Latas de bebida, historia y evolución

Las latas de bebida, historia y evolución
Las latas de bebida, historia y evolución desde sus inicios en 1909.

El avance de la lata de bebidas en el mundo ha pasado por innumerables etapas durante todo el siglo XX, acompañando al avance social y económico que caracteriza a este período.

Aunque algunos estudiosos consideran el siglo XIX como el inicio del envasado de bebidas en lata, asociándolo al uso de las latas de conserva, nos remontaremos directamente a los comienzos del siglo XX.

Sin embargo ha sido a partir de la segunda mitad cuando podemos hablar de verdadera explosión en los avances de este vanguardista envase.

Los primeros intentos de envasar cerveza en lata, de los que hay constancia, datan de 1909 sin embargo también se reseñan las dudas iniciales de que un envase metálico fuera apto para la cerveza lo que retrasó su acogida inicial.

Los principales obstáculos se debían a la reacción química entre el metal y el contenido y a las dificultades del cierre para resistir la presión interior.

Algunas de las principales marcas como Busch y Pabst trabajaron este concepto antes de 1930.

Pero la primera lata de cerveza comercial apareció en enero de 1935, de la mano de Krueger, una pequeña cervecería de Newark. La llamó “Finest Beer”. Al final del mismo año la cervecera Felinfoel Brewery Co de Gales, lanzaba “Pale Ale” en lata.

Desde el principio hubo un gran interés en el desarrollo de la lata por las ventajas implícitas: un envase más ligero y transportable, no frágil y con gran superficie decorable, lo que permitía jugar con el diseño de la marca y distinguirse de los competidores de forma totalmente novedosa para un envase de bebida.

Krueger dio un paso adelante de la mano de American Can, que decidió invertir en la primera línea de fabricación y llenado de latas, de manera gratuita, hasta confirmar el éxito de la operación. Comenzaron las pruebas a finales de 1933, y las primeras latas salieron al mercado el 24 de enero de 1935.

En seis meses las ventas de Krueger se multiplicaron por cinco, 37 fábricas producían cerveza en lata a finales de 1935, y en un año se vendieron 200 millones de latas, con el crecimiento posterior que todos conocemos.

Aunque las primeras latas de Krueger eran de tapa plana, muchas de las primeras latas parecían botellas metálicas, ya que tenían cuello y cierre de tapón corona, pero en seguida se percibieron las ventajas del cierre plano, a pesar de que las primeras latas de este tipo se abrían con un abrelatas especial en forma de pico que perforaba dos agujeros más o menos triangulares.

Pronto se adoptó el fondo curvado para mejorar la resistencia a la presión interna, y en esos primeros años se experimentó con varias formas hasta ir centrando el diseño.

En el Reino Unido se produjo un desarrollo semejante aunque algo más tarde; en este caso fue Metal Box quien comenzó a producir latas para la cervecera galesa Felinfoel, cuya primera marca en lata “Pale Ale” salió al mercado en diciembre de 1935.
Latas de bebida, historia y evolución

Un año más tarde, cerca de cuarenta marcas llenaban latas en el Reino Unido, y poco tiempo después ya se llenaban latas en los mercados tradicionales cerveceros de Alemania, Bélgica y Países Bajos.

En 1939 se lanzó una lata de dos piezas llamada “crowntainer” que supuso el referencia de las latas actuales y que con distintas mejoras siguió en uso hasta mediados de los años 50. La segunda guerra mundial detuvo el empuje de la lata de cerveza.

La fabricación para los mercados interiores cesó y únicamente se fabricaron latas para provisiones militares. La vuelta a la normalidad se inició inmediatamente al término de la contienda, con otro evento de gran importancia: la llegada de los refrescos en lata.

Continental Can Company ya había experimentado en el mercado de los refrescos en 1938, envasando ginger ale de la marca Clicquot Club en latas similares a las de cerveza.

Problemas de fugas y de alteraciones del sabor a causa del barniz de revestimiento dieron al traste con este primer intento.

Hubieron de pasar 10 años desde estos primeros intentos hasta que Pepsi-Cola y otras compañías más pequeñas se volvieron a interesar por la opción de envasar sus productos en lata, una vez que Continental Can resolvió los problemas que habían frenado los desarrollos iniciales.

A pesar de ello en 1950 Pepsi retiró sus latas porque no veía un incremento del mercado como el que esperaba.

En 1953, gracias a las mejoras introducidas en la fase de producción, aparecen de nuevo en el mercado norteamericano refrescos de cola en lata.

El objetivo es el consumo en actividades de ocio al aire libre. Esta vez la apuesta es en firme y en apenas dos años las latas de refrescos empiezan a extenderse en el mercado, sin embargo las grandes compañías se resisten al cambio.

Coca-Cola,que en 1955 ya había enviado latas para las tropas norteamericanas en Japón y el área del Pacífico, seguía haciendo pruebas en mercados pequeños (ferrocarriles, compañías aéreas) sin embargo temía la reacción del gran consumidor frente a el nuevo envase.

Forzada por la competencia de Royal Crown Cola, que se había convertido en el máximo envasador de refrescos en lata, la compañía de Atlanta lanzó al mercado sus primeras latas en septiembre de 1959.

La lata de bebida es, desde sus inicios, un componente en permanente cambio.

Salvo los cambios más importantes, que igualmente iremos reseñando, las innovaciones muchas veces han sido imperceptibles para el consumidor, pero poco a poco han ido convirtiendo la lata de bebidas en un envase cada vez más frecuente, ligero y práctico de uso, además de ir mejorando su proceder medioambiental hasta llegar a ser con gran diferencia, el envase de bebidas más reciclado, en el mundo y en España en particular.

Latas de bebida, historia y evolución

Al final de la década de los 50 desaparecen definitivamente las latas con cuello cónico y cierre de tapón corona o de rosca, y a principios de los 60 se produjo la implantación de las tapas de aluminio de fácil apertura, cuya autoría se atribuye a Ernie Fraze, un ingeniero de Dayton Reliable Tool Company, en colaboración con Alcoa.

Supone la desaparición definitiva de la tapa plana que se abría con abrelatas, y finalmente la consagración de este tipo de envase.

En esas fechas comienza a emplearse el aluminio incluso en la producción de latas, y se produce otro cambio fundamental: el paso de la lata de tres piezas a la de dos piezas.

El cuerpo de la lata ya no se obtiene soldando una lámina en forma de cilindro y añadiendo la base y la tapa, sino mediante una técnica mucho más rápida y controlada: la llamada extrusión por impacto.

Entre otras ventajas, supuso un gran ahorro de material. Este método, introducido en 1964, se sigue empleando en el presente para elaborar envases como tubos de dentífrico o aerosoles, sin embargo se dejó de usar poco después para las latas de bebidas.

Estados Unidos lo sustituyó en 1966 ó 67 por un procedimiento de troquelado, embutición y estirado - DWI (Draw & Wall Ironed) – método que llegó a Europa en 1970, y que a partir de 1980 se ha convertido en el único sistema de producción.

Desde ese momento la evolución y el perfeccionamiento de los materiales y los procesos de fabricación ha sido continua, y es uno de los más claros ejemplos de cooperación entre sectores industriales, fabricantes de materiales, fabricantes de latas y envasadores.

La lata de bebidas aparece en España en 1966, cuando Cervezas Cruz Blanca, establecida en Breda (Gerona), lanza al mercado una nueva marca denominada “Skol International Lager”, bajo licencia de Ind. Coope Ltd.

El formato inicial es el de 33 cl, sin embargo pronto se fabrican envases de 35 cl, 44 cl y, años más tarde, también de 32 cl. Mahou, Aguila Imperial y Oro adoptaron enseguida el moderno envase y las restantes cerveceras españolas instalan paulatinamente líneas de envasado en latas de acero.

No obstante, hasta 1980, con la inauguración de la primera fábrica en Valdemorillo (Madrid), no se empezaron a elaborar latas de bebidas en España.

Un año después abría la fábrica de Agoncillo, en la Rioja. En la actualidad España es uno de los principales países consumidores de latas de bebidas en Europa.

Desde la llegada del aluminio ambos metales, aluminio y acero, han competido rudamente por sus clientes, lo que ha beneficiado una carrera tecnológica de progreso permanente en la calidad del envase, lo cual también ha repercutido en beneficio de los propios consumidores.

Curiosamente, la introducción de diversos desarrollos se realizó empleando uno u otro de los metales dependiendo del país, lo que demuestra la enorme competencia que se estableció desde el primer momento.

En España se empezaron a fabricar latas de aluminio en 1993, en La Selva del Camp,Tarragona. A partir de 1980 se llevaron a cabo numerosos desarrollos tanto en nuevos sistemas de envasado como en la tecnología de las tapas.

Uno de los avances claves fue la introducción de la anilla “stay on” que no se separaba de la tapa, con lo que se eliminaba que una reducida pieza de metal suelta pudiera ser un peligro si se tragaba por animales domésticos o salvajes, y que al no dispersarse en la naturaleza facilitaba el reciclado completo de la lata.

En esta misma década, la aparición de tecnología para inyectar nitrógeno en las latas permitió envasar refrescos y bebidas sin gas.

Al favorecer la precisión de las herramientas de elaboración y su automatización, igualmente se hizo posible disminuir el diámetro de las tapas, y con ello el peso de la lata en su conjunto. Como ejemplo, la disminución de su diámetro de 2.06 a 2.02 pulgadas permitió reducir un gramo (30% del peso de la tapa) entre 1991 y 1994.

Para los amantes de la cerveza, en 1992 se diseñó un mecanismo interno, el “widget”, que permite servir el contenido de la lata con las mismas características de sabor y textura que una cerveza de barril. Este componente se empleó posteriormente para otras bebidas espumosas o cremosas, como sidras o café.

En 1995 se introdujeron por primera vez las anillas de color como elemento de marketing, lo que permitió personalizar los productos mediante el uso de colores combinados con los de las marcas, innovación que después se amplió a las tapas permitiendo combinar el color de la tapa con la decoración integral del envase.

El empleo de sofisticadas técnicas láser y de impresión ha convertido a las anillas y a los propios cierres en singulares soportes informativos y promocionales que permiten también distinguir cada unidad y que el consumidor pueda participar directamente a través de Internet en sorteos o promociones.

En 1997 empiezan a fabricarse tapas con una apertura más grande que la habitual, facilitando el consumo directo desde la lata como si fuera de un vaso, y también el vertido del contenido de una forma más fluida. Esta originalidad se ha conocido como tapa de gran apertura - large opening end-, e igualmente con la expresión “gulper”, derivada de “gulp”, trago.

Estas mismas tecnologías permiten reproducir con gran calidad diseños cada vez más complicados. La lata puede, también, incrustar tintas termosensibles que indican cuándo se ha alcanzado la temperatura ideal de consumo o pigmentos que reaccionan frente a determinados tipos de luz, ofreciendo imágenes sorprendentes.

El formato incluso se ha diversificado, de manera que desde las tradicionales latas de 33 cl y 50 cl en la actualidad pueden hallarse en el mercado formatos desde 15 cl hasta 568cl, la tradicional pinta inglesa. Sin duda la posibilidad de apartarse del estilo completamente cilíndrico ha supuesto un moderno avance. Se desarrollaron las latas en relieve, que mediante un método de troquelado leve permite originar un resalte entre la superficie normal de la lata y, por ejemplo, la región de la marca, con lo que se genera una sensación distinta de calidad del envase que se puede adicionar igualmente a la calidad del producto.

Curiosamente la primera lata con forma, que no llegó a ser comercial, se desarrolló para el sector de refrescos con el objetivo de emular la tradicional silueta de la botella de refrescos más conocida, la botella “Contour”.

Las segundas latas con forma que se crean consiguen un efecto tanto o más asombroso, poniendo en relieve determinados aspectos del diseño, al tiempo que proporcionan al consumidor una sensación táctil hasta el momento desconocido.

En algunos mercados, como es el caso de Japón, las marcas ofrecen latas autocalentables o autoenfriables, en función de la bebida que contienen.

Los cierres son igualmente una parte trascendental en el progreso de las latas de bebidas. Después de la etapa inicial, caracterizada por la convivencia de las tapas planas y de los cierres cónicos rematados por un tapón corona, la tapa plana se convirtió en el elemento natural de cierre.

En 1963, la introducción en Estados Unidos de una lengüeta con anilla para abrir la lata abrió una nueva época para estos envases.

Hasta entonces se habían empleado distintas soluciones para abrir las latas, siendo la más frecuente la de una pieza triangular que, al ser presionada, permitía perforar unos agujeros preformados en la tapa. A finales de los años 80 se produce otro cambio de gran relevancia con la ubicación de un moderno mecanismo de apertura.

Una innovación esencial desde el punto de vista medioambiental. La tapa plana tradicional, denominada “211”, tenía un diámetro de más de 65 mm, y esta medida ha ido reduciéndose con la utilización de modelos cada vez más pequeños: “209” a finales de los años 70, “206” hacia 1985, y “202” en 1994, que con sus 52 mm es la tapa actual que se usa en el mercado europeo hoy en día.


RESUMEN DE LA HISTORIA DE LA LATA DE BEBIDAS.

1935: Aparición de la primera lata de cerveza comercial, de la mano de Krueger, pequeña cervecería de Newark.

1939: Lanzamiento de una lata de dos piezas llamada crowntainer (antecedente de las latas actuales).

1953: Aparición en el mercado estadounidense, de los primeros refrescos en lata de bebidas.

1960: Implantación de la tapa de fácil apertura, cuya autoría se atribuye a Ernie Fraze, un ingeniero de Dayton Reliable Tool
Company, en colaboración con Alcoa.

1964: Paso de la lata de tres piezas (soldada) a la de dos piezas embutida por el procedimiento de troquelado, embutición y estirado – DWI (Draw & Wall Ironed) éste, con la introducción de la tapa de apertura fácil constituye el hito más importante que permitió que la lata de bebidas fuese adoptada por el comercio y los consumidores como envase de referencia.

En los 60, aparece en España la primera cerveza en lata: Skol International Lager producida por Cervezas Cruz Blanca, establecida en Breda (Gerona), bajo licencia de Ind. Coope Ltd.

1980: Apertura de la primera fábrica de latas de bebidas en España, en Valdemorillo (Madrid).

1980: Introducción de la anilla stay-on que evita que la lengüeta se separe de la tapa.

Las diferentes utilidades de las anillas de latas

¿En cuántas ocasiones has pensado que la pajita no tiene mucho que ver con la lata porque esta no se ha estado quieta cada vez que queríamos beber? Lo que no sabías es que la triquiñuela estaba en girar la anilla en dirección al agujero de la lata, así teníamos el espacio perfecto para meter la cañita y beber gustosamente el refresco o la cerveza de la lata.

El prototipo de anilla que conocemos ahora apareció en el año 1980, llamándose “stay-tab”, pues la anilla, al abrirse la lata, no se separaba del envase y de este modo se colaboraba con el sistema de reciclado y con el medioambiente.


1993: Se empiezan a fabricar en España, latas de aluminio en La Selva del Camp, Tarragona.

1991: Introducción de la tapa 202, con ahorro del 30% del peso.

1992: introducción de las latas con forma, y posteriormente de las latas con la marca en relieve.

En la última década, los avances más importantes se han obtenido en técnicas de impresión de calidad fotográfica, digital, etc.

En los últimos treinta años el peso de las latas de bebidas se ha reducido un 40%.

Del asunto de Sir Charles Asgill | VCN

 ... El 24 de marzo de 1782, en plena Guerra de la Independencia de las colonias británicas de Norteamérica, un contingente de milicianos de los ...


Foday Sankoh , El hombre que castigaba con amputaciones | VCN

 ... de sí casi 200.000 muertos y finalizó cuando un contingente de tropas británicas y fuerzas especiales de la ONU intervinieron para poner fin ...


Las Cruzadas ... 8 principales campañas (parte 2 ) | VCN
 
 ... A mediados de mayo salieron de Inglaterra los primeros contingentes, compuestos de cruzados flamencos, frisios, normandos, ingleses, ...
Creative Commons