La obesidad puede causar hipertensión y afectar a tu memoria más de lo que crees

Descubren por qué la obesidad puede causar hipertensión.

Descubren por qué la obesidad puede causar hipertensiónLa obesidad es una enfermedad que ya ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial, y la OMS cifra una media de 2,6 millones de muertes al año, en personas con este problema.

Lo que en un principio empezó como una enfermedad de los países más desarrollados, ha visto abiertas sus puertas a los países con niveles de desarrollo medios y bajos.

Esta enfermedad no es ninguna broma, pues la obesidad se relaciona con numerosas enfermedades y es la culpable de 500.000 casos de cáncer al año.

En el último estudio al respecto publicado en Cell, los investigadores han encontrado una hormona que está detrás de la relación entre la hipertensión y la obesidad; la leptina.

El aumento de leptina se asocia al incremento de la presión sanguínea.

La leptina es una hormona involucrada en la regulación de nuestro apetito; cuándo la cantidad de grasa almacenada en los adipocitos aumenta, se libera esta hormona en el flujo sanguíneo, constituyendo una señal negativa que tras alcanzar el hipotálamo informa a nuestro organismo que el cuerpo tiene bastantes reservas y que debe inhibir el apetito.

Para encontrar la relación entre la leptina y el aumento de la presión sanguínea, los investigadores llevaron a cabo una serie de experimentos en los que se inducía el incremento de los niveles de leptina en ratones que padecían de obesidad debido a su dieta.

Los resultados mostraron que existía un aumento de la presión sanguínea, que no aparecía en los animales con deficit de leptina o ausencia de receptores para ella.

El mecanismo se lleva a cabo en el hipotálamo dorsomedial, en el que se bloquea la acción de la leptina con un anticuerpo que actúa de antagonista, o inhibiendo la expresión de los receptores para leptina.

Ambos mecanismos consiguieron reducir la presión sanguínea en los ratones, independientemente de los cambios producidos en su peso durante la dieta.

Sadaf Farooqi, uno de los autores del estudio, nos cuenta:

Se conoce que la leptina está involucrada en la regulación tanto de nuestro peso como de nuestra tensión arterial. Si pudiésemos dirigir esta actividad podríamos disponer de una herramienta eficaz para el tratamiento de la hipertensión o las enfermedades cardiovasculares en personas que sufren de obesidad.

El tratamiento de la hipertensión es vital para una sociedad en la que el número de adolescentes con esta enfermedad sigue en aumento.

Por ello, controlar nuestros hábitos alimenticios y llevar una dieta equilibrada, realizando actividad física moderada periódicamente nos ahorraría a nosotros y a nuestros hijos de pasar por estas condiciones de salud.


La obesidad puede afectar a tu memoria más de lo que crees.

¿Podría la obesidad estar relacionado con un empeoramiento de la memoria?  

Lo que han encontrado por ahora es que la obesidad provoca cambios epigenéticos (cambios genéticos provocados por el entorno y por condiciones externas) en los genes asociados a la memoria.

Un enzima que se encuentra en las neuronas del hipocampo parece ser, además, la responsable de este vínculo entre obesidad crónica y el deterioro cognitivo.

Recordemos que el hipocampo es una zona muy relacionada con la formación de la memoria a largo plazo. 

Los investigadores han publicado estos resultados en el número más reciente de la revista Journal of Neuroscience.

La memoria se suma a otros de los muchos efectos negativos que provoca la epidemia de la obesidad en nuestro cuerpo, como problemas cardiovasculares o respiratorios, entre muchos otros.
Obesidad y epigenética

En este trabajo, experimentos con roedores aportaron una primera pista a los investigadores del porqué la epidemia de la obesidad lleva hace muchos años afectando la memoria de personas de mediana edad.

Ésta parece provocar una alteración de la expresión génica en el área del hipocampo del cerebro. Hasta ahora, sin embargo, ni se conocían los motivos ni los mecanismos subyacentes.

Y la sospecha de la desregulación epigenética en las neuronas del hipocampo como motivo de todo ello fue la respuesta a la incógnita de los expertos.

Experimentos importantes durante la última década han vinculado la creación de la memoria a largo plazo con los cambios en la metilación y la hidroximetilación del ADN, es decir, cambios causados ​​por mecanismos epigenéticos.

Tales cambios moleculares en el ADN parecen jugar un papel importante en la promoción o la supresión de la formación de memoria a través de su capacidad de aumentar o reducir la expresión de genes que ayudan a las neuronas del cerebro a crear nuevas conexiones sinápticas.

Los datos de este estudio proporcionan, según los investigadores, la primera evidencia de que la obesidad que se genera por una dieta con alto contenido en grasa contribuye al desarrollo, con el tiempo, de modificaciones epigenéticas aberrantes en del hipocampo, lo que se corresponde con la reducción en la expresión de diversos genes relacionados con la memoria.


Obesidad y deterioro cognitivo

Hay otras evidencias científicas que ya han sugerido la relación entre la obesidad y el deterioro cognitivo:

Las personas de 40-45 tienen un 74% más riesgo de desarrollar demencia 21 años después, y los que tienen sobrepeso, un 35%.

Lo aseguraba un estudio publicado en la revista British Medical Journal en 2005 y realizado sobre 10.276 hombres y mujeres.

Un estudio llevado a cabo en 2.223 trabajadores sanos y que se publicó en la revista Neurology (2006) encontró que un índice de masa corporal (IMC) más elevado se asociaba con puntuaciones cognitivas más bajas, después de ajustar por edad, sexo, nivel de estudios, hipertensión arterial, diabetes y otras variables. 

Un IMC más alto al inicio del estudio se asoció también con un mayor deterioro cognitivo en un seguimiento de 5 años más tarde.

Un trabajo publicado en Dementia and Geriatric Cognitive Disorders el año 2010 indicaba que el síndrome metabólico en 73 personas con una edad promedio de 60 se asociaba con reducciones significativas en la memoria y el funcionamiento intelectual general.

Un estudio de en 8.534 individuos gemelos mayores de 65 años mostró que el sobrepeso o la obesidad en la mediana edad, con una edad promedio de 43 años, estaban relacionados con demencia años después.

Este trabajo se publicó en la revista Neurology en 2011.

Bagan, el mágico reino de los 13000 templos | VCN

22 Mar 2017 ... Está situado en una llanura de Myanmar, en Birmania. Los atardeceres aquí parecen arrancados de otro tiempo, de una época imprecisa solo ...


Tumba maya con mucha historia que contar | VCN

 ... A esta familia pertenecía Lord K'an II, que entre 618 y 658 reinó en la ciudad de Caracol, situada muy cerca de la recién descubierta tumba.


Pamukkale, paraíso blanco en Turquía | VCN

 ... Pamukkale, el paraíso blanco de Turquía. Pamukkale: una de las maravillas de la naturaleza más espectaculares. Situada en el corazón de ...

El artículo se publicó en Medciencia
Contenido Creative Commons