El tiburón toro (Carcharias taurus)

El tiburón toro (Carcharias taurus)
Carcharias taurus, el tiburón toro.

El tiburón toro (Carcharias taurus) es fácilmente reconocible por sus dientes que le sobresalen de la boca.

Los tiburones siempre han sido unos animales incomprendidos, como cualquier otro gran depredador que se cruza en nuestro camino.

Pero cuanto más sabemos de ellos, más comprendemos que estábamos equivocados y que cumplen un papel fundamental en los ecosistemas marinos.

Aquí les quiero presentar a uno de ellos, el tiburón toro (Carcharias taurus).

Ojo, si estamos hablando en inglés no debemos confundirlo con bull shark, nombre que hace referencia al tiburón sarda (Carcharhinus leucas).

Esta otra especie es capaz de remontar ríos y es considerada una de las más peligrosas. Se trata de un error típico a la hora de traducir documentales.

Pero aquí tienen una pista fácil para distinguirlas: los dientes del toro sobresalen de su boca dándole un aspecto fiero, en el caso del sarda no ocurre esto.

El tiburón toro es uno de esos animales que gustan de vivir en todo el globo. Habita en aguas del océano Atlántico, Índico, Pacífico y Mar Mediterráneo.

En concreto en las plataformas continentales y no más allá de los 200 metros de profundidad. En promedio un ejemplar adulto suele medir 2 metros de longitud, aunque algunos llegan a los 3 metros.

En cuanto al peso, rondan los 90 y 160 kilos. Suelen vivir solos o en pequeños grupos. Es un animal de hábitos alimenticios nocturnos, ocultándose durante el día entre rocas, cuevas y arrecifes.

Principalmente cazan presas bentónicas, aunque no son las únicas ya que se trata de un animal oportunista.

Esta especie también es conocida por presentar canibalismo intrauterino. Las hembras tienen dos cavidades uterinas en las que pueden alojar hasta 50 huevos.

Todos ellos son fecundados y nacen dentro de la madre.

Pues bien, siguiendo la ley de sólo puede quedar uno, en cuanto un embrión llega a los 10 centímetros se comerá al resto (huevos y embriones) quedando sólo uno por útero.

De esta forma, cada madre dará a luz dos crías ya formadas. Esto es conocido como ovoviviparismo.

El tiburón toro no debe ser confundido con el tiburón sarda (Carcharhinus leucas) que en inglés recibe el nombre de bull shark.

Debido a su aspecto, se le tiene por un animal peligroso. Nada más alejado de la realidad. Se trata de animales dóciles y tranquilos, lo que los hace ideales para vivir en la mayoría de los acuarios del mundo.

No se han registrado víctimas mortales por sus ataques.

Lo cual no quiere decir que no revista peligro tratar con ellos. La mayoría de los ataques están relacionados con la pesca submarina, con caña o la alimentación de tiburones, en los que el animal ha intentado robar el cebo a las personas.

Según la UICN la especie se encuentra catalogada en estado vulnerable.

Como con gran mayoría de especies de tiburones, muchas son las amenazas que se ciernen sobre estos animales.

Entre ellas podemos comentar la sobrepesca, tanto de ellos como de sus presas, o la captura accidental en redes.

Pero quizás la mayor de ellas sea el finning, una práctica por la que se cortan las aletas de los tiburones para comercializarlas.

Tras la práctica del finning, el resto del cuerpo del tiburón es desechado al mar. En algunas ocasiones continúan con vida, muriendo por asfixia.

La lógica de todo esto, si es que puede haber alguna, es que la carne de tiburón no suele consumirse, teniendo un precio de 0,85 dólares por kg.

Mientras que las aletas suelen venderse por unos 650 dólares por kg. Aunque también depende de la especie.

En el caso de una aleta pectoral de tiburón ballena puede venderse por 20.000 dólares y si es de tiburón peregrino serían unos 50.000 dólares.

Afortunadamente esta práctica cada vez está más perseguida, siendo prohibida en 2013 en las aguas de la Unión Europea.

Sapos para volar con escobas | VCN

... Por otro lado, en el Antiguo Testamento cristiano (la Torah judía) no hay distinciones entre buena y mala hechicería: sencillamente se prohíbe ...


El síndrome de Cotard, o síndrome del muerto viviente | VCN

 ... carecen de determinados órganos; y otros creen sencillamente que han dejado de existir, que son como fantasmas sin existencia corpórea.


Un río de hidrógeno en el espacio | VCN

 ... Pero hasta ahora, ese hidrógeno tenue sencillamente había sido demasiado difuso para detectarse”. Las galaxias espirales, como nuestra ...