Astronomía y astrología

Astronomía y astrología
Constelaciones del zodiaco. Crédito: Space Place
Zodiaco y astrología.

Todos hemos escuchado –o leído– la palabra zodiaco, pero ¿qué es?

El zodiaco representa las constelaciones a través de las cuales pasan el Sol, la Luna y los planetas en su movimiento aparente a través del cielo de la Tierra.

Dado que el Sol y los planetas están todos casi en el mismo plano en el Sistema Solar, pasan a través de las mismas constelaciones.

Aunque tradicionalmente se considera que el zodiaco está compuesto por 12 constelaciones, realmente el Sol pasa a través de 13 constelaciones.

En orden, las constelaciones son Sagitario, Capricornio, Acuario, Piscis, Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio y Ofiuco.

En la Antigüedad, los astrónomos no comprendían plenamente cómo se movían la Tierra, el Sol y las estrellas. Ni tampoco tenían idea de que el Universo fuera tan vasto.

Pero eran perspicaces observadores del cielo y trataron mucho de encontrarle algún sentido.

Las personas ya habían imaginado que las constelaciones podrían ser símbolos importantes, contando historias de sus dioses y otros mitos.

No fue un paso grande suponer que las posiciones cambiantes de las constelaciones en momentos diferentes del año podrían ser importantes para las personas y los sucesos en la Tierra.

Los babilonios, hace más de 3.000 años, dividieron el zodiaco en 12 partes iguales. Eligieron 12 constelaciones del zodiaco, una para cada una de las 12 porciones, de modo que, a medida que la Tierra realiza su órbita alrededor del Sol, el Sol parecería pasar por cada una de las 12 partes del zodiaco.

Dado que los babilonios ya tenían un calendario de 12 meses (basado en las fases de la Luna), cada mes recibió una porción del zodiaco.

Pero incluso según las historias antiguas de los mismos babilonios, hubo 13 constelaciones en el zodiaco[1]. De modo que los babilonios optaron por no incluir una de ellas, Ofiuco.

Incluso así, algunas de las 12 elegidas no encajaban prolijamente en su porción asignada y se extendían hacia la siguiente.

Cuando los babilonios inventaron los 12 signos del zodiaco, un cumpleaños entre aproximadamente el 23 de julio y el 22 de agosto significaba que se había nacido bajo la constelación Leo.

Ahora, unos 3.000 años después, debido al movimiento de precesión el eje de la Tierra ya no apunta en la misma dirección; el cielo se ha desplazado.

La precesión fue descubierta por Hiparco en el siglo II a.C. En la actualidad, que el cumpleaños de alguien fuera el 4 de agosto significaría que nació “bajo el signo” de Cáncer (una constelación “antes”), y no Leo. Extraño, ¿cierto?

Las constelaciones tienen formas y tamaños diferentes, de modo que el Sol pasa cantidades diferentes de tiempo alineado –desde nuestro punto de vista– con cada una de ellas.

La línea desde la Tierra a través del Sol apunta hacia Virgo durante 45 días, pero apunta hacia Escorpio durante solo 7 días.

Para que coincida prolijamente con su calendario de 12 meses, los babilonios no prestaron atención al hecho de que el Sol en realidad se mueve a través de 13 constelaciones, y no 12.

Y luego le asignaron a cada una de esas 12 constelaciones cantidades equivalentes de tiempo. Además de las 12 constelaciones conocidas del zodiaco, el Sol también está alineado con Ofiuco durante aproximadamente 18 días cada año.

Astronomía y astrología

Si bien astronomía y astrología comparten un origen común, hoy en día la astronomía es una ciencia y la astrología es una pseudociencia.

En la Antigüedad, en una época anterior a la ciencia, la astrología solía ser el conjunto de conocimientos sobre las posiciones de los astros vistos desde la Tierra.

Se pensaba que el Sol, la Luna, los planetas conocidos hasta ese momento y las estrellas ejercían influencias sobre la personalidad y el destino de las personas según sus ubicaciones al momento de nacer la persona.

La astronomía es el estudio científico de todo lo que hay en el espacio. Los astrónomos y otros científicos saben que las estrellas que se encuentran a muchos años-luz de distancia no tienen ningún efecto en las actividades comunes de los seres humanos.

Nadie ha demostrado que la astrología pueda usarse para predecir el futuro o describir cómo son las personas basándose solamente en su fecha de nacimiento.

De cualquier modo, tal como leer historias fantásticas, muchas personas disfrutan de leer su horóscopo en el periódico todos los días, a pesar de saber que las estrellas y planetas no tendrán efecto alguno sobre sus vidas cotidianas.

Por cierto los astrólogos tampoco se ponen de acuerdo entre ellos, y si buscan su horóscopo en distintos periódicos, seguramente su fortuna será muy distinta según lea uno u otro.

Nota:
[1] Otras civilizaciones han reconocido hasta 24 constelaciones en el zodiaco, siempre dependiendo de la cultura local.

Publicado por : Cosmo Noticias
Creative Commons