¿Píldora para mejorar la visión ?

¿Píldora para mejorar la visión ?
¿Podemos mejorar la visión gracias a una píldora?

Desde siempre se ha dicho que la zanahoria es buena para la vista.

Las millones de abuelas y las madres que obligaban –y obligan– a comer zanahorias a los niños pequeños no iban desencaminadas.

Y es que este alimento es quizá el que más carotenoides contiene.

Se trata de pigmentos orgánicos, presentes sobre todo en plantas, y que se convierten en vitamina A.

En los últimos años algunos estudios han señalado que estos compuestos pueden proteger la retina del daño que causa una sobreexposición a la luz azul, sobre todo la que emite el sol.

La luz azul procede del sol y estamos más expuestos a ella en la época de verano, pero también las pantallas emiten este tipo de radiación.

En la naturaleza existen más de 600 tipos de carotenoides o carotenos, que son responsables de la amplia gama de colores que visten las frutas y el resto de alimentos vegetales, como las hortalizas y verduras.

El cuerpo humano necesita ingerir este tipo de alimentos en su dieta pues no es capaz de metabolizar por sí mismo los compuestos.

Teniendo en cuenta que no todos los carotenoides que ingerimos en forma de alimentos se asimilan y que las dietas diarias no suelen ser ricas en estos compuestos, hay quien se ha preguntado si no sería conveniente tomar suplementos de carotenoides.

Estos ya se emplean desde hace tiempo para tratar la pérdida de visión provocada por la degeneración macular asociada a la edad, que daña la mácula lútea y es una de las principales causas de ceguera.

La mácula lútea es un área situada en la parte trasera de la retina y su misión consiste en ayudar a captar los detalles que requieren mayor agudeza.

Entre otras cosas sirve para leer o para distinguir las caras de las personas.

La hipótesis planteada por algunos investigadores en los últimos años es que los suplementos de carotenoides también pueden mejorar la vista en personas sin problemas de visión.

Entre los beneficios que aportarían estos suplementos de carotenoides se encuentran la reducción del brillo, ver los colores más intensos, experimentar un menor contraste, acelerar el tiempo de recuperación, así como la capacidad de procesamiento visual o poder ver más lejos.

A todo esto podrían contribuir la toma de los compuestos de forma complementaria a la dieta.

En personas con miopía una sobreexposición a la luz azul puede resultar más molesta

Un estudio llevado a cabo en 2013 mostró cómo 150 personas sin problemas de visión que además tenían los niveles de carotenoides altos experimentaban un menor efecto del brillo y se recuperaban antes de la exposición a una fuente de luz intensa.

Otra de las investigaciones fue más allá. Proporcionaron a 120 conductores suplementos de carotenoides para observar los efectos y comprobaron que se mejoró su sensibilidad al brillo y al contraste.

Sin embargo, a pesar de las evidencias no está claro que tomar suplementos de carotenoides sea lo más apropiado para la salud.

Otros estudios han comprobado que ciertos tipos de estos compuestos aumentan el riesgo de cáncer en determinadas circunstancias.

Imágenes: Michele Catania
Fuente: Think Big
 Contenido Creative Commons