Música clásica mejora el cerebro

Música clásica mejora el cerebroEscuchar música clásica mejora el cerebro.

Aunque escuchar música es común en todas las sociedades, en gran medida aún se desconocen los determinantes biológicos de escuchar música.

Según un estudio reciente, escuchar música clásica mejora la actividad de los genes implicados en la secreción y transporte de dopamina, la neurotransmisión sináptica, el aprendizaje y la memoria, y regula en forma descendente los genes que median en la neurodegeneración.

Varios de los genes regulados se conocían por ser responsables del aprendizaje del canto en pájaros cantores, lo que sugiere un fondo evolutivo común de la percepción del sonido a través de las especies.

En el estudio, los científicos encontraron que escuchar música clásica mejoró la actividad y transporte de los genes implicados en la secreción de dopamina, la función sináptica, el aprendizaje y la memoria. Imagen: Niels Linneberg (Flickr)

El escuchar la música representa una función cognitiva compleja del cerebro humano, que se sabe que induce varios cambios neuronales y fisiológicos.

Sin embargo, en gran medida se desconoce el fondo molecular que subyace a los efectos de escuchar música.

Un grupo de científicos fineses ha investigado la forma en que escuchar música clásica afectó los perfiles de la expresión génica, tanto de participantes con experiencia musical como de aquellos sin experiencia.

Todos los participantes escucharon el concierto de violín nº 3, Sol mayor, K.216 de Mozart, que dura 20 minutos.

Escuchar la música mejoró la actividad y transporte de los genes implicados en la secreción de dopamina, la función sináptica, el aprendizaje y la memoria.

Uno de los genes de mayor regulación ascendente conocido como sinucleína alfa (SNCA) es un gen de riesgo conocido para la enfermedad de Parkinson, que se encuentra en la región de vinculación más fuerte de la aptitud musical.

También se sabe que ese gen contribuye al aprendizaje del canto en los pájaros cantores.

En contraste, escuchar música clásica resultó en la regulación ascendente de genes que están asociados con la neurodegeneración, lo que sugiere una función neuroprotectora de la música.

Los investigadores encontraron que el efecto sólo fue detectable en los participantes musicalmente experimentados, lo que indica la importancia de la familiaridad con la música clásica.

Los resultados brindan nueva información sobre los antecedentes genéticos moleculares de la percepción musical y la evolución, y pueden dar más conocimientos acerca de los mecanismos moleculares que subyacen a la musicoterapia.

Fuente: Helsingin Yliopisto
 http://vidacotidianitica.blogspot.com/
Creative Commons