Joseph Haydn ,eso de perder la cabeza

 Joseph Haydn, retrato de Thomas Hardy, 1792.
Perdiendo la cabeza.

Perder la cabeza, pero no en sentido figurado sino literalmente, fue lo que le ocurrió al eminente músico austriaco Franz Joseph Haydn, recuperándola 145 años después.

Haydn tuvo una estrecha amistad con Wolfgang Amadeus Mozart, del que incluso se cree que llegó a ser mentor, y fue profesor de Ludwig van Beethoven.

Destacó en todos los géneros musicales y es familiarmente conocido como «el padre de la sinfonía»

La culpa, de que Haydn perdiera la cabeza, la tiene una ciencia o pseudo-ciencia llamada frenología de la que dice el diccionario:

Joseph Haydn, retrato de Thomas Hardy, 1792.

Frenología.- 1. f. Doctrina psicológica según la cual las facultades psíquicas están localizadas en zonas precisas del cerebro y en correspondencia con relieves del cráneo.

El examen de estos permitiría reconocer el carácter y aptitudes de la persona.

Desde el Antiguo Egipcio y la Antigua Grecia, los pensadores creyeron poder adivinar, mediante una simple medición de la cabeza, la personalidad, inteligencia y aptitudes de una persona.

Esta idea alcanzó su auge en el siglo XIX, cuando se convirtió en ciencia e incluso se llegó a creer que la predisposición a actuar con maldad estaba reflejada en el cráneo.

En la actualidad, sabemos que la Frenología (que así se llama esta disciplina) carece de sentido.
El afán, por parte de los frenólogos, de estudiar el cráneo de un genio, fue lo que propició que profanaran su tumba y robaran su cabeza.

Cuando murió Haydn, el 31 de mayo de 1809, Austria estaba ocupada por Napoleón de quien, Haydn, era un fuerte opositor.

Por ello fue enterrado, casi a escondidas, en una tumba muy humilde sin lápida ni nada que evitara su profanación, circunstancia que aprovecharon su "amigo" Carl Rosenbaum y el administrador de la cárcel, Joahnn Peter, (ambos muy aficionados a la frenología), para sobornar al enterrador y hacerse con la cabeza de Hayhn.

Ellos, habituados a estudiar los cráneos de delincuentes ejecutados, nunca habían tenido la oportunidad de estudiar la cabeza de un genio.

Tras la retirada de las tropas francesas de Austria, se decidió enterrar a Haydn como merecía, pero se llevaron una gran sorpresa al encontrar el cuerpo sin cabeza.

Joseph Haydn ,eso de perder la cabeza
Solo hizo falta presionar, un poco, al enterrador para que "cantara la gallina" delatando a Carl Rosenbaum como instigador y poseedor de la cabeza.

Pero Carl Rosenbaum no estaba dispuesto a devolverla y le dio el cambiazo por otra de un ajusticiado "de menor importancia".

Próximo a su muerte, en 1828, Carl Rosenbau se arrepintió y confesó el asunto. 

Instigado por las autoridades a devolver la cabeza autentica para que descansara con su dueño, Carl Rosenbau, dijo que era imposible ya que durante ese tiempo se la habían robado.

La cabeza sufrió una serie de vicisitudes de ventas y reventas, hasta que en 1878 apareció tras la muerte de un profesor de anatomía patológica, llamado Rokitansky, que la tenía en su poder desde 1828.

Cuando todo parecía alcanzar su final, la Sociedad de Amigos de la Música de Viena, dijo que la cabeza le pertenecía ya que Carl Rosenbaum se la había donado a ellos en vida.

Curiosamente la "justicia" dictó sentencia y le dio la razón a la Sociedad de Amigos de la Música de Viena, confirmando que la cabeza no le pertenecía al muerto sino a ellos.

Desde 1878, la cabeza de Haydn, rodó de un sitio a otro expuesta en estanterías, vitrinas, urnas e incluso encima de un piano, hasta que en 1954 los descendientes de Esterházy, (mecenas de Haydn en vida), convencieron a la Sociedad para que la devolviera.

El día 5 de Junio de 1954 cuerpo y cabeza lograron encontrarse tras haber pasado 145 años y seis días separados.

Que yo sepa, los estudios frenológicos, no arrojaron ninguna luz sobre el genio de Franz Joseph Haydn, pero su música sí.

Desde hace ya varios milenios, muchos artistas han creído ver en la cabeza un espejo de la personalidad de la persona. 

Joseph Haydn ,eso de perder la cabeza
Por ejemplo, en las esculturas antiguas el diseño de la cabeza dependía de lo que se quería representar. 

Así, la cabeza de Venus, diosa del amor, no podía ser la misma que la de Minerva, que encarnaba la sabiduría. 

Ya en la Edad Media, esta idea se extendió a la ciencia y comenzaron a relacionarse regiones cerebrales con distintas facultades humanas como el sentido común, el juicio, la fuerza motriz o la memoria.

A finales del siglo XVIII, Franz Joseph Gall, un anatomista alemán, estaba convencido de que las facultades mentales residían en zonas diferentes del cerebro. 

Hasta aquí, podría considerarse un adelantado a su época. 

Sin embargo, también aseguraba que esto debía dejar rastro en el cráneo, y por ello fundó la Frenología, por la que podrían deducirse el carácter y la personalidad de una persona atendiendo a su cabeza y sus facciones.

Sus estudios comenzaron mientras era profesor, cuando se dio cuenta de que los alumnos con ojos saltones tenían una destacada memoria verbal.

A partir de aquí, observó y midió los cráneos de matemáticos, poetas, pintores y criminales para así establecer patrones que pudieran justificar su teoría. 

Uno de sus trabajos más famosos lo hizo sobre una joven viuda que, por su estado, experimentaba de vez en cuando ataques nerviosos que le producían ninfomanía. 

Según testimonio de la mujer, todo ello venía acompañado por calor en la nuca. 

En su observación, Gall descubrió que, efectivamente, poseía esta zona más larga de lo normal. 

Para profundizar en este hecho, se fijó en hombres cuyo deseo sexual era muy pronunciado y los comparó con aquellos no excesivamente pasionales. 

Según su testimonio, en todos los casos los primeros tenían una nuca muy desarrollada, mientras que los segundos estaban en la normalidad. 

Así, este científico llegó a la conclusión de que en la nuca, y más concretamente en el cerebelo, residía el instinto del amor.

Los 38 órganos del cerebro según la frenología.

Gracias a investigaciones como esta, Gall y el resto de frenólogos terminaron descubriendo hasta 27 órganos dentro del cerebro, que algunos ampliaban a 38. 

De ellos, 10 eran los responsables de los instintos, 12 de los sentimientos, 14 de las facultades perceptivas y dos de las reflectivas.

Los instintos o impulsos ocuparían la zona más inferior del cráneo. De ellos destaca, como ya hemos comentado, el del amor (denominado amatividad). Otros ejemplos de instintos son la secretividad (hipocresía), la alimentividad (gula) o la adquisividad (avaricia). 

De este modo, los frenólogos afirmaban que tener una región concreta de la sien más grande de lo normal era signo de propensión a cometer robos, puesto que aquí residía la adquisividad. 

Los sentimientos se situarían en la zona media del cráneo y algunos de los más destacables son la dulzura, la maravillosidad o el buen humor, situado en la frente.

Esta rocambolesca teoría llegó a ser muy popular en Europa hasta la década de 1840, sobre todo entre las clases medias y bajas. 

En sus aspectos más negativos, sirvió como justificación al racismo imperante de la época al afirmar que la raza amerindia, a la que pertenecían los nativos americanos, era inferior a la europea. 

La Frenología perdió su condición de ciencia cuando Paul Broca descubrió, esta vez a través del método científico, la verdadera zona en la que reside el lenguaje. 

Desde entonces es considerada una pseudociencia. 

Sin embargo, Franz Joseph Gall aportó grandes descubrimientos a la neurociencia moderna, como las diferentes funciones de la materia gris y blanca en el cerebro.

La excéntrica Miley Cyrus no deja de sorprender | VCN

... Arquitectura e ilusiones ópticas , del Partenón a la torre de Pisa · El pez volador de cuatro alas · Mujeres obesas con más riesgo de cáncer de ...


El gran pequeño precio de la biodiversidad | VCN

26 Sep 2012 ... Arquitectura e ilusiones ópticas , del Partenón a la torre de Pisa · El pez volador de cuatro alas · Mujeres obesas con más riesgo de cáncer de ...


Historia de la ciencia , 13 grandes errores | VCN

 ... La torre inclinada de Pisa | VCN ... La torre tiene 8 niveles: una base de arcos ciegos con 15 columnas, 6 niveles con una columnata externa y ...

La entrada aparece primero en Medciencia.
http://antcastillog.blogspot.com