La historia del Pirata Barbanegra

La historia del Pirata Barbanegra
La curiosa historia del Pirata Barbanegra.

Sólo con escuchar su nombre sentimos de inmediato un pequeño escalofrío y una mezcla que va entre la repulsión y la curiosidad; la industria del cine nos ha traído en varias ocasiones la figura de este eminente Pirata que impregnó de terror y fechorías los mares del Atlántico y el Pacífico, que hundió infinidad de navíos y barcos mercantes.

Pero lo realmente curioso de su biografía es que sus malévolas acciones solo tuvieron una duración de dos años, solo dos años, 1716 y 1718, donde su oscura estela y su carácter particular sembraron para siempre las semillas de la imaginación popular y de la mitología para hacer de él una figura que sigue habitando entre nosotros.

De ahí que queramos desvelarte su curiosa historia para que, de algún modo, descubras que en ocasiones la realidad va más allá de la ficción…

Un pirata con estilo.

En efecto, la llegada de Edward Teach al reinado de los mares (ese era su nombre real) supuso un cambio radical en el mercado de los asaltos y robos en el tranquilo océano. 

Y es que este hombre nacido en Bristol entró muy pronto en contacto con el mundo del mar, empezó siendo marinero en la Guerra de Sucesión Española navegando en barcos corsarios del Caribe, hasta que llegó un momento en que, tras pasar unos años junto a otro pirata británico llamado Benjamin Hornigold, adquirió la suficiente experiencia como para comandar su propio barco, el “Queen Anne Revenge”.

Se sabe además que su imagen era realmente impactante: medía casi dos metros y vestía de un modo tan llamativo como aterrador, traía un tocado en la cabeza con un tricornio con plumas, llevaba varias espadas, cuchillos y pistolas, y lo que fue más interesante… se decía que su imagen era similar a la del diablo y que de su rostro emanaba un extraño humo negro ¿la razón? 

La historia del Pirata BarbanegraBajo el ala de su sombrero llevaba unas mechas de combustión lenta, una especie de cuerdecillas de cáñamo mojado con salitre y agua de sal que encendía antes de entrar en batalla y abordar a un barco.

De algún modo, Edward Teach fue quien asentó las bases de la imagen del pirata clásico.


La edad de oro de la piratería

Barbanegra expolió los mares del Caribe y la costa Atlántica, su técnica más conocida era perseguir a los barcos para llevarlos hasta escolleras, hasta canales peligrosos que él conocía muy bien para ponerlos en peligro y luego abordarlos. 

De ese modo, derrotaron infinitos buques de guerra de la Royal Navy, barcos que en ocasiones iban armados con 30 cañones.

¿Un pirata con corazón?

Una de sus batallas más sonadas fue la gran hazaña del bloqueo del puerto deCharleston por su pequeño barco el Queen Anne, cercando la ciudad y secuestrando a los ciudadanos más poderosos. Lo único que pedía era una caja de medicinaspara atender a su tripulación.

El final de Barbanegra

Los comerciantes eran incapaces de avanzar con sus negocios teniendo a un personaje como Barbanegra dominando los mares. 

Hartos de sus fechorías mandaron al teniente Robert Maynard en su busca, y la caza de este oficial junto a varios navíos apoyando la misión, fue implacable, teniendo una supremacía de 3 a 1 lograron hundir sin mucho esfuerzo al Queen Anne y derrocar de su reino al temible Barbanegra: recibió cinco balazos, para después, ser decapitado con el fin de exhibir su cabeza en el patio de guarnición de Hampton.

Y allí, se inició la leyenda…

... Sus seguidores se visten de piratas cuando llega la ocasión, terminan sus correos con un solemne “Ramen!” (en lugar de Amen) y siguen con ...


11 leyendas de terror en Costa Rica | VCN

... Confió el plan al compañero que más temía, un viejo pirata corazón de ... mientras el fantasma del pirata sin cabeza continuaba gritando su ...


Vida cotidia nitica: El incidente Max Headroom

Pero no iba a ser esa la única aparición de la misteriosa emisión pirata. Un par de horas después, a eso de las 23:15, otra cadena local de Chicago, la WTTW ...

Publicado por : http://supercurioso.com/
Creative Commons