Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

¿Cuántas bacterias compartimos con un beso?

 ¿Sabes cuántas bacterias compartimos con un beso?
¿Sabes cuántas bacterias compartimos con un beso?

Nuestro cuerpo está repleto de pequeñitos habitantes que se acomodan como pueden en las diferentes zonas de nuestro organismo.

Aunque puede dar un poco de repelús al leer esto, la verdad es que les debemos las gracias, al igual que ellos a nosotros; es decir, la relación que mantenemos entre estos microorganismos y nuestras células es una relación de beneficio mutuo, en la que las dos partes salimos ganando.

En otras ocasiones hemos hablado en el blog de la microbiota intestinal, que no es otra cosa que los microorganimos que viven en nuestro aparato digestivo.

Cabe destacar que los microorganismos que tenemos en nuestros intestinos es algo muy personal, pues cada individuo puede tener colonias diferentes.

Precisamente, en un artículo anterior de VCN abordamos la siguiente cuestión: dime dónde vives y te diré qué bacterias intestinales posees.

Por otra parte, cada vez nos asombramos más al descubrir las múltiples funciones que nos aportan estos bichitos; por ejemplo, en una entrada anterior explicamos la posible relación entre la microbiota intestinal y la inteligencia.

Pero hoy nos vamos a centrar en los microorganismos que habitan en nuestra boca que, como te podrás imaginar, está repleta de millones de habitantes invisibles, de ahí que un equipo de investigadores holandeses le entrara el gusanillo de saber qué es lo que ocurre con estos bichitos cuando nos besamos efusivamente.

El estudio finalmente se ha publicado en la revista científica Microbiome.

Las parejas comparten los microorganismos de sus bocas

Como era de esperar, al analizar con una torunda las muestras de saliva de las distintas parejas vieron lo siguiente: las parejas que se besaban mucho tenían una microbiota salivar muy parecida.

En definitiva, esto nos demuestra que con la saliva compartimos los microorganismos que se encuentran en esta zona. Además, cuanto mayor sea el número de besos y la intensidad de los mismos, mayor será la semejanza entre ambas microbiotas.

“Este estudio indica que una microbiota salival compartida requiere un intercambio frecuente y reciente, por lo que es más pronunciada en las parejas que frecuentemente se besan de manera íntima”, comentan los autores del estudio.

Para cuantificar el número de bacterias que se transfieren con cada beso, un miembro de cada pareja bebió una bebida probiótica que contenía bacterias denominadas Lactobacillus y Bifidobacteria.

Después, la pareja se besó (con lengua incluida) durante 10 segundos y los investigadores contaron el número de bacterias que se habían transferido inmediatamente después del beso. En total, se habían transferido… ¡¡¡80 millones de bacterias!!!

Otro hallazgo de este estudio fue encontrar que la semejanza de los microorganismos presentes en la lengua de cada miembro de la pareja no se modificó con el número de besos, sino que permaneció relativamente estable, lo cual indica que la colonización bacteriana de la lengua se produce a largo plazo.


Nuevas formas de vida en la saliva humana

Investigadores norteamericanos descubrieron una nueva forma de vida en la saliva humana, un tipo de bacterias parásitas que apenas cuenta con 700 genes.

bacterias compartimos con un beso

Se trata de la primera cepa hallada que depende completamente de otras bacterias para sobrevivir, y se la asocia a enfermedades como la fibrosis quística.

El nuevo parásito, que todavía no tiene nombre oficial, fue descubierto por científicos de la Universidad de Washington gracias a un fragmento de ARN hallado en muestras de saliva humana que no coincidía con ningún organismo conocido.

Otros laboratorios habían encontrado anteriormente el mismo código de ARN, pero ninguno fue capaz de averiguar su procedencia. Ahora los científicos han comprobado que esta bacteria vive oculta en las cepas de Actinomyces odontolyticus, a la cual utiliza para sintetizar los aminoácidos esenciales para la vida.

Por ello ha sido tan dificil su identificación, y su cultivo en laboratorio es imposible sin el anfitrión. 

Son bacterias de tamaño ultra-microscópico que viven en la superficie de su huesped, según explicó el director de la investigación Jeff McLean en la reunión anual de la Sociedad Americana de Microbiología en Boston, la semana pasada.

El parásito extrae los nutrientes de la Actinomyces, que finalmente muere, y luego se reproduce y extiende a su próxima víctima, en un proceso que todavía no se ha conseguido determinar.

Lo que interesa a los científicos es saber cómo esta nueva forma de vida afecta a los humanos, ya que se han encontrado altas concentraciones de ADN del parásito en personas con fibrosis quística y enfermedad de las encías. Parece que la Actinomyces Odontolyticus se vuelve más resistente a los antibióticos cuando el nuevo parásito está presente.

Aun falta que la investigación sea revisada por pares para confirmar el hallazgo, pero los investigadores coinciden en que puede ser un gran avance, ya que la mitad de los microbios presentes en nuestra saliva aun no han sido identificados correctamente.

Como dar un buen beso | VCN
Besar es una manera de expresar amor, afecto entre 2 personas. Hay besos cortos, largos, suaves, secos, húmedos, con lenguita, y un largo ...




La paternidad después del divorcio | VCN
En la despedida, yo le di un beso a Paula y Ana dijo: “Si se dan besos de novios yo no me puedo ir”. La madre le dijo: “Son besos de amigos” ..




Mujeres , sin Aditivos ni Colorantes | VCN
... ¿y si quiero darle un beso de tornillo? Estaría sufriendo todo el rato, por si le doy un tirón y le hago daño… Y no sólo padecería por ella, sino ..

http://vidacotidianitica.blogspot.com/ Creative Commons