El interesante origen del teléfono

El interesante origen del teléfonoEl interesante origen del teléfono.

Aún hoy en día existe una gran polémica por la autoría de la invención del teléfono, y siguen apareciendo historias y testimonios que apuntan a que varias personas estaban trabajando en el mismo concepto casi al mismo tiempo.

Pero principalmente, todo depende de qué consideres “teléfono”.

 ¿Un aparato para comunicarse a distancia? Entonces el teléfono es tan viejo como la idea de unir dos vasos por un hilo.

Alrededor del año 1857 Antonio Meucci construyó un teléfono para conectar su oficina con su dormitorio, ubicado en el segundo piso, debido al reumatismo de su esposa.

Sin embargo carecía del dinero suficiente para patentar su invento, por lo que lo presentó a una empresa (Western Union, quienes promocionaron el «invento» de Graham Bell) que no le prestó atención, pero que, tampoco le devolvió los materiales.

Al parecer, y esto no está probado, estos materiales cayeron en manos de Alexander Graham Bell, que se sirvió de ellos para desarrollar su teléfono y lo presentó como propio.

En 1876, tras haber descubierto que para transmitir voz humana sólo se podía utilizar una corriente continua, el inventor estadounidense de origen escocés, Alexander Graham Bell construyó y patentó unas horas antes que su compatriota Elisha Gray el primer teléfono capaz de transmitir y recibir voz humana con toda su calidad y timbre.

Tampoco se debe dejar de lado a Thomas Alva Edison, que introdujo notables mejoras en el sistema, entre las que se encuentra el micrófono de gránulos de carbón.

Los confusos orígenes del teléfono

¿Es un teléfono un aparato que nos permite convertir un sonido a una señal eléctrica? En ese caso el logro es del alemán Johann Philipp Reis, que, inspirado por el concepto de Bourseul, creó en 1862 un dispositivo basado en una bobina de cable colocada sobre un agujero en una caja; el cable se contraía cuando la corriente eléctrica pasaba por él y producía contacto con el receptor.

Reis fue la persona que acuñó el término “teléfono”, aunque en realidad a su aparato aún le faltaban muchos de los elementos que consideramos básicos, como la transmisión de palabras.

Las notas musicales eran reconocibles, pero no así el habla, aunque Reis lo intentó con una frase algo extraña, “Das Pferd frisst keinen Gurkensalat”, “El caballo no come ensalada de pepino” en alemán.

¿El uso de electricidad? Entonces el concepto de Charles Bourseul e Innocenzo Manzetti de un disco que vibra con el sonido, variando la corriente de una batería, también sería un teléfono, aunque por aquel entonces, la década de 1840, ni siquiera se planteaban usar electricidad para la transmisión.

Infinidad de personas aseguraron haber conseguido lo mismo en su momento, e incluso hay quienes apuntan a un joven Nikola Tesla como el inventor del teléfono tal y como lo conocemos (aunque nació en 1856).

Como veis, la cuestión no es tan sencilla como parecía al empezar este artículo, y todas estas personas pueden ser consideradas como “inventores del teléfono” en la misma medida; en todo caso, esta es una prueba de que el siglo XIX fue una época dorada para los experimentos y las innovaciones.

El 11 de junio de 2002 el Congreso de los Estados Unidos aprobó la resolución 269, por la que reconoció que el inventor del teléfono había sido Antonio Meucci y no Alexander Graham Bell.

En la resolución, aprobada por unanimidad, los representantes estadounidenses estiman que «la vida y obra de Antonio Meucci debe ser reconocida legalmente, y que su trabajo en la invención del teléfono debe ser admitida».

Según el texto de esta resolución, Antonio Meucci instaló un dispositivo rudimentario de telecomunicaciones entre el sótano de su casa de Staten Island (Nueva York) y la habitación de su mujer, en la primera planta.

Antonio-Meucci
Antonio-Meucci
La patente de Bell todavía era discutible porque habían rumores de que Bell tenía un confidente en la oficina de patentes el cual le avisó con antelación de que debido al caso particular sucedido se iban a comparar las dos patentes para desechar la peor y más costosa de las dos.

Se dice que Bell tuvo acceso a comparar la patente de Gray con la suya propia y después de esto añadió una nota al margen escrita a mano en la que proponía un diseño alternativo al suyo que era idéntico al de Gray.

El interesante origen del teléfono

Alexander Graham Bell en 1876 registró entonces una patente que realmente no describe el teléfono pero lo refiere como tal. (posteriormente afloró que existía un acuerdo por el cual Bell pagaría a la WUTC un 20% de los beneficios derivados de la comercialización de su invento durante 17 años seguidos).

Sea como sea, cada vez que hagas una llamada, no tienes que agradecérselo sólo a Bell, sino a todos los grandes inventores que hicieron del siglo XIX la explosión de tecnología que fue.

Antonio Meucci ,inventor del teléfono | VCN

 ... con el tiempo transcurrido– se le reconoció la patente del teléfono, que tradicionalmente se ha venido atribuyendo a Alexander Graham Bell.


Rodrigo Sánchez-Arjona y la “primera” línea telefónica de España ...

... ideal que se encuentra en la memoria de todos: Alexander Graham Bell. ¿ Quién inventó el teléfono? Pues muy sencillo: Bell. ¿O no fue así?



La bombilla que lleva encendida 110 años | VCN

 ... inicios del siglo XX, cuando aún duraba la época de inventores frenéticos e invenciones constantes, patrocinadas por Edison o Graham Bell, ...

Publicado por : http://www.culturizando.com/
Creative Commons