Mantíspidos ¿Mantis o avispas?

Mantíspidos ¿Mantis o avispas?
El insecto mitad mantis mitad avispa.

Si sois de esas personas que adoran los insectos raros vais a adorar a nuestro animal curioso de hoy.

Si, por el contrario, sois de los que temen los insectos, puede que os de un poco de repelús, pero no por eso debéis dejar de leer sobre él, ya que es tan curioso que merece la pena no mirar para otro lado.

Y la verdad es que no es curioso por sus aplicaciones beneficiosas para el hombre ni por tener algún super poder interesante, sino simplemente porque si nos lo encontramos nos resultaría complicado discernir si se trata de una avispa, una mantis religiosa o ambas a la vez.

Mantíspidos: ¿Mantis o avispas?

Los mantíspidos son una familia de 40 géneros y 400 especies de insectos de tamaño variable, de mediano a grande, caracterizados por poseer un protórax grande y unas patas delanteras raptorasparecidas a las de las mantis religiosas.

Pueden tener apariencias muy distintas, por lo que unos recuerdan más a los mántidos, a los que pertenecen las mantis, otros a las avispas y otros a ambos.

La mayoría de los adultos son depredadores e incluso algunas larvas también lo son, ya que se adueñan curiosamente de los huevos de las arañas.

Mantíspidos ¿Mantis o avispas?

Ciclo de vida y hábitos de los mantíspidos


Estos curiosos insectos presentan un proceso de metamorfosis completa que empieza en el momento en que la hembra deposita varios miles de huevos en el tronco de los árboles.

No son animales demasiado fraternales, ya que en el momento de la eclosión de los huevos las larvas buscan dispersarse en distintas direcciones, bien andando o bien llevadas por el viento o sobre cualquier otro animal.

Aunque de adultos no todos los géneros son depredadores de los mismos insectos y sus presas pueden variar desde escarabajos hasta mariposas pasando por pequeñas avispas, al final de la etapa larvaria sí que tienen un gusto común, ya que todos se introducen en el interior de las masas de huevos de araña, a los que parasitan hasta transformarse en adultos.

Ya convertidos en adultos, todos son insectos alados depredadores de insectos blandos, aunque los hay diurnos, nocturnos o de actividad crepuscular.

Para acechar a sus presas se comportan de un modo similar a como lo hacen las mantis religiosas,posados inmóviles hasta que su desdichada víctima pasa junto a ellos.

La descripción y las fotos son curiosas, pero no hay nada como verlos en movimiento, así que os dejo un vídeo para que los veáis en acción.

hembra de la Mantis religiosa

Sobre el canibalismo sexual en Mantis

Publican un trabajo sobre la posible selección directa de canibalismo sexual entre las mantis.


Todos ya conocemos la historia. La hembra de la Mantis religiosa a veces mata al macho durante la cópula, empezando por su cabeza y hasta que de él sólo quedan las alas. Varias hipótesis han tratado de explicar tan tremendo hecho.

A primera vista parece que es absurdo que se dé algo así bajo el darwinismo en una Naturaleza en la que lo importante es sobrevivir para poder reproducirse. 

El macho, si no es comido, puede intentar copular además con otra hembra posteriormente para así garantizar la transmisión de sus genes. De este modo, el caso del sexo y la muerte coincidentes no parece que se vea favorecido por la evolución.

Sin embargo, si se piensa un poco, quizás no sea tan disparatado. Si el macho tienes pocas posibilidades de aparearse de nuevo y su sacrificio favorece su propio éxito reproductor entonces este comportamiento puede ser favorecido por la selección natural.

Ya en 1982 R. E. Buskirk, R. E., C. Frohlich y K. G. Ross (“The natural selection of sexual cannibalism”, American Naturalist, 123, pp. 617-625) desarrollaron un modelo matemático que mostraba que el sacrificio voluntario de la vida para fecundar a la hembra supondría una ventaja darwiniana para el macho si sus expectativas de posteriores apareamientos son escasas y si su cuerpo supone un aporte sustancial de nutrientes que favorezca a la descendencia.

Hay pocos casos en la Naturaleza en los que se da este tipo canibalismo. Además de la Mantis tenemos el caso de la araña viuda negra y el del escorpión del desierto Paruroctonus mesaensis.

Para que el modelo de selección directa de canibalismo sexual funcionase, el macho tendría que buscar activamente su sacrificio. Pero el macho de la Mantis trata a toda costa de no ser devorado por la hembra y muchos de ellos incluso lo consiguen. En la Naturaleza, sólo en el 13% o 28% de los encuentros sexuales los machos son devorados por las hembras. No hay complicidad por parte del macho que favorezca su sacrificio. Además, los machos pueden llegar a aparearse con más de una hembra.

Para liar aún más la situación, la hembra de Mantis suele devorar la cabeza del macho primero y seguir copulando. Incluso el decapitado macho copula mejor sin cabeza que con ella. Los movimientos copulatorios están controlados por el último ganglio nervioso abdominal. 

Estos movimientos son suprimidos por centros inhibidores situados en el ganglio subesofágico, ya que en algún momento el macho tiene que decidir dejar de copular. 

Cuando el ganglio subesofágico es devorado por la hembra ya no hay nada que inhiba los movimientos copulatorios, que se prolongan durante casi todo el tiempo hasta que la hembra devora todo el cuerpo del macho.

Sin embargo, este apareamiento postmorten podría haber aparecido por cooptación y no por selección activa, pues la disposición de los nervios vendría de los antepasados y el canibalismo sexual aparecería después.

En el caso de la viuda negra, por otro lado, hay un rasgo que sí favorece la idea. El macho suele perder el palpo que usa para aperarse durante la primera cópula, así que no podrá aparearse más veces después de la primera, lo que favorece el modelo de selección directa de canibalismo sexual. Esto no les pasa a los machos de Mantis.

Para la Mantis todo podría ser el resultado de un subproducto evolutivo. La Mantis es un ser muy agresivo que ataca a todo insecto que se mueve a su alrededor. Esto supone una ventaja competitiva, pues le permite adquirir comida, lo que le da una ventaja adaptativa, pero quizás sea difícil desconectar este comportamiento durante la cópula y la hembra vea al macho como una presa más.

Faltan las pruebas de que el consumo del macho por parte de la hembra favorezca a la descendencia. O faltaban. Según un nuevo estudio de William Brown (State University of New York) y Katherine Barry (Macquarie University), este canibalismo podría haber evolucionado para procurar más posibilidades de supervivencia a la descendencia y no debido a la agresividad de la hembra.

De este modo el macho ayudaría a perpetuar su progenie, incluso después de muerto, invirtiendo aún más recursos en ella.

Para demostrarlo criaron unos grillos que servirían de alimentos a las mantis macho del estudio. A los grillos que se les administró un isótopo radiactivo que permitía a los investigadores trazar el camino que seguirían los aminoácidos de sus cuerpos.

Entonces dispusieron a los machos de Mantis para que se apareasen con las hembras, pero rescataron a la mitad de ellos una vez realizada la cópula y antes de que la hembra correspondiente los devorase. Entonces, estos investigadores midieron la presencia de proteínas radiactivas en las hembras y en los huevos que ponían.

En las hembras que se comieron a los machos se produjo un aumento del número de huevos depositados. Además, la mayor proporción de los aminoácidos radiactivos no fueron absorbidos por los cuerpos de las hembras, sino que pasaron directamente a sus huevos y a las mini mantis que salieron de ellos. Además, los machos constituyen el 63% de dieta de las hembras durante la temporada de apareamiento en la Naturaleza.

Según Brown se puede considerar el acto de ser devorado por la hembra como un caso extremo de inversión parental masculina.

Vida cotidianitica: ¿Una orquídea o una mantis?

 ... Conocida como Mantis Orquidea, es el único animal del mundo que imita a las flores para capturar sus presas. Su hábitat natural son las ...


20 animales de la creación no tan cotidianos ... ( Tercera Parte) | VCN

 ... El apetito y su ferocidad de la mantis flor en nada son inferiores a los de su congénere europea. Para acumular provisiones, este animal llega ...


Aliens y reproducción | VCN

 ... De todos es conocido el caso de la mantis religiosa; algunas luciérnagas proceden de forma similar; el zángano, después de acoplarse con la ...

Copyleft: http://neofronteras.com/?p=4976
Publicado por :http://www.omicrono.com/
Creative Commons