Gran huerta urbana en azotea de Brooklyn

Conoce la mayor huerta urbana del mundo en una azotea de Brooklyn.

Loca o no, es una idea que se ha ido extendiendo en los últimos tiempos, desde Central Park hasta el Hotel Oasia Downtown de Singapur.

Y no lo han hecho porque sí, sino que han tenido en cuenta estudios como el publicado por la empresa de diseño Arup, en el cual se han analizado todos los beneficios de cubrir los edificios con plantas, más allá de los evidentes como disminuir el CO2 ambiental.


Gran huerta urbana en azotea de Brooklyn

Tomates, lechugas, zanahorias, remolachas, habas, rábanos, pimientos, rúcula … todo cultivado sin pesticidas y a decenas de metros de altura, conforman el mayor jardín urbano que se haya construido en la azotea de un edificio. 

Por loco que parezca hay 40 mil metros cuadrados de cultivos orgánicos alojados en la parte superior de una nave industrial, situada en Brooklyn, Nueva York.

El proyecto llamado Brooklyn Grange Farm, es una iniciativa que promueve el cultivo de alimentos en los tejados de los edificios neoyorquinos.

El Brooklyn Grange Farm también vende “canastas de alimentos orgánicos” a las familias interesadas en recibir la comida semanal en casa, y restaurantes produciendo más de 22 toneladas de alimentos sanos cada año.

La iniciativa se auto financia con lo que vende, donativos y también se hacen eventos incluso bodas, además tiene una importante contrapartida social, enseñando cómo hacer compost, criar abejas y cultivar alimentos en la azotea de tu casa, todo de forma gratuita y además contrata a gente sin hogar para ayudar en el mantenimiento dándoles una importante oportunidad de generar sus propios ingresos y comer saludablemente. 

Gran huerta urbana en azotea de Brooklyn

Escogieron los techos para su emplazamiento debido a que los metales pesados producidos por los coches y el transporte en general no llega a los mismos pudiendo producir alimentos de calidad y sanos en el medio de la polución de una urbe como Nueva York.

¿Imagínese si cada techo de una ciudad tuviese un huerto en su azotea? Solo con lo que se ahoraría en combustible, pesticidas y demás ya podríamos terminar con gran parte de los problemas de este mundo.

Por qué deberíamos cubrir todos los edificios con plantas

Cubrir los edificios con plantas puede parecer una idea estéticamente bonita, aunque sus beneficios prácticos son otra historia.

Poder conservar al máximo la vegetación existente en el planeta debe ser una prioridad para todos, aunque por desgracia las cosas no son así. De hecho en las últimas dos décadas nos hemos cargado un 10% de la vegetación mundial, algo que debería preocuparnos. Ahora bien, ¿qué tal si se nos ocurre cubrir los edificios con plantas? ¿es una idea tan loca como parece?

Cubrir los edificios con plantas, una idea genial contra la contaminación

Para llevar a cabo tal investigación, los ingenieros de Arup analizaron diferentes parámetros en cinco grandes ciudades (Berlín, Hong Kong, Melbourne, Londres y Los Ángeles).

El primer beneficio evidente fue la disminución de CO2 y el aumento de oxígeno, algo necesario teniendo en cuenta la disminución de espacios verdes a nivel mundial a la que nos enfrentamos actualmente. 

deberíamos cubrir todos los edificios con plantas
El segundo beneficio de cubrir los edificios con plantas es la reducción de la contaminación, ya que absorben otros contaminantes como el hollín o el polvo. De hecho, según otra investigación, incluso una planta de escritorio es capaz de mejorar el aire interior de una casa.

Por otro lado, y según el estudio de Arup, a pesar de que tan solo un par de rascacielos no acabarían con la contaminación de toda una ciudad, sí se ha demostrado que los contaminantes en el aire que pasa entre solo dos edificios cubiertos de plantas se puede reducir hasta un 20%.
Cubrir los edificios con plantas mejora la temperatura de una ciudad

Por otro lado, es bien conocido el “efecto isla de calor” producido por los edificios y las carreteras, los cuales irradian más calor si cabe durante los días calurosos de verano. Según el estudio de Arup, en ciudades de gran altura como Hong Kong, cubrir los edificios con plantas podría producir una disminución de la temperatura media hasta 10 ºC.

En una prueba realizada en verano, descubrieron que cubrir un techo con vegetación permitía mantener la misma temperatura que el aire ambiente, mientras que un techo desnudo podía llegar a aumentar su temperatura hasta 50ºC.

Asimismo, la sombra producida por las cubiertas vegetales permiten reducir la temperatura interior de los edificios (a veces incluso demasiado). E incluso son capaces de reducir el impacto acústico externo.
Cómo cubrir los edificios con plantas ayuda a reducir la contaminación acústica y la humedad

Además, este estudio también ha demostrado que cubrir los edificios con plantas tiene efectos positivos sobre el ruido del tráfico, a pesar de que no pueden bloquearlo por completo.

Al menos, eso sí, pueden mejorar el descanso nocturno y bloquear los sonidos más distantes.

Otro beneficio sería mejorar la humedad y las posibles inundaciones, pues teniendo plantas y arbustos cubriendo edificios ayudaría a absorber el agua de lluvia y retrasaría el tiempo que el agua tarda en llegar hasta el suelo, evitando también efectos perjudiciales de posibles inundaciones.

Finalmente, como beneficios diversos añadidos, tenemos una mejora del bienestar de los trabajadores de las oficinas al tener la naturaleza cerca, mejorado así a su vez la diversidad de la ecología urbana, haciéndolas más limpias, tranquilas y frescas.

Deberían ser algunos datos a tener en cuenta para mejorar nuestras grandes ciudades.

Los bosques acuáticos de Kelp | VCN

 ... de los ecosistemas más asombrosos que existen, desconocido para la mayoría y habitados por extraordinarios bosques de algas gigantes, ...


¿Qué ocurrió en la isla de Pascua? | VCN

 ... esta tierra en forma de triángulo se despierta cada día con el silencio del océano atendiéndola expectante, temeroso aún por esos gigantes ...


¿Son cercanas las estrellas que vemos a simple vista? | VCN

 ... Entre ellas, hay pocas estrellas gigantes o supergigantes rojas, pero hay muchísimas enanas rojas. Son estrellas más pequeñas y frías que ...

La entrada aparece primero en Omicrono.
Publicado por : http://ecocosas.com/
Creative Commons