Lawrence de Arabia, su historia

Lawrence de Arabia, su historia
Lawrence de Arabia, la verdadera historia.


Posiblemente, Thomas Edward Lawrence sea uno más de esos héroes olvidados por los libros de historia, pero a su vez un personaje con luz propia y carácter singular que fue capaz de liderar a un pueblo entero. 

Con 29 años, fue testigo y clave de un momento culminante durante la I Guerra Mundial en aquellas batallas libradas en Oriente Medio donde los aliados tenían intereses esenciales.

Escritor, arqueólogo, militar, diplomático y soñador, encarnó por sí mismo el ideal de personaje romántico con final desgraciado, alguien con la suficiente fuerza como para que David Lean lo llevara al cine en esa magnífica película protagonizada por Peter O´toole, “Lawrence de Arabia” (1962). 

Pero alguien también lo bastante peculiar, como para que no encajar demasiado en los libros de historia.

Sin lugar a dudas te gustará conocer algo más sobre este personaje…

T.E. Lawrence, un hombre curioso

Hijo ilegítimo de un noble irlandés, Lawrence, se interesó tempranamente por la historia antigua, eso hizo que se graduara en Oxford como historiador y que, gracias a su brillante tesis y su pasión por el trabajo de campo, viajara tempranamente hasta Siria para trabajar comoarqueólogo.

Estaba muy cerca de las orillas de río Éufrates, un escenario evocador para una mente hambrienta de historia y aventura como la suya. 

Se enamoró de inmediato por aquellos escenarios, por su pasado, por sus misterios y por la serenidad del desierto… recorrió a pie 1400 km durante cuatro años estudiando la cultura de la población, sus costumbres y sus lenguas, perfeccionando también una más de sus pasiones: el dibujo, y en especial la representación de las edificaciones originarias de las Cruzadas.

Era un hombre menudo y frágil, apenas media 1,66 cm y llamaba la atención por sus ojos claros y la palidez de su piel, algo que contrastaba especialmente con las tribus del desierto. 

Pero casi siempre se sintió integrado y cómodo en aquellos escenarios, aprendía cada día y cultivaba su gran cultura; se dice además que fue en aquella época cuando se enamoró de Dahum, un joven sirio al que le dedicaría su libro “Los cuatro pilares de la sabiduría”.

Lawrence de Arabia, su historia

El servicio secreto

Cuando estalló la I Guerra Mundial el servicio secreto británico empezó a fijarse en Lawrence: conocía todas las tribus del desierto, sus lenguas y su cultura, era sin duda un hombre más que perfecto para investigar y captar información del ejército otomano durante sus expediciones en Egipto. 

Hizo bien su trabajo y se le destinó definitivamente a la oficina de Inteligencia de El Cairo, primero como civil y luego como teniente. Pero la vida militar nunca le gustó, era terriblemente indisciplinadoy añoraba el desierto casi cada día.


La revuelta árabe

En 1916 los turcos dominaban la península arábiga, lo cual era un peligro para los aliados. El pueblo árabe inició por su parte una revuelta para derrocarlo, lo cual encajaba perfectamente en los intereses británicos. 

Y no lo dudaron, enviaron a su mejor hombre, aquel cuya mitad se hendía en las mismas entrañas del desierto y de todas esas tribus que lideraba el príncipe Faysal.

La amistad entre Lawrence y Faysal se inició de inmediato, gracias al arqueólogo británico desarrolló un sinfín de certeras estrategias para vencer en el campo de batalla a los turcos, lideró la rendición en Aqaba y ofreció la primera gran victoria aplastante para los árabes.

Pero durante una incursión en Deraa, un soldado turco descubrió a Lawrence en un momento de descuido, sus rasgos occidentales fueron rápidamente descubiertos y lo apresaron. 

El resultado de aquel arresto fue terrible para él: lo torturaron y lo violaron. Según cuenta él mismo en sus memorias, aquello marcó su declive y un cambio absoluto en su personalidad.

Tras escapar y volver de nuevo junto a Faysal, consigue liberar la península arábiga de la presencia turca y otorgar a los árabes el gobierno de su país (eso fue al menos lo que le prometieron los responsables del gobierno británico). Tras el triunfo, recibe el permiso para volver a Gran Bretaña.


La decepción y el final

En 1916 Inglaterra y Francia firmaron el tratado Sykes-Picos, donde se dividía el antiguo territorio otomano en una mitad inglesa y otra francesa. 

El sueño de Lawrence y Faysal por un estado árabe libre jamás se cumplió. Desencantado, se encerró en Oxford para escribir durante unos años, hasta que Winston Churchill lo llamó para trabajar de nuevo en El Cairo, y, aunque aceptó, volvió a los pocos años lleno de rabia y tristeza por su país, interesado siempre en sus propios intereses estratégicos antes que en el pueblo árabe.

La prensa lo adoraba, el ejército lo respetaba pero no aceptaba sus ideas ni comportamiento, nunca encajó demasiado en sus esquemas… Lawrence murió el 13 de mayo de 1935, cuando volvía de enviar un telegrama montado en su motocicleta Brough, dos niños se le cruzaron en la carretera mientras iban en bici y él salió brutalmente despedido fracturándose las sienes y falleciendo a los seis días. 

Lawrence de Arabia, su historia
Hoy en día, existe una figura de T.E. Lawrence vestido con ropas árabes en frente de la iglesia de Wareham.

EXISTEN DOS CLASES DE HOMBRES: AQUELLOS QUE DUERMEN Y SUEÑAN DE NOCHE Y AQUELLOS QUE SUEÑAN DESPIERTOS Y DE DÍA… ESOS SON PELIGROSOS, PORQUE NO CEDERÁN HASTA VER SUS SUEÑOS CONVERTIDOS EN REALIDAD.

Thomas Edward Lawrence

El aprendizaje, sonidos con imágenes | VCN

 ... “La actividad oscilatoria cerebral del niño se incrementó cuando escucharon la palabra que coincidía con la forma que se mostraba”, explicó ...


Concepto de tiempo para los amondawa | VCN

 ... Los amondawa se las apañan tan bien para ignorar totalmente la presión del tiempo que ni siquiera tienen una palabra que lo designe.


Burbujas con Internet para aislarse del mundo | VCN

 ... Cuando busques algo, limita la frase a 10 palabras. ... los resultados con alguna palabra, deberás usar el signo de resta, el cual es un guión.

Publicado por : http://supercurioso.com/
Creative Commons