¿Cómo era en realidad el velociraptor

¿Cómo era en realidad el velociraptor?

Gracias a Jurassic Park, todos conocemos al dinosaurio conocido como velociraptor, pero no eran tal y como aparecen en la película. El velociraptor fue un carnívoro bípedo, con tres garras, una alargada y curva en cada pata que utilizaba para matar a las presas.

En primer lugar no eran tan grandes. En la película aparecen mucho mayores ya que sólo alcanzaban el medio metro de altura en la cadera, y dos metros de longitud desde la cabeza hasta el final de la cola.

La cola de los raptores en la película es corta y flexible, cuando en realidad tenían gran longitud que les permitía mantener el equilibrio, especialmente a alta velocidad y era rígida.

Además ya tenían su cuerpo recubierto de plumas. Estas plumas eran plumas complejas, no de tipo plumón, sino semejantes a las de las aves actuales. A pesar de tener plumas no podían volar.



Por ahora , en los últimos estudios aparecen como animales muy inteligentes, incluso superando a primates, cuando los registros fósiles indican que su inteligencia no alcanzaría ni a la de los grandes felinos actuales , por lo que surge la pregunta :

¿Sería posible entrenar a un velociraptor?

Con la vuelta a los cines de la saga Jurassic Park, han aparecido numerosos comentarios y opiniones en torno a la figura de los velociraptors. Esta vez, la saga nos sorprende con estos dinosaurios al mostrarlos del lado del protagonista, y no amenazando la salud de este.

Partiendo de lo que conocemos sobre los velociraptors, ¿sería posible entrenar un velociraptor o no es más que ficción? Suena bastante complicado, pero disponemos de la información que nos ofrece Jack Horner, el paleontólogo que supervisa estas películas y que nos acerca una visión más científica del asunto.
Animales de manada

Queda bien claro que los velociraptors son animales que actúan en manada. El comportamiento en manada, a diferencia del individual o carroñero requiere de la cooperación del conjunto, de una inteligencia mayor y de una jerarquía social que permita mantener la cohesión en el grupo.

Las aves son dinosaurios, y la cetrería es el entrenamiento de las aves de presa. En la cetrería, la recompensa alimenticia y la protección son los refuerzos positivos para el entrenamiento del ave. Debido a la similitud entre aves y dinosaurios, no hay razón para pensar que los entrenamientos de cetrería no servirían.
Machos alfa

La película satisface en dos puntos los posibles métodos para adquirir la obediencia. El primero, es el concepto de macho alfa. Mucha gente confunde el sentido de esta etiqueta, pues no se trata de control sobre los demás, sino de establecer una relación basada en el respeto.

Entre todas las especies actuales, los machos alfa son más frecuentes entre los mamíferos. Por ejemplo, los machos alfa en los chimpancés dirigen el grupo para las actividades sociales y para la caza, y los gorilas de montaña emplean la intimidación y un comportamiento agresivo para colocarse como líderes.

En las aves, este fenómeno también ocurre, y desde que las aves actuales son descendientes del grupo de dinosaurios terópodos al que pertenece el velociraptor, se sostiene que la jerarquía en macho alfa funciona en ambos.

De esta forma, en la película, el entrenador empleó actitudes agresivas y dominio para destacar y proclamarse macho alfa.
Impresión

En la película Jurassic Park , Owen (el protagonista) cuenta a otro empleado que la explicación de sus vínculos se debe a que desde pequeños, el muestra su cara a las crías de estos animales de tal forma que se mantengan en su memoria desde el nacimiento. 

Este método, se conoce como impresión filial, y es muy común en las aves modernas. Lorenz, un investigador del comportamiento animal, realizó un experimento con las gallinas, dividiendo el grupo de huevos en 2, uno que vería a su madre al nacer y otro que vería a Lorenz.

El resultado fue el que esperábamos, tras salir del huevo, las crías siguieron a Lorenz como si de su propia madre se tratase.

Sea cual sea el método que eligiésemos para diestrarlo, Steve Brusatte, paleontólogo de la Universidad de Edinburgo nos deja con esta peculiar opinión: Es una mascota un poco peligrosa, y no muy doméstica. Pero si hacen una buen película de monstruos, apostaría todo por ella.

Fuente | BBC
Publicado por : http://www.drosophila.es/
Creative Commons