La ortorexia

Cuando comer alimentos saludables se convierte en obsesión. Ortorexia
Cuando comer alimentos saludables se convierte en obsesión. Ortorexia.

Como todos sabemos el comer alimentos saludables y mantener una dieta balanceada son hábitos indudablemente sanos para cualquier persona además de muy recomendables.

Sin embargo, en ocasiones, algunas personas pueden llegar a la obsesión con mantener este tipo de hábitos, y que se llegue el momento de ser hasta nocivo para la salud. 

Este curioso fenómeno es conocido como ortorexia.

¿Qué es la ortorexia?

La ortorexia u ortorexia nerviosa define a la obsesión enfermiza por el consumo de alimentos saludables. 

El término fue acuñado en 1997 por un doctor estadounidense llamado Steven Bratman y deriva de los términos griegos ortho que significa correcto y orexis, que se relaciona con el apetito.

Comer saludable nunca puede ser dañino para el cuerpo, lo que ha llevado a que sea un trastorno no aceptado por la mayoría. 

Sin embargo, cuando se alcanza el grado de obsesión con el tema, surgen los problemas asociados aunque de un principio nos cueste creerlo ,es similar a padecimientos más conocidos como la anorexia o la bulimia, pero la diferencia radica en que en estas últimas las personas se preocupan por la cantidad de comida que consumen y el peso, mientras que los ortoréxicos lo hace con la calidad de la misma.

¿Qué problemas están asociados a la ortorexia?

¿Empleas muchas horas pensando en lo que vas a comer? ¿Gastas mucho dinero en productos alimenticios sanos?

 ¿Estás obsesionado por lo que comes? Las personas con ortorexia están preocupadas en todo momento por los alimentos que deben consumir, de manera que restan importancia a todo el resto de su vida personal o social. 

Pueden pasar muchas horas pensando, estudiando o planificando la preparación de comidas sanas y sus horarios de consumo más saludables. 

También cabe la posibilidad de tener un sentimiento de culpa cuando come alimentos incorrectos

Esto puede provocar un aislamiento de sus amistades o familiares, distracciones laborales y demás problemas.

Además, puede provocar que si en algún momento no puede seguirse la dieta por alguna causa, rompiendo las estrictas reglas auto impuestas, la persona se sienta muy mal y sientan sensación de culpabilidad.

Por otro lado, la percepción de lo que es saludable para el consumo en ocasiones puede ser tan estricta que la persona puede llegar a mal alimentarse en realidad, causando graves problemas de desnutrición.

Una complicación secundaria identificada con la ortorexia es el sentimiento de superioridad que puede experimentar la persona, la cual se reconoce superior a otros al considerar que tiene hábitos alimenticios perfectos y ordenados que los demás son incapaces de mantener. Esto también puede dañar sus relaciones sociales.

Aunque existe un debate sobre lo que puede llevar a una persona a padecer de ortorexia nerviosa, parece que una gran parte de la culpa la tiene la sociedad y la creciente obsesión por las dietas y el culto a la belleza corporal.

Los medios de comunicación informan de manera constante sobre alimentos dañinos para el organismo, la relación entre estos y los infartos, el cáncer, la obesidad, etcétera, lo cual puede influir de manera marcada en algunas personas con tendencias obsesivas compulsivas.

¿Cual seria su tratamiento?

La ortorexia no es sencilla de identificar ya que la persona no suele reconocer como un problema su decisión de alimentarse saludablemente, no identificando la obsesión asociada a la conducta, que es lo que define a este trastorno.

Una vez identificada si llega al extremo de obsesión y a la vez sentirte mal, la ayuda psicoterapéutica y el apoyo familiar pueden ser las mejores soluciones para superarla.

En fin, como se suele decir todo es bueno, pero a su justa medida, no hay que dejar que un habito aun siendo saludable se convierta en una obsesión

Muy Importante: La información ofrecida en este articulo es con carácter informativo basada en distintas publicaciones y no pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional medico, ademas que hay que considerar las características únicas de cada persona y cualquier anomalía o trastorno que puedas padecer o pienses que pueda ser tu caso, siempre consulta con tu médico.

Creative Commons