¿Podemos tener sexo en el espacio?

¿Se puede tener sexo en el espacio?
¿Cómo sería tener sexo en el espacio?

Aunque la pregunta parezca una tontería en un principio, en realidad tiene más miga de lo que parece.

Terminad de leer el artículo y ya veréis el porqué.

Antes de todo, tenemos que saber que el cuerpo se comporta de manera diferente en el ambiente de microgravedad que existe en el espacio.

Gracias a los diversos estudios que los médicos están realizando en este campo, cada vez comprendemos mejor cómo actúa nuestro cuerpo en el espacio exterior.

En una entrada anterior del blog comentamos un experimento que se va a llevar a cabo este año en la Estación Espacial Internacional para estudiar con detalle los efectos que produce la ingravidez en la salud:

Los gemelos astronautas: una curiosa investigación médica.

¿Se puede tener sexo en el espacio?

La primera pregunta que tenemos que responder antes de explicar cómo sería el sexo en condiciones de microgravedad, es si es posible tener sexo en el espacio.

Aunque la NASA tal vez sepa algo en esta cuestión, no ha dicho nada al respecto durante todos estos años.

Realmente, es un tema con bastantes rumores y pocas evidencias, por lo que únicamente podemos suponer.

En teoría, sí se podría tener sexo en el espacio, pero sería muy difícil hacerlo, como cualquier otro acto que se lleva a cabo en ingravidez.

En este ambiente de microgravedad, los objetos salen disparados con el más mínimo movimiento que se les aplique, de ahí que todo esté perfectamente compartimentado y pegado a la pared.

¿Se puede tener sexo en el espacio?Aun así, estas precauciones no evitan que algún que otro objeto se pierda y con el tiempo reaparezca en el lugar menos inesperado.

Si existe este enorme tedio para manipular los objetos, imaginaos, por tanto, cómo debe ser tener sexo en el espacio: a la primera estocada saldría disparada hacia la otra dirección (no me podía aguantar el chiste).

En fin, el único método posible para que no sea una odisea espacial consistiría en utilizar arneses al igual que en otras actividades y amarrarse a la pared.

Por otro lado, el acto sería más… etraño que de costumbre. Esto se debe a que en el espacio el sudor tiende a formar capas alrededor de nuestro cuerpo, siendo más pegajoso y empapándose con facilidad.

Sin embargo, todavía no hemos hablado de un punto clave sin el cual el acto sexual no se podría consumar: la erección.

¿Pueden tener los hombres erecciones en el espacio?

Debemos entender que una erección se produce cuando la sangre llena los cuerpos cavernosos del pene aumentando así su tamaño de manera espectacular en algunos casos.

El problema radica en que en el espacio el flujo sanguíneo no es igual que en la Tierra, por lo que conseguir una erección será mucho más difícil, incluso imposible en algunos casos.

De nuevo, no tenemos información sobre las erecciones espaciales (la NASA no suelta prenda, si es que sabe algo), por lo que todo son especulaciones.

¿Ha ocurrido el sexo espacial alguna vez?

Tampoco lo sabemos, aunque es fácil deducir que seguramente no ha ocurrido.

Por ejemplo, en la Estación Espacial Internacional todos los compartimentos son estrechos y hay muchos astronautas dando vueltas de un lado a otro; dicho de otra manera, no habría forma de hacerlo sin que te pillen in fraganti.

Si a esto le sumamos todas las triquiñuelas que habría que realizar, lo extraño sería que nadie se diera cuenta.

Asimismo, los astronautas tienen poco tiempo libre como consecuencia de los horarios tan ajustados que tienen. Es prácticamente imposible sacar el tiempo necesario para una aventura amorosa.

Por otra parte, debemos recordar que los astronautas son profesionales y están en la Estación Espacial Internacional cumpliendo las tareas que se les asignan.

De hecho, existen algunos rumores de que la NASA sanciona las relaciones sexuales, pero son solo rumores y, además, la NASA los ha desmentido una y otra vez.

¿Habrá relaciones sexuales en el espacio? 

Según hasta donde sea capaz de llegar el ser humano, y aquí está el meollo de la cuestión. El ser humano, por naturaleza, busca expandir sus fronteras. Lo ha demostrado a lo largo de la historia y lo sigue haciendo, aunque ahora las fronteras son más difíciles de superar, pero para nada imposibles.

Hay tímidos proyectos para colonizar Marte, y si esto alguna vez llega a suceder (personalmente, creo que será el siguiente paso de la humanidad), tener relaciones sexuales en el espacio será un hecho, sobre todo en los viajes espaciales de larga duración.

Científicos de gran renombre como Stephen Hawking también se han mojado en este tema. Según Hawking, la supervivencia del ser humano posiblemente dependa de como nos desenvolvamos en los ambientes extremos del espacio (nuestro planeta no será siempre un lugar hospitalario).

Esto conllevaría lidiar con otro problema de mayor importancia que hasta ahora no hemos mencionado: el embarazo en el espacio.

¿Se desarrollará bien un feto en las duras condiciones del espacio? Y si no, ¿cómo solucionaremos este obstáculo? Nuestra supervivencia, en cierto modo, dependerá del sexo en el espacio.

El escorbuto | VCN

.. Además, empeora considerablemente todas las demás patologías, hasta las más benignas, haciéndolas a veces mortales. Síntomas * Puntos ...



Edgar A. Poe , El Pozo y el Péndulo (Fragmento) | VCN

 ... Los vi retorcerse en una frase mortal, les vi pronunciar las sílabas de mi nombre, y me estremecí al ver que el sonido no seguía al movimiento.



5 árboles más viejos de la Tierra | VCN

... Habitan en los más diversos lugares del mundo envueltos en su escenario natural, dejando que nosotros, humanos mortales y a veces algo ...