¿Es recomendable reutilizar botellas de plástico?

¿SE DEBE REUTILIZAR LAS BOTELLAS DE PLÁSTICO?
¿Es recomendable reutilizar las botellas de plástico?

Ya pues, no nos hagamos los locos, todos en algún momento hemos rellenado alguna botella de gaseosa con café, filtrante o cualquier otro líquido bebible.

Esto es un clásico en la época escolar y laboral.

La gran mayoría se ha visto en la urgencia de utilizar estas botellas plásticas de refrescos como contenedores de líquidos (casi siempre, diferente al de la etiqueta).

Sin embargo, existen muchas interrogantes respecto a la seguridad de esta acción.

Pero vayamos a lo que todos quieren saber: ¿es peligroso hacer esto? Rellenar botellas plásticas con bebidas frías y calientes una y otra vez, ¿es dañino para la salud? ¿Qué tan dañino? ¿Nos puede dar cáncer si hacemos esto? En este post, resolveremos (casi) todas estas preguntas.

1. ¿De qué material están hechas las botellas?

Sabemos que las gaseosas y bebidas se comercializan en distintos envases (botellas de plástico, de vidrio, latas, tetrapack, etc), pero aquí nos enfocaremos exclusivamente en las botellas de plástico.

Estas botellas están hechas de un material llamado tereftalato de polietileno, el cual es un polímero o macromolécula que se forma por la unión de moléculas más pequeñas llamadas monómeros.

El blog Gominolas de Petróleo dedicó una publicación entera a la explicación de estos recipientes, enfocándose principalmente en los envases contenedores de agua mineral.

Pero antes de pasar a los fundamentos científicos, mencionemos algunas razones (que a pesar de obvias, resultan importantes) por las que debemos evitar el uso de las mismas.


 2. Motivos por los que se debe evitar rellenar botellas

Muchas empresas han empezado a implementar logotipos que advierten a los usuarios, no volver a utilizar las botellas plásticas. Pero al margen del material con el que se fabrican, ¿de verdad es peligroso rellenar una botella de plástico?

No rellenes, es por tu bien. Foto: gominolasdepetroleo.com
Una de las razones por las que no debemos hacer esto, por más inocente que suene, es que algunas personas pueden confundir el contenido con algun líquido bebible. Resulta increíble que esto pueda suceder, pero cada año se registran diversos ingresos de personas a los hospitales por estas razones.

Otra razón se relaciona con los microbios que pueden contener las mismas. El interior de las botellas de plástico puede estar contaminado con bacterias y hongos que pueden provenir de distintas fuentes, como nuestra boca o el ambiente mismo.

Si ingerimos estos microorganismos, podríamos adquirir enfermedades a corto o largo plazo.


3. ¿El plástico es dañino para la salud?

Ya sabemos por qué no deberíamos reutilizar estas botellas: por seguridad a prueba de dummies y porque el hecho de contener algún líquido también puede contener bacterias. Pero ¿el material es tan dañino como dicen algunos?

La legislación vigente en la UE es  bastante explícita:

“Los materiales y objetos, incluidos los activos e inteligentes, habrán de estar fabricados de conformidad con las buenas prácticas de fabricación para que, en las condiciones normales o previsibles de empleo, no transfieran sus componentes a los alimentos en cantidades que puedan:

a) representar un peligro para la salud humana,
b) provocar una modificación inaceptable de la composición de los alimentos,
c) provocar una alteración de las características organolépticas de éstos.” Vía: europa.eu

Algunos compuestos del PET podrían ser transferidos a las bebidas y es justamente por eso que la legislación establece límites de migración basados en investigaciones anteriores.

Un estudio sobre el PET indica que podría tener algunas implicaciones sobre la salud que no están muy claras aún, y que se deberían a una actividad genotóxica y estrogénica de compuestos que migran al agua:

Ftalatos

Este es uno de los compuestos que se usan en las botellas de plástico para aumentar su flexibilidad. El PET es una “especie” de fltalato (tereftalato de polietileno), pero la gran diferencia entre ambos es que el ftlalato se relaciona con problemas para la salud mientras que el PET, a pesar de ser una especie del mismo, no es dañino. Sin embargo, algunos estudios han encontrado indicios de ftalato y la razón se debe al uso de plástico reciclado en las botellas.

Antimonio

Este otro elemento se utiliza como catalizador para la fabricación del PET. El artículo de Gominolas lo explica bastante bien.

“El antimonio, que es tóxico a partir de ciertas concentraciones, puede migrar del plástico de la botella al agua que está contenida en ella, por lo que, como acabamos de mencionar, las autoridades sanitarias establecen unos límites de migración específica, que en Europa están en 5 ppb (partes por billón), en EEUU y Canadá en 6 ppb y en Japón en 2 ppb.”

Formaldehido y Acetaldehido

Estos compuestos son los que tienen la culpa del “sabor a plástico” del agua embotellada cuando se somete a temperaturas altas u otro tipo de condiciones. Entonces, para ir recapitulando: si se cree que el PET puede ser riesgoso para la salud, ¿por qué es utilizado en alimentos? Porque no ha sido demostrado, así de simple. Los últimos estudios realizados al respecto son bastante contradictorios.


4. Ya me confundí. ¿Conclusión?

Después de hablar tanto de químicos al estilo de Walter White, preferimos resumírtelo de una manera práctica. La razón por la que están apareciendo esas advertencias de relleno en algunas botellas de otros países es tratar de evitar posibles intoxicaciones accidentales y riesgos microbiológicos.

Un estudio ha demostrado que la reutilización de una botella de plástico se parece al efecto de una botella de agua guardada durante mucho tiempo.

En otras palabras, “la concentración de sustancias potencialmente tóxicas en el agua que ha permanecido mucho tiempo en el interior de una botella, sería similar a la que podríamos encontrar en el agua de una botella que ha sido reutilizada muchas veces”, dice Syam S. Andra.

Sea como sea, los resultados del estudio no son concluyentes, por lo que se deduce que rellenar botellas varias veces (3 o más) no representa un problema grave para la salud si se cumple con las recomendaciones: no tenerla mucho tiempo rellanada, no exponerla a altas temperaturas, mantener la higiene y no rellenarla con productos que no sean de consumo humano.

Entonces ya sabes, rellenar una botella no es muy recomendable que digamos, pero si lo haces, hazlo con mucho cuidado.

Publicado por : http://ciencia.utero.pe/
Creative Commons