Las salamandras, regeneración de tejidos

Las salamandras, regeneración de tejidos
Las salamandras, maestras de la regeneración de tejidos.

Si de pequeños os gustaba perseguir lagartijas seguro que más de una vez os habéis quedado con la cola de una en la mano, mientras ella huía despavorida.

El animalito sabía muy bien lo que hacía y sacrificaba su cola a cambio de huir de vuestras garras, pero la pérdida no duraba mucho tiempo y pronto gozaba de una cola nuevecita que le ayudaría a volver a escapar en caso de peligro.

Y es que la lagartija, al igual que otros muchos animales, como la estrella de mar o el ajolote, tiene la capacidad de regenerar algunas partes de su cuerpo, pero lo cierto es que ninguno de ellos lo hace tan rematadamente bien como la salamandra, que puede perder sin miedo prácticamente cualquiera de sus órganos y, además, durante toda su vida, al contrario que otras especies que sólo pueden hacerlo en estado larvario.

Curioso, ¿no?

 ¿Qué sabemos sobre las salamandras?  

Al contrario que otras especies de las que hemos hablado en la sección de animales curiosos, la salamandra es bastante conocida por todos nosotros.

Se trata de un anfibio de costumbres tan terrestres que sólo entra en el agua para parir. Es más, algunas subespecies ni siquiera se dignan a mojarse para eso y deciden depositar sus larvas en tierra.

Su cuerpo es de color negro, cubierto de manchas amarillas, que en ocasiones también pueden estar mezcladas con motas rojas, y su tamaño oscila entre los 18 y los 25 centímetros, cola incluida, aunque las hembras suelen ser un poco más grandes.

Ovovivípara y de hábitos nocturnos, la salamandra posee un diseño tan inteligente que más que fruto de la evolución parece obra de los mejores científicos e ingenieros, ya que posee características enormemente ventajosas, como la piel envenenada con colores capaces de ahuyentar hasta al más valiente de los depredadores y, como os decía, una grandísima capacidad de regeneración.

Las salamandras, regeneración de tejidos

¿En qué consiste la capacidad de regeneración de la salamandra?

Como os decía, aunque muchos otros animales también pueden regenerar ciertas partes de su cuerpo, ninguno lo hace con la maestría de la salamandra. 

Y es que lo mismo regenera sus extremidades que órganos tan importantes como el cerebro, el corazón, la médula espinal ¡o incluso los ojos!

Otros anfibios, como el ajolote, poseen características similares, pero las pierden una vez realizada la metamorfosis hacia la etapa adulta.

En cambio, la salamandra sigue repitiendo la magia durante el resto de su vida y, aunque hasta hace poco era un misterio cómo lo hacía, un grupo de investigadores de la Universidad de Tsukuba, en Japón, acaban de realizar un estudio en Nature en el que destapan el truco del anfibio.

Para la realización del experimento, estos científicos utilizaron un conjunto de salamandras transgénicas, a las que siendo embriones unicelulares se les introdujo un gen activo en las fibras musculares, y monitorizaron los cambios de sus células durante el proceso de regeneración, antes y después de la metamorfosis.

Por lo general, se sabe que cuando una salamandra pierde una de sus extremidades, se agrupa en el muñón una masa de células denominada blastema, que será la que regenere la nueva extremidad.


¿Pero de dónde proceden estas células?

Gracias a este experimento, han podido observar que depende de la etapa en la que se encuentre el animal. 

Cuando aún son larvas, usan las células madre musculares que, como sabéis, todavía no se han terminado de diferenciar. Sin embargo, cuando ya son adultos, reclutan fibras musculares esqueléticas ya formadas.

 Además, comprobaron que ocurre exactamente lo mismo con la piel, los huesos y las fibras nerviosas.

Este descubrimiento, además de sacar a la luz cómo se regeneran las salamandras, supone un gran paso hacia la regeneración de tejidos en otras especies, incluidos los mamíferos.

Esto sí que es un animal curioso, ¿verdad? , lo que nos lleva  a la siguiente pregunta...


¿Podrían los humanos llegar a regenerar sus extremidades?


Son muchos los seres vivos capaces de regenerar algunas partes de su cuerpo.

Desde la lagartija, que soltaba su cola en nuestras manos cuando tratábamos cazarla de pequeños; hasta la salamandra, a la que dedicamos recientemente un artículo con motivo de su gran poder de regeneración, pasando por la estrella de mar, son muchos los animales con este super poder, que causa la envidia de los seres humanos.

Sin embargo, si nos retrotraemos a las etapas más tempranas de nuestros antepasados, cuando aún tenían branquias y se parecían más a los peces que a nosotros mismos, veremos que ellos sí que tenían el poder de la regeneración. 


¿Qué pasó con él? 

¿Por qué lo perdimos? Puede que los científicos no puedan contestarnos a esas preguntas, pero tienen algo mucho mejor, ya que han comprobado que los genes necesarios para este proceso aún se encuentran latentes en nuestro genoma, sólo hay que buscar un modo de despertarlos.

Un grupo de científicos parece estar en el buen camino para obtener corazones a partir de células de la piel y en este artículo os contamos cómo lo hacen. 


¿Tendremos los humanos la capacidad de regenerar extremidades?

Quizás hacer esta afirmación sea apuntar muy alto, pero si los resultados de este estudio, recientemente publicado en Nature, llegan a buen puerto, podría suponer un trampolín para terapias muy efectivas en el campo de la medicina regenerativa.

Estos científicos, procedentes de la Universidad de Duke, llegaron a esta conclusión cuando, tras realizar una lista de los genes que llevan a animales como la salamandra o el pez cebra a regenerar sus tejidos , comprobaron sorprendidos que los humanos también tenemos algunos de ellos.

Por lo tanto, era necesario buscar un modo de regular su activación para poder aprovechar su capacidad regenerativa. 


¿Cómo realizaron el estudio?


Tras adentrarse en el estudio del genoma del pez cebra, comprobaron que éste contenía una serie de secuencias reguladoras que potenciaban la acción de los genes responsables de la regeneración de tejidos. 

Esto resultaba muy interesante; ya que, si bien es cierto que ya se ha conseguido regenerar tejidos en el laboratorio en casos como la proliferación de células del corazón o la regeneración de una aleta cortada, lo que aún no se ha logrado es usar estos factores reguladores a modo de interruptor, de modo que se mantenga activado el proceso de regeneración y se apague una vez curado el tejido lesionado.

¿Pero funcionarían estos mecanismos en mamíferos? Para comprobarlo, utilizaron un grupo de ratones transgénicos, en cuyo genoma se introdujeron los genes de interés obtenidos del pez cebra. 

Además, la construcción genética que se le introdujo también contenía el gen lacZ, usado en investigación por su capacidad para producir color azul en el lugar en el que se active.

De este modo, pudieron comprobar que, efectivamente, una vez modificado el genoma del ratón, se producía la activación de los genes asociados a la regeneración en el corazón y las patas lesionadas.

Aunque aún les queda mucho por estudiar, estos resultados son una grandísima noticia para la medicina regenerativa, pues revelan la capacidad de estos genes activadores para potenciar la regeneración de tejidos en mamíferos y, ¿por qué no?, quizás también en humanos.

De momento se encuentran buscando más de estos genes para comprobar si actúan específicamente en un tejido concreto y aprender cómo usarlos de forma eficiente.

Por lo tanto, regenerar extremidades perdidas en humanos es cosa de películas de ciencia ficción, pero bueno, la ciencia de los laboratorios está dando grandes pasos en ese aspecto; así que, nunca mejor dicho, todo se andará.

14 sorprendentes animales de nuestro mundo | VCN

... La salamandra gigante de China, que en tiempos de Confucio se creía una especie de lagarto, puede alcanzar en la edad adulta una longitud ...


¿Se adaptarán todos al calentamiento global ? | VCN

 ... Salamandra europea. Fuente: John J. Wiens. Las especies no se adaptarán al calentamiento global . Un estudio llega a la conclusión de que ...


¿Como sobrevivir a un ascensor en caída libre? | Vida cotidia nitica

 ... queda descartada en primera ronda la versión de los que piensan que es buena idea pegarte a los lados del cajón, como una salamandra, ...

Publicado por : http://www.medciencia.com/
Creative Commons