¿Los helados nos producen “congelación cerebral”?

¿Por qué las bebidas o comidas muy frías nos producen “congelación cerebral”?
¿Por qué las bebidas o comidas muy frías nos producen “congelación cerebral”?

Probablemente en más de una ocasión habréis notado como los helados nos producen “congelación cerebral”.

Bueno, “congelar” no es el término científico más realista, pero el dolor de cabeza que sentimos tras un buen sorbo de una bebida granizada, o tras consumir un helado, bien podría describirse de esta manera. De hecho, tengo un amigo que todos los veranos hace lo mismo:

Se compra un granizado de limón y le da el mayor sorbo posible. 

Evidentemente el dolor de cabeza posterior es inevitable, pero él continua haciéndolo verano tras verano. Ahora bien, ¿por qué se produce esta sensación?

La ganglioneuralgia esfenopalatina, o “congelación cerebral” por tomar helado.

La causa de este dolor de cabeza con un nombre tan extraño como “ganglioneuralgia esfenopalatina” llega incluso a confundir a los neurólogos, pues no está totalmente claro por qué se produce este fenómeno tan común en la época de verano cuando nos dedicamos a tirar de helados o bebidas granizadas.

Así lo comenta el neurocirujano Yasha Kayan:

“Creemos que tiene que ver con la reacción del cuerpo al frío, como un mecanismo de protección.

Una de las teorías es que hay exceso de flujo sanguíneo cerebral y aumenta la presión en el cerebro, produciendo el característico dolor de cabeza”

Kayan comenta que el mecanismo de lo que sucede durante esta “congelación cerebral” podría ser muy similar a lo que se produce durante un episodio de migraña.

El dolor probablemente no procesa del cerebro, ya que aquí no hay receptores del dolor como tal, sino del recubrimiento del cerebro (las llamadas meninges cerebrales, las cuales sí tienen receptores del dolor), o incluso podría tratarse de un dolor referido desde la cara de la persona en cuestión.

“Es como cuando tienes dolor en otra ubicación, pero dicho dolor se transmite y siente como si el daño se produjera en ese lugar, ya que la distribución de los nervios es compleja. Es lo que sucede cuando la gente tiene dolor de hombro pero realmente están sufriendo un ataque al corazón”

De hecho, incluso existe un estudio al respecto. En 2012, según un estudio publicado en Experimental Biology, se hizo una prueba con 13 adultos sanos a los que se les indicó dar un sorbo de agua fría con hielo mientras se monitorizaba su flujo de sangre cerebral mediante doppler trans craneal (un tipo de ultrasonido). 

Según dicha prueba, el dolor de cabeza repentino podría estar provocado efectivamente por un aumento de flujo sanguíneo en la arteria cerebral anterior del cerebro.

Dicho dolor desaparecía cuando esta arteria se estrechaba, un proceso que se aceleraba al beber agua tibia.

¿Moraleja? La mejor opción es intentar no provocar dichos dolores de cabeza dando grandes sorbos de bebidas frías. Pero si sois como mi amigo y no podéis evitarlo, beber agua tibia o leche puede mejorar el dolor rápidamente.

Creative Commons