Café contra la esclerosis múltiple

Beber café podría disminuir el riesgo de Esclerosis MúltipleBeber café podría disminuir el riesgo de Esclerosis Múltiple.

Café contra la Esclerosis Múltiple.

Les prometo que algún día de estos haremos un artículo comparado los pros y contras del café, pues últimamente cada estudio le encuentra un factor a favor e, inmediatamente, sale otro estudio otorgándole otro en contra.

Yo de momento pensaré que beber café puede hacernos inmortales, si me dejan...

“El consumo de cafeína se ha asociado con un menor riesgo de Parkinson y enfermedad de Alzheimer. Nuestro estudio muestra que el consumo de cafeína también puede proteger contra la Esclerosis Múltiple, apoyado en la idea de que esta sustancia puede tener efectos protectores contra el cerebro”

Para llegar a tal conclusión, dicho estudio se llevo a cabo entre individuos de EE.UU. y Suecia, con más de 1.000 individuos con esclerosis múltiple, junto a otros tantos individuos sanos.

Los investigadores siguieron la cantidad de café que bebían los sujetos tras uno, cinco y diez años antes de que empezaran los síntomas de la esclerosis múltiple.

Tras tener en cuenta otros factores de confusión, como edad, sexo, tabaco, IMC o exposición al Sol, el estudio sueco demostró que, en comparación con las personas que bebían al menos seis tazas de café diarias durante el año previo a la esclerosis múltiple, aquellos que no bebían nada tenían un mayor riesgo de llegar a padecer la enfermedad.

O lo que es lo mismo, beber alrededor de seis tazas de café parecía prevenir del riesgo de esclerosis múltiple.

De la misma forma, se observaron efectos similares en los individuos que bebían mucho café los cinco o diez años antes de que apareciesen los síntomas.

Por su parte, el estudio estadounidense encontró que las personas que no bebían café tenían más probabilidades de desarrollar la enfermedad que aquellos que bebían cuatro o más tazas de café diarias el año antes de los síntomas.

OJO: ¿Significa esto que deberíamos ponernos a beber café como si no hubiese mañana como excusa de prevenir la esclerosis múltiple?

Evidentemente, NO. En estos estudios se ha encontrado una relación, causal o no, porque no sabemos cómo actúa exactamente la cafeína en el cerebro para disminuir el riesgo tanto de Parkinson o Alzheimer, como de esclerosis múltiple.

Además, se necesita más investigación para saber si la cafeína tiene algún tipo de beneficio en las recaídas de la enfermedad, o si puede modificarla de alguna manera. Recordad: “Relación no implica causalidad”

Hay que reconocer que existe algo en el café que lo hace único, y es el resultado del procesamiento del grano y su frescura, consiguiendo como resultado un aroma indistinguible.

Pero el origen del aroma del café no es sencillo de explicar, pues no responde a un solo elemento, sino a una colección de compuestos químicos que son los responsables de su olor y sabor.

Analizando su composición, la molécula que más nos llama la atención es la cafeína. Sin embargo, esta molécula famosa por su acción estimulante no aporta aroma alguno al café.

Es más, entre las primeras moléculas que se descubrieron en el café ninguna participa realmente en su aroma.

Entonces, ¿en qué compuestos recae esta tarea?

La clave está en los compuestos volátiles

Hablamos de los compuestos volátiles, cuyas propiedades permiten que se evaporen a presión y temperatura de ambiente.

De esta forma, nuestra nariz es capaz de captar el olor que desprende el café recién hecho, siendo los compuestos de de gran peso molecular difíciles de evaporar, debido a su baja volatilidad. Pero, ¿de dónde surgen estas moléculas?

La mayoría aparecen durante el proceso de tostado del café. Durante el mismo, se produce una reacción entre las proteínas y azúcares presentes en el grano de café, conocida como reacción de Maillard, generando de producto las melanoidinas.

En adición a los mismos, el proceso de degradación y descomposición de otros compuestos en el grano de café también genera estos compuestos aromáticos.

Se han conseguido aislar mil compuestos diferentes en el café

Como resultado de los diferentes estudios en el grano de café, se ha obtenido una amplia lista con los diferentes compuestos presentes en el grano.

Una porción de estos compuestos, participan en el proceso de elaboración, sin embargo, la cifra de los subproductos que participan en el aroma del café es realmente insignificante en comparación.

Para decidir si un compuesto está relacionado o no con el aroma, la comunidad científica se ha orientado en base a dos factores: la concentración del compuesto y el umbral de olores en el que se encuentra.

De esta forma, se han detectado una familia de compuestos sulfurados, entre los que incluimos el 2-furfuriltiol, que le otorga el aroma de ‘café tostado’.

Pero lo más curioso, es que existen otros compuestos que por sí solos desprenden un aroma para nada agradable, pero que en sinergía con el resto, proporcionan matices al aroma.

Entre estos compuestos nos encontramos al metanotiol, cuyo olor se describe como ‘col podrida’.

Conocer los elementos que dotan al café de aroma no solo tiene fines gastronómicos, sino que se ha llegado a conocer que estos compuestos afectan a la expresión de genes en el cerebro, relacionados con la liberación del estrés.

Empieza a tener sentido por qué nos sienta tan bien el café mañanero.

La entrada aparece primero en Medciencia.
Compartido bajo licencia Creative Commons.