción de vitamina D, que juega un papel muy importante en el correcto desarrollo de nuestros huesos.

Sin embargo, en la otra cara de la moneda nos encontramos que también tienen la capacidad de dañar las células de nuestra piel, acelerando el envejecimiento de la misma y aumentando las posibilidades de padecer tumores.

Por eso es importante utilizar protección solar, cuya función es actuar como una pantalla que absorbe las radiaciones antes de que lleguen hasta las células de la piel. 

Existen diversos factores de protección, que normalmente se eligen en función de la cantidad de melanina de la piel (si estamos más o menos morenos), pero éste no es el único factor que se debe tener en cuenta, pues nuestro nivel de protección también deberá provenir de la intensidad con la que estas radiaciones lleguen hasta nosotros y para saber eso debemos conocer el índice ultravioleta. 


¿Qué es el Índice Ultravioleta?

¿De qué depende el índice ultravioleta?


El índice utlravioleta es una medida de la intensidad de las radiaciones UV que fue medida por primera vez en 1992, de mano de tres científicos de la Oficina de Medio Ambiente de Canadá.

Este dato resultó interesante en otros países, que poco a poco se fueron sumando a la iniciativa, pero pronto había un verdadero cajón desastre de distintos modos de clasificación que debía ser unificado de algún modo, por lo que la Organización Mundial de la Salud se puso manos a la obra en colaboración con la Organización Meteorológica Mundial, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Comisión Internacional de Protección contra las Radiación no Ionizante.

Juntos establecieron una única clasificación con valor mínimo en el cero y sin valor máximo que, además, también dividía los distintos valores en colores, según el peligro que pueden ocasionar a la salud humana.

Aunque, como os digo, se trata de una clasificación unificada y aceptada en todo el mundo, algunos países añaden a estas tablas un dato conocido como “tiempo de exposición sin riesgo de quemadura“; que, lógicamente, será menor cuanto mayor sea el índice ultravioleta.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud, en su Guía práctica sobre el UVI mundial, aconseja no utilizar este dato, pues podría confundir a la población debido a que la probabilidad de cáncer de piel aumenta a medida que se incrementan las exposiciones a la radiación, aunque no se produzcan quemaduras.

¿De qué depende el índice ultravioleta?

El valor del índice ultravioleta dependerá de muchos factores, entre los que se encuentran la elevación del Sol, la altitud, la nubosidad y la cantidad de Ozono presente en la atmósfera.

Otro dato que también puede afectar es el índice de reflexión del suelo, que sólo será levemente distinto entre zonas rocosas, arenosas o con hierba, pero sí afectará notablemente si se trata de suelos nevados, pues la nieve refleja mucho los rayos ultravioleta, pudiendo aumentar en gran medida este índice.

¿Cómo debemos interpretar el índice ultravioleta?

Si la OMS decidió unificar estos datos fue para obtener una forma simplificada de concienciar a la población mundial de la necesidad de protegerse de las radiaciones ultravioleta.

Y es que cuando estos valores son considerados altos, es muy importante que tengamos en cuenta una serie de factores esenciales para evitar golpes de calor, problemas en la piel y lesiones oculares. Toda precaución es poca, pero los pasos indispensables son: 
  • Reducir la exposición durante las horas centrales del día y buscar la sombra 
  • Utilizar prendas de protección 
  • Usar sombreros de ala ancha para proteger el cuello, los ojos y la cara 
  • Utilizar gafas de sol envolventes para proteger la vista lo máximo posible 
  • Usar crema de protección solar con un factor de protección de quince en adelante, reponiéndola cada pocas horas 
  • Proteger especialmente a niños y bebés 
¿Por qué puede causar cáncer de piel un índice ultravioleta e
levado?

Las radiaciones electromagnéticas muy energéticas, como las ultravioleta, tienen la capacidad de dañar el ADN de las células de la piel, dando lugar a mutaciones que pueden tener consecuencias terribles.

Como mecanismo de defensa celular, estas células producen melanina, que no es más que un pigmento oscuro que se encarga de absorber estas radiaciones y que, además, es el motivo por el que nos ponemos morenos cuando tomamos el Sol.

Desgraciadamente no se trata de una herramienta perfecta, por lo que pasado un tiempo de exposición no demasiado largo se hace insuficiente, llevando a que el ADN acabe dañándose y tenga que arrancar un proceso de reparación interno caracterizado por la inflamación y la rojez típicas de los días que nos pasamos de la raya tratando de broncearnos.

Sin embargo, no es necesario llegar a este punto, pues las exposiciones pequeñas van acumulando daños pequeños en el ADN que llevan a que las células de la piel se tengan que renovar con nuevas divisiones que pueden llegar a descontrolarse, produciendo tumores.
¿De qué depende el índice ultravioleta?
Todo esto se puede solucionar con ayuda de la crema solar, pero ésta no sirve de nada si no se hace adecuadamente, teniendo en cuenta favores como el índice ultravioleta.

No proteger nuestra piel del Sol puede ocasionar consecuencias muy preocupantes, como ya hemos visto en otras ocasiones.

Hasta ahora, la herramienta principal de la que disponemos son las cremas de protección solar que, como sabéis, actúan filtrando los rayos ultravioleta antes de que lleguen a las células de nuestra piel.

De este modo tendremos algo así como una puerta cerrada al paso de radiaciones peligrosas, pero si alguna consigue entrar por una rendija no habrá forma de evitar que cause daños en las células. 

Por eso, lo óptimo es un método que actúe desde dentro, como el nuevo descubrimiento llevado a cabo por un grupo de investigadores de la Universidad de Bath, que aseguran haber dado con la que sería la mejor forma de proteger nuestra piel del Sol, al menos en comparación con las que hemos utilizado hasta el momento. 


¿A qué se debe el daño celular ocasionado por la luz del Sol?

Cuando las radiaciones ultravioleta de tipo A alcanzan nuestra células, desencadenan en ellas la producción de radicales libres; que, como hemos visto en otras ocasiones, parecen estar implicados en el envejecimiento y los procesos cancerosos.

Además de los daños que esto ocasionará en el ADN y las membranas celulares, también se desencadena una liberación masiva del hierro presente en las mitocondrias, que actuará activando la producción de más radicales libres, magnificando aún más el efecto de la radiación. 

¿De qué depende el índice ultravioleta?

¿Cómo actúa esta nueva protección solar?

Este invento, bautizado como “Mitoiron claw”, es un quelante o, lo que es lo mismo, una sustancia capaz de unirse al hierro.

Esto resulta muy ventajoso, ya que puede capturar el exceso de hierro resultante de la radiación, evitando sus efectos perjudiciales. 

El estudio del compuesto, que ha sido publicado en The Journal of Investigative Dermatology, se ha realizado en células humanas cultivadas en el laboratorio, pero aún no se han realizado ensayos con pacientes.

Sea como sea, los resultados han sido tan positivos que estos investigadores esperan poder tener cremas y sprays de protección basados en “Mitoiron Claw” para dentro de cuatro o cinco años. 

Mientras tanto, se plantean otros proyectos, como buscar una solución para las lesiones provocadas por las radiaciones UVB, para las que no son efectivos los quelantes, y probar los efectos de su nuevo hallazgo en pacientes con Ataxia de Friedrich, una enfermedad caracterizada por una sobrecarga de hierro en las mitocondrias.

Mucho trabajo, pero grandes propuestas. Esperemos que tengan resultados pronto.

¡Disfrutad del verano! ¡Pero con cabeza!

Vida cotidianitica: El lado bueno de la radiación ultravioleta


... Así, como son conocidos los beneficios de la radiación ultravioleta (UVR) para nuestras vidas, también conocemos que la exposición ...



¿Cómo encontrar señales de vida en exoplanetas? | VCN

... Si es demasiado alto, el ultravioleta calienta la atmósfera media y destruye la señal del biomarcador. Si el ultravioleta es demasiado bajo, ...



Tomar el sol puede volverse adictivo | VCN

... Según un reciente estudio en ratones, la exposición continua a los rayos ultravioleta (UV) provoca la liberación de endorfinas, más conocidas ...

Imagen: Marketing cosmética
La entrada aparece primero en Omicrono.
Creative Commons