¿Te gusta el picante? Eso podría definir tu personalidad

¿Te gusta el picante? Eso podría llegar a definir tu personalidad¿Te gusta el picante?

Eso podría llegar a definir tu personalidad.

¿Eres uno de esos amantes del picante?

¿Siempre que pides algo picante, nunca te parece picante?

¿Siempre quieres más y más ?

¿O por el contrario eres de aquellos que rehuye hasta de las gominolas que se llaman pica pica por si hacen honor a su nombre y pican pican cual pimiento de padrón? (de esos que pican no de los que non).

Este hecho podría decir más de tu personalidad de lo que crees y hoy vamos a hablar de ello.

Existen tests de personalidad, como el de Myers y Briggs, diseñados para ayudar a una persona a identificar algunas de sus preferencias personales más importantes y así determinar, por ejemplo, si eres una persona extrovertida, pero… ¿podría tu amor por las salsas picantes revelar algo acerca de tu temperamento?

En 1980, un profesor de psicología, de la Universidad Estatal de Pensilvania, reportó una conexión entre el gusto por las montañas rusas y el gusto por comida picante.

Recientemente, un grupo de investigadores de la misma universidad, ha mostrado que la personalidad parece jugar un papel importante en el deseo por comidas muy picantes.

Un estudió descubrió que a las personas que disfrutaban más de las películas de acción y aventura, les gustaba unas seis veces más el quemazón resultante de un delicioso plato picante.

El estudio apunta, por otra parte, la existencia de diferencias en ambos sexos.

Para los hombres, existe cierta creencia machista dónde se cree que una mayor virilidad va ligada a aquellos capaces de soportar comidas más picantes.

Así, es posible que la asociación cultural de consumir comida picante con fortaleza y hombría haya creado una especie de recompensa social adquirida para los hombres.

Consejos para disfrutar de las comidas picantes

Sea cual sea tu personalidad y tus gustos, a continuación te vamos a dar una serie de consejos si quieres pasarte al ardiente mundo de la salsa picante:

Así de sencillo: Añade algunas gotas de salsa picante mientras estés cocinando.

Empieza con salsas suaves que te ayuden a centrarte en el sabor, no en el picante. Las salsas no sólo están para que te arda la boca, sino para disfrutar de su sabor.

Crea tu propio condimento, con toques de picante: añádele un poco de salsa picante, como, por ejemplo la salsa Sriracha, a la mayonesa. Crearás una salsa perfecta para acompañar a un jugoso sándwich de pavo.

Haz una exposición gradual: Sigue intentándolo, y poco a poco irás tolerándolo y disfrutándolo más y más.

Pruébalo antes de consumirlo:

No arruines tus platos usando salsas que nunca has probado antes. Con el tenedor prueba un poco de la salsa para saber si vas a poder tolerarla o no.

No te hagas el/la valiente. Respeta aquello que es demasiado picante para tu paladar: es muy común pasar la barrera de tolerancia del picante y acabar visitando al Sr Roca más de lo que nos gustaría.

En definitiva, aguantar más picante que tu amigo y ver quién aguanta más tiempo sin llorar y echar fuego por la boca no te hará más hombre ni hará que te crezcan cosas para parecerlo más.

Hay que encontrar el equilibrio y saber disfrutar de la comida, ya que es uno de los grandes placeres que nos da la vida y hay que saber aprovecharlo.

De todas formas, también te recomendamos échale un ojo a los consejos de nuestros compañeros de Cocinillas, pues nosotros sabemos de ciencia y salud, pero ellos saben más de cocina.

La entrada aparece primero en Medciencia.
Compartido bajo licencia Creative Commons.