¿Para qué sirve la risa?

¿Para qué sirve la risa?
¿Para qué sirve la risa? 

A primera vista, algunas reacciones y comportamientos humanos, como la risa o el llanto, podrían parecer que no son importantes para nuestra supervivencia.

Sin embargo, como todos los rasgos seleccionados por selección natural deben tener alguna utilidad que, al menos en algún momento de nuestra historia, fuera de gran importancia en nuestro desarrollo.

Por ello, nos preguntamos hoy cuál es la función de la risa.

En general, la risa y el humor están relacionados con la comunicación ya que permiten la creación de lazos afectivos y la pacificación de situaciones estresantes, aunque también es necesario tener en cuenta los beneficios fisiológicos que produce.

Existen en la actualidad tres teorías que pueden explicar el por qué de la risa.


1. Teoría del alivio  

Según esta propuesta, la risa es utilizada, sobre todo durante las interacciones sociales, como respuesta a situaciones estresantes puesto que notamos que al reír la tensión se reduce. 

Este fenómeno ocurre porque muchos de los efectos negativos del estrés, como la constricción de las vías respiratorias, se reducen con la risa. 

Esto fue demostrado mediante un experimento en el que se aplicaba un alérgeno constrictor a 20 individuos sanos y 20 individuos enfermos de asma. 

A continuación se les hacía ver una película de humor u otra de distinto género. 

En todos los casos, el alérgeno actuaba con menos fuerza en el grupo que había visto la película de humor. 

Por tanto, la función pulmonar y otros efectos fisiológicos causados por el estrés mejoran con la risa, lo que hace del humor un fantástico tranquilizante natural. 

Además, este experimento demostró también que el asma se agrava con situaciones negativas y que, por el contrario, sus síntomas mejoran con la risa.

2. Teoría de la incongruencia

Esta segunda teoría afirma que las personas ríen cuando se encuentran cosas sorprendentes o que van en contra de un patrón aceptado, siempre y cuando la contradicción con el patrón no llegue a ser peligrosa. 

Es decir, reímos cuando nos encontramos con algo absurdo que rompe con la normalidad, siempre que ésto no sea excesivo. 

En estos casos, la función de la risa no reside en sus beneficios fisiológicos, sino en una ayuda a la hora de entender ciertas situaciones. 

Así, la risa sería una reacción del cerebro a una contradicción: vemos una situación como normal a la vez que sabemos que ésta es absurda y atenta contra el orden natural. 


3. Teoría de la superioridad  

La teoría de la superioridad sostiene que también nos reímos de comportamientos incorrectos porque esto refuerza la unidad entre miembros de un determinado grupo social. 

La risa sería entonces una manera, preferible a la violencia, de responder contra individuos que se niegan a obedecer las convenciones sociales. 

Esta propuesta también explica la risa que produce ver a personas o animales en situaciones embarazosas o tontas. 

Nos reímos porque nosotros no somos parte de esas situaciones y, en cierto modo, nos sentimos superiores a ellos.

Este tipo de humor, que puede parecer malicioso, está presente en buena parte los programas de televisión y vídeos de Internet que vemos todos los días.

La entrada aparece primero en Medciencia.
Creative Commons