Crece la hipertensión en adolescentes

Crecen los casos de hipertensión en adolescentes
Crecen los casos de hipertensión en adolescentes.

La hipertensión arterial es una enfermedad crónica que se presenta principalmente en adultos y, aún más, en adultos mayores.

No obstante, en los últimos años se ha podido observar una alta prevalencia de esta enfermedad en jóvenes, dado el constante aumento de la prevalencia de obesidad y el sedentarismo entre este grupo de edad.

Preocupa también que incluso la prevalencia de hipertensión ha aumentado incluso en aquellos que cultivan una vida sana.

Si la hipertensión arterial tiene consecuencias a largo plazo cuando aparece en la vida adulta, no es difícil imaginar lo preocupante que puede llegar a ser su aparición en edades tempranas.

Entre las consecuencias más importantes se encuentran un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares o accidentes vasculares cerebrales.

Hay dos tipos principales de hipertensión, y el origen no siempre se encuentra en una mala alimentación o un estilo de vida sedentario.

Lo importante es detectarla y tratarla desde el momento del diagnóstico.

Pero, ¿se diagnostica lo suficiente?

¿Se dan las recomendaciones adecuadas a esta franja de edad?

Al parecer, no, según un estudio realizado en Estados Unidos y publicado en la revista Journal of General Internal Medicine.

Según las conclusiones, sólo la mitad de los adultos jóvenes estadounidenses diagnosticados con hipertensión recibe consejos del médico respecto a la necesidad de cambios en el estilo de vida.


Sin consejos para un cambio de vida

Estos cambios en el estilo de vida deberían ir encaminados a controlar la presión arterial a través del ejercicio, el control del peso y una alimentación saludable.

El tema más recomendado fue el ejercicio, seguido de consejos sobre dejar de fumar.

A sólo el 25% se les aconsejó sobre cómo reducir la presión arterial a través de cambios en la dieta.

Según conclusiones adicionales del trabajo, los más proclives a recibir consejos sobe el estilo de vida fueron las mujeres, los pacientes habituales que acudían a la consulta por problemas de salud a largo plazo, los previamente diagnosticados con colesterol alto, y aquellos con antecedentes familiares de hipertensión o cardiopatías.

Causas de la hipertensión en la adolescencia

Como ya hemos comentado, no todos los casos de hipertensión se deben a un estilo de vida considerado poco saludable.

También la genética u otros factores pueden jugar un papel importante en su aparición.

Os listamos las causas más habituales:

-Estrés: es una de las causas principales.

El estrés aumenta la fuerza del bombeo de la sangre e incrementa el volumen de ésta con cada latido, así como puede producir la liberación de hormonas como la adrenalina y noradrenalina, que estimulan el corazón y los vasos sanguíneos.

De acuerdo a un estudio del Journal of the American Medical Association, la impaciencia y angustia incrementan las posibilidades de desarrollar hipertensión en la adolescencia.

De hecho, el estrés es factor de riesgo para el desarrollo de otros muchos padecimientos.

-Obesidad: los jóvenes con sobrepeso son más propensos a presentar hipertensión.

Uno de los estudios de Framingham constató que, por cada 10% de incremento de peso, la presión arterial aumenta 6.5 mmHg, el colesterol plasmático, 12 mg/dl, y la glucemia, 2 mg/dl.

-Genética: existen factores genéticos en el desarrollo de hipertensión arterial, ya que ésta resulta de la combinación de factores ambientales y hereditarios.

En los últimos años se han identificado variaciones genéticas potencialmente implicadas en su aparición.

-Tabaco, alcohol y sedentarismo

-Alimentación inadecuada: una alimentación alta en sodio y grasas, o altos niveles de colesterol en sangre.

Ya os hemos hablado de los mejores y peores alimentos para cuidas nuestro corazón.

Un accidente cerebral se define como una enfermedad originada por alteraciones de los vasos sanguíneos que riegan nuestro cerebro.

Cada zona de nuestro cerebro controla una función neurológica. La función de la región afectada por el accidente cerebral se pierde o queda disminuida en mayor o menor grado. 

Un accidente cerebral, también denominado “ictus”, es una enfermedad causada por alteraciones de los vasos sanguíneos que riegan el cerebro.

Este mal origina síntomas neurológicos y se producen de manera repentina. Las células nerviosas (neuronas) no tienen la facultad de reproducirse y también son incapaces de almacenar el alimento que les llega a través de la sangre. 

Si existe algún problema en los vasos y disminuye el aporte de sangre de forma brusca, las neuronas de la zona afectada comienzan a morir. 

Cuando la región lesionada es la del habla, por ejemplo, esa función se perderá o disminuirá. 

La sangre llega a nuestro cerebro a través de las arterias carótidas, que suben por los costados del cuello, y las vertebrales, que atraviesan las vértebras cervicales.


18 de las ciudades más pobladas de la Tierra ( Parte 5 ) | VCN
Torre Shahyad, Teherán La Torre Shahyad, situada en la plaza Azadi ('Libertad'), fue construida en 1971 con la finalidad de que se convirtiera ...


Salvador Allende , discurso en Guadalajara | VCN
Uno de los últimos grandes discursos de Salvador Allende y uno de los mejores de todos los tiempos.... en la Universidad de Guadalajara ...




Civilizaciones americanas antiguas, Los Aztecas | VCN
Los pueblos que habitaban América antes de la conquista europea tenían diversas formas de organización económica, social y política.

Creative Commons