Lunares, atractivos pero peligrosos

Lunares, atractivos pero peligrosos
Los lunares en nuestra piel, atractivos aunque quizás peligrosos.

Los nevus o lunares son unas manchas pardas, más o menos oscuras, que salpican nuestra piel en número que pueden llegar incluso a los 15 o 20.

Los lunares, que están constituidos por células nérvicas unidas en manera de ramillete o nido, van apareciendo progresivamente a lo largo de la infancia y adolescencia, llegando a su máximo en nuestra etapa adulta, y que empiezan a borrarse a lo largo de la vejez.

Por norma general, estas manchas -que a veces resultan atractivas y en otras ocasiones desagradables- nunca llegan a ser peligrosas.

Pero en algunos casos excepcionales, uno de estos inocentes puntitos evolucionan en torno a una forma de cáncer de piel que suele ser bastante grave, el melanoma (es un cáncer que se origina en cierto tipo de células en la piel).

Aunque existen tumores melánicos benignos, son frecuentes las neoplasias pigmentarias de evolución clínica maligno, como el melanosarcoma. 

Pero, ¿cómo podemos conocer cuándo un lunar puede ser peligroso?

Al examinar un nevius debemos tener en cuenta su tamaño, que normalmente nunca llega a exceder los 5 milímetros de diámetro. Según los especialistas en dermatología, a partir de los 10 milímetros, el lunar puede llegar a ser sospechoso. 

Lunares, atractivos pero peligrosos
Lunares malignos (Cancer)

La coloración del mismo es otro exponente de la salud de la mancha.

Si su color es uniforme, estamos fuera de peligro; sin embargo si presenta distintas tonalidades o contiene puntitos de color rojo, azul o blanco, es recomendable visitar al especialista para que lo analice.

La forma del lunar, que debe de ser de limites adecuadamente definidos y marcados, y su naturaleza igualmente puede darnos algunas pistas sobre si puede llegar a ser maligno o no.

Si es congénito, o surge en los primeros meses de vida, conviene extirparlo lo antes posible.

Por último, hay que tener en cuenta la ubicación del lunar.

Los nevus acrales, ubicados en las piernas, pies, brazos y manos, es recomendable que sean examinados por nuestro dermatólogo, al igual que los situados en el aparato genital, cuello y articulaciones, que están sometidos a frecuentes traumatismos.

El síndrome del animal doméstico | VCN

 ... La reproducibilidad de este síndrome en prácticamente todas las especies domesticadas supuso un rompecabezas científico que lleva más de ...


El Aloe Vera ( sábila ) y el nopal | VCN

 ... Este es un componente muy especial que se encuentra en grandes cantidades en todas aquellas plantas consideradas "milagrosas", por sus ...


Todo sobre las moscas, PRIMERA PARTE | VCN

 ... Podríamos decir que todas estas características que acabamos de mencionar de los dípteros están también presentes, en general, en los ...

Creative Commons