Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

Síndrome de fatiga crónica

El “síndrome de fatiga crónica” cambia de nombre, para bien
El “síndrome de fatiga crónica” cambia de nombre, para bien.

El síndrome de fatiga crónica, del que hemos hablado alguna vez, aún no acaba de verse en el ámbito médico como una enfermedad totalmente real, pues su denominación induce a error, e incluso a pensar en “simulación” por parte de más de un paciente.

Probablemente más de uno aprovechará el desconocimiento de esta enfermedad para sacar alguna que otra baja laboral, pero eso no es algo general, ni debería pensarse así.

Por ello, para no tener estos errores diagnósticos, esta enfermedad va a cambiar su nombre y se van a clarificar sus síntomas.

El síndrome de fatiga crónica se llamará Enfermedad por Intolerancia al Esfuerzo Sistémico

La nueva denominación, Enfermedad por Intolerancia al Esfuerzo Sistémico o SEID en sus siglas inglesas busca más contundencia, evitando la palabra “síndrome” y la trivialización de su estado.

Por lo visto, en otros países como Canadá o Reino Unido se le denomina Encefalomielitis Miálgica, pero tampoco acaba de convencer a los pacientes.

Esta enfermedad es una condición de salud que puede llegar a ser grave, llegando a incapacitar a una persona para salir de su hogar y obligándole a estar postrado en cama.

Por el momento, se cree que afecta a casi 2,5 millones de personas en Estados Unidos, pero como aún no existe una prueba específica para su diagnóstico, posiblemente sean muchas más.

Además, como sucede con la fibromialgia, aún hay muchos profesionales que creen que es una enfermedad psicológica y no física.

Por ello, se han reunido 15 miembros del Instituto de Medicina de EE.UU. para afirmar que la enfermedad es real, recordando a los médicos que no es nada adecuado despedir a sus pacientes diciéndoles que “ellos también tienen fatiga crónica” (y esto lo he oído más de una vez durante la carrera de boca de algún que otro médico).

Dentro de esta nueva definición de SEID se han determinado los siguientes síntomas:
Fatiga profunda que dura, al menos, seis meses.

Agotamiento total después de un esfuerzo físico o mental menor que los pacientes a veces describen como una “ruptura”” y que médicamente se conoce como malestar post-esfuerzo.

Sueño no reparador.

Deterioro cognitivo (“niebla cerebral”) o empeoramiento de los síntomas al ponerse de pie.

Esta definición es más simple que el antiguo síndrome de fatiga crónica o encefalomielitis miálgica, evitando también costosas pruebas y excesivo tiempo para descartar otras enfermedades por parte de los médicos.

Además, en el informe de 235 páginas, se habla de cierta relación con el virus de Epstein-Barr (causante de la conocida mononucleosis) y del sistema inmune de estos pacientes, que parece estar alterado.

Esperemos que a partir de ahora se tome más en cuenta tanto esta enfermedad como otras, como la anteriormente mencionada fibromialgia, y se dedique un poco más de esfuerzo e inversión a la investigación de sus causas y tratamiento.

La Niebla asesina | VCN

... Tradicionalmente se ha conocido como niebla asesina (killer fog), al período en que la “niebla” londinense se hizo más densa e insoportable.


Dian Fossey, dedicada al estudio de los gorilas en la niebla | VCN

... La extraordinaria vida de Dian Fossey, dedicada al estudio de los gorilas en la niebla. En la historia existen personas que reescriben y aportan ...


Escarabajo ayuda a generar agua | VCN

... Cuando se forma la niebla por la mañana, el escarabajo namib recoge agua en su ondulada espalda que permite que la humedad acabe en ...

Contenido Creative Commons