Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

¿Cuánto deberíamos dormir según nuestra edad?

¿Cuánto deberíamos dormir según nuestra edad?
¿Cuánto deberíamos dormir según nuestra edad?

Para muchos, dormir es más que una necesidad biológica, es casi un hobby.

Desde que levantarnos de la cama supone un gran esfuerzo y quedarnos unos minutillos de más nos hace sentir genial, dormir es una de las actividades preferidas de un gran colectivo, generalmente adolescente.

Pero no todos emplean el mismo tiempo en esta actividad, e incluso llegamos a preguntarnos si realmente es bueno dormir tanto (o tan poco).

Para buscar la cantidad exacta de sueño que necesitamos se han realizado numerosos estudios, casi todos de carácter estadístico, que buscan encontrar la relación entre la mínima cantidad de sueño que cause efectos positivos para la salud y nuestra edad y responder a la famosa pregunta de “¿cuánto deberíamos dormir según nuestra edad?“.

Dormir “un poco de más” no nos hará ningún daño

Es la conclusión a la que los expertos del sueño del National Sleep Foundation han llegado tras la última cumbre de la organización.

De esta forma, a un adulto de unos 30 años se le recomienda dormir de 7 a 9 horas al día, permitiéndose también las 6 o 10-11 horas de sueño.

¿Por qué es tan importante seguir estás indicaciones? Lauren Hale, editor del Journal Sleep Health y profesor de medicina preventiva en la Stony Brook University nos acerca el principal motivo:

¿Cuánto deberíamos dormir según nuestra edad?

En la foto superior se detallan las horas recomendadas a cada edad, y las horas “de más”o de menos, que podrían emplearse sin comprometer nuestra salud.

“Dormir poco o demasiado generalmente se relaciona con un aumento de la mortalidad y un incremento de la aparición de enfermedades, como el cáncer o algunas enfermedades de carácter cardiovascular.”

Por si fuese poco, también debemos de añadirle que dormir poco o demasiado reduce considerablemente nuestro bienestar y productividad.

Sueño y ritmo circadiano

Junto con las bebidas energéticas, la cafeína, las luces y las alarmas, nuestro sueño, y más concretamente, nuestro ritmo circadiano o reloj biológico se ve interferido.

Ya que nuestras actividades fisiológicas depende de las oscilaciones del ciclo circadiano, desajustes en esta medida originan una amplia gama de efectos negativos para nuestra salud, como náuseas, mareos y cefaleas.

Si la frecuencia de estas interferencias es diaria, los problemas serán mucho mayores, ya que la regulación de nuestras hormonas se encontrará ante unos episodios de descontrol anómalos.

Un fenómeno muy común en el que observamos estas modificaciones en el ritmo circadiano es el jet lag. En seguida notamos los síntomas tras jornadas viajando.

¿Qué podemos hacer por nuestra parte? Para empezar, seguir las indicaciones horarias del National Sleep Fundation sobre las horas de sueño, evitar el abuso de estimulantes, como las bebidas energéticas y salvo en situaciones que requieran saltarnos estas recomendaciones, como coger un vuelo, debemos de preocuparnos de la medida en la que compromete la falta o exceso de sueño nuestra salud.

http://vidacotidianitica.blogspot.com/ Creative Commons