Masafumi Nagasaki ,El solitario habitante de la isla Sotobarani

Masafumi Nagasaki ,El solitario habitante de la isla Sotobarani
La curiosa historia de un náufrago japonés.

Su nombre es Masafumi Nagasaki, y solo con ver su rostro y su actitud resuelta y satisfecha nos da una extraña sensación de desconcierto, también de envidia. ¿Serías tú capaz de abandonarlo todo y cumplir tu sueño?

La aspiración de este hombre de 77 años fue siempre algo tan sencillo como elemental: vivir desnudo en una isla desierta.

El solitario habitante de la isla Sotobarani.

Aguas de una translúcida tonalidad turquesa, arena blanca satinada, palmeras mecidas por una brisa ligera… y la más completa soledad, solo el vasto océano y este náufrago de 77 años que, un buen día, decidió dejar su trabajo y el mundo de la civilización, las prisas y las responsabilidades, por uno de los pocos rincones vírgenes de humanidad que aún salpican este multipoblado planeta nuestro.

Lo del náufrago japonés Masafumi Nagasaki no es un capricho pasajero, este reputado fotógrafo lleva en su preciosa isla más de 21 años. Sí, habéis leído bien…21 largos años que para él no han sido más que un dulce suspiro.

Admite que al principio llegó con sus pertenencias, sus objetos y también su ropa, pero un día le visitó un caprichoso y virulento tifón y se llevó todas y cada una de sus cosas, todo aquello que le unía a la civilización de la que había escapado, había desaparecido en un abrir y cerrar de ojos.

Fue entonces cuando se convirtió en un verdadero náufrago: la ira del océano había cesado dejándolo desnudo de todas las materialidades que le quedaban, fue en ese instante cuando emergió el verdadero Masafumi. 

Masafumi Nagasaki ,El solitario habitante de la isla Sotobarani

¿De qué te sirve la ropa en una isla desierta? Los náufragos deben aprender a vivir con los recursos que les aporta la madre naturaleza… y eso, era lo que siempre había soñado Masafumi.

Se alimenta de insectos, hiervas, frutas y pescado que él mismo consigue en esa su vida diaria en la preciosa isla de Sotobarami.

De vez en cuando recibe la visita de algún vecino de una isla cercana, poblada y conocedora de la situación de ese náufrago de risa desdentada que acoge con cordialidad a curiosos y periodistas.

No le molesta exhibir con orgullo su desnudez ni aceptar un cigarrillo que cualquiera tenga el gusto de traerle, esas son cosas de la civilización que siempre gustan, de las que cuesta desprenderse...

Masafumi asume su edad, que los años le traerán achaques y hasta la muerte, pero él dice aguardarla complacido, porque quien vive la vida que desea no se avergüenza de nada ni espera nada.

La felicidad tiene la forma de esa isla bordeada de azules y verdes, de aire puro y brisa salitrada, este náufrago japonés vive quizá el sueño que muchos desearían para los últimos días de su vida.

Quién sabe.

¿Y tú, lo dejarías todo para cumplir el mismo sueño que este simpático fotógrafo?

Planeta Tierra 2018 , Lo que yo sueño | VCN

 ... Muchas de las start-ups nacidas de la necesidad y el hambre crean empleo cualificado. La fuerza laboral española se formó y se puso al día ...


La cabellera ... Guy de Maupassant (Primera parte) | VCN

 ... Una necesidad de posesión nos invade, una necesidad débil al principio, como tímida, pero que crece, se hace violenta, irresistible.


Bell Rock el faro en medio del mar | VCN

 ... Pero finalmente llegó un ingeniero escocés que proclamó la clara necesidad de hacerlo. Por alguna razón la idea del faro no era del todo bien ...

Publicado por : http://supercurioso.com/
Creative Commons