¿Quién es el dueño de la Luna?

¿Quién es el dueño de la Luna?
Luna llena . Creative Commons. Autor: Luc Viatour.
¿Quién es el dueño de la Luna?

Ya sea por minería, energía o turismo, hay muchas razones para explorar el espacio.

Algunos “pioneros” creen incluso que la supervivencia de la humanidad depende de nuestra capacidad de colonizar cuerpos celestes como la Luna o Marte, convirtiendo ambos en ejes de nuestra futura travesía a través del cosmos.

De hecho, algunos vendedores ofrecen un acre lunar por tan solo 27 dólares estadounidenses (antes de querer comprar, terminen de leer el artículo).

De una manera más seria, grandes corporaciones, ricos empresarios e incluso políticos están observando a la Luna y sus hasta ahora vírgenes recursos.

Rusia tiene planes para establecer una colonia de humanos para el 2030 y una empresa de Japón quiere construir un anillo de paneles solares alrededor de la Luna para llevar esa energía a la Tierra.

Pero para esto se debe ser claro sobre la validez legal de las propiedades extraterrestres ya que las mismas ideas que se usaron en su momento para justificar el colonialismo están siendo lanzadas por gobiernos y empresarios galácticos.

Sin una regulación sólida, la Luna sufre el riesgo de convertirse en un salvaje oeste extraplanetario.

Para entender si nuestras leyes terrestres pueden ayudarnos a decidir quién es el dueño de qué en el espacio —o si algo puede ser propiedad de alguien— primero debemos separar la soberanía de la propiedad.

En el siglo XVII, teoristas de la ley natural como Hugo Grotius y John Locke argumentaron que derechos de propiedad existían por la virtud de la naturaleza humana pero que únicamente tienen fuerza legal cuando están reconocidos por un gobierno soberano.

Dentro del contexto de la ley espacial, la gran pregunta es si la soberanía se extiende hasta el infinito ¿qué tan alto se debe ir hasta escapar del país?

Bienes comunes galácticos

Cuando el gobierno de Estados Unidos se confrontó a esta duda al comienzo de la década de 1950, cabildeó por el reconocimiento del espacio exterior como un bien común global.

La Unión Soviética era difícil de infiltrar para recolectar inteligencia, así que abrir el acceso para el aire espacial soviético era crucial para Estados Unidos durante la Guerra Fría.

Percibir el espacio exterior como un bien común era otra forma de prevenir soberanía nacional en el espacio. Pero ni la URRS ni los Estados Unidos estaban inclinados a pelear la Guerra Fría en otro frente.

Las geopolíticas dictaban que la decisión de amenazar el espacio exterior no era apropiada.

Este principio puede ser encontrado en el artículo II del tratado del espacio exterior, el cual claramente prohíbe “la apropiación nacional mediante reclamaciones de soberanía, uso u ocupación por cualquier otro medio”, que ha sido largamente aceptado: nadie se queja que las misiones lunares o los satélites en espacio han infringido su soberanía.

Sin embargo, ciertos expertos están en desacuerdo cuando se les pregunta si esta prohibición también es válida para apropiación privada.

Algunos abogados han argumentado por el reconocimiento de derechos reales sobre la base de la jurisdicción sobre la soberanía territorial.

Registros históricos del tratado del espacio exterior claramente indican que la gente estaba en contra de las apropiaciones privadas en ese momento, pero nunca llegó una prohibición explícita al artículo II.

Se han aprendido lecciones de esta omisión y la prohibición fue más explícita en el tratado de la Luna de 1979. Empero, este acuerdo solo fue firmado por 16 países, de los cuales ninguno estaba involucrado en la exploración espacial tripulada, dejando así este tratado internacional con poco sentido.

Consecuentemente, empresarios espaciales como Dennis Hope, de la Lunar Embassy Corporation, piensan que hay un agujero legal en el artículo II lo cual les permite a ciudadanos privados reclamar propiedad sobre la Luna.

No obstante, la mayoría de los abogados está en desacuerdo, pues apuntan que los Estados asumen la responsabilidad internacional por las actividades en el espacio, bien sea compañías nacionales o aventureros privados, razón por la cual la prohibición se extendería al sector privado.

Así que mientras la idea de comprar propiedades lunares parece divertida, para que estos títulos sean reconocidos como propiedades debe existir un reconocimiento legal por una autoridad superior, tal como el Estado de una nación.

Ya que los Estados no pueden reclamar derechos de soberanía en el espacio exterior, las propiedades en la Luna y otros planetas serán, con toda probabilidad, ilegales.

Los que estudian estos casos esperan que los Estados permanezcan leales al tratado y se abstengan de reconocer o endosar un reclamo de propiedad privada. Si hay algún precedente, yace en el fondo del océano.

En 1974, el gobierno estadounidense se negó a reconocer los derechos mineros exclusivos de Deepsea Ventures más allá de los límites de su jurisdicción nacional en el suelo marino.

Toma de la Luna

Pero mientras todos estos argumentos son teóricos, si alguien ocupa un lugar y nadie más puede tener acceso a él o usarlo, ¿el que lo ocupó no es el dueño de facto?

En el derecho esto se llama posesión corporativa (corpus possidendi) y representa otra razón por las cuales los títulos de propiedad no significan ninguna prueba legal de ser dueño de un pedazo de la Luna, ya que nadie está físicamente allá.

Para poseer algo, tanto la mente como el cuerpo deben estar involucrados. La intención no es suficiente, la posesión requiere un acto de presencia.

La dificultad de establecer un acto físico de posesión en la Luna debe protegerla del desarrollo privado, pero parece que la tecnología está superando a la ley.

En la década de 1990 la firma comercial SpaceDev intentó llevar un robot a un asteroide para realizar experimentos y reclamarlo como propiedad privada.

El proyecto se quedó sin recursos y fue archivado, pero aboga por la “teleposesión” para casos como las compañías de rescate que reclaman como propiedad los restos de naufragios en el fondo del mar después de explorarlos con robots.

Después de todo, si una sonda submarina con una cámara de televisión fue todo lo que se requirió para tomar posesión de un barco naufragado, que antes fue poseído en la Tierra, ¿por qué no podría hacer lo mismo una sonda espacial y reclamar un pedazo de propiedad celestial?

Aunque poseer legalmente la Luna o Marte está prohibido, la apropiación de material es una cuestión totalmente diferente.

Parece que los empresarios pueden reclamar algo como “derechos empresariales” que les permite explorar y explotar recursos naturales en el espacio exterior.

Esto deja una incómoda sensación de déjà-vu. ¿No fue la teoría de propiedad de Locke la que justificó la posesión sobre tierra vacante y natural que eventualmente llevó a la colonización en las Américas?

Ojalá la comunidad internacional y los Estados de manera individual entren en razón antes que sea muy tarde, y firmen el tratado de la Luna, el cual puede dar una ligera esperanza que podamos evitar futuros problemas.

Los conflictos recientes en Ucrania, el sur del Mar de China o Siria han hecho que se hable de una “nueva era en la geopolítica”.

También se debería reavivar la idea que el espacio exterior no debe convertirse la próxima zona para jugar a los conquistadores.


Francia y Gran Bretaña se disputaron el planeta Neptuno hace mas de 170 años atras.

Francia y Gran Bretaña se disputaron el planeta Neptuno
Los días 23 de septiembre , son el aniversario del descubrimiento del planeta más lejano del Sistema Solar.

Su hallazgo desató una pugna entre Francia y Gran Bretaña por determinar si fueron astrónomos ingleses o galos a los que correspondía el honor. 

Más tarde, se constató que Galileo había dado con el planeta en 1612, pero lo confundió con una estrellas.

Este 23 de septiembre se cumplen 170 años del descubrimiento del planeta Neptuno, octavo planeta en distancia al Sol y el más lejano del Sistema Solar, es el cuarto en diámetro y el tercero en masa.

Su hallazgo desató una pugna nacionalista entre Francia y Gran Bretaña por determinar si fueron astrónomos ingleses o galos a los que correspondía el honor del descubrimiento.

Todo empieza en 1821, cuando el astrónomo francés Alexis Bouvard publicó en sus tablas astronómicas la órbita de Urano. Las observaciones revelaron perturbaciones sustanciales, que llevaron a Bouvard a lanzar la hipótesis de que la órbita de Urano debía estar siendo perturbada por algún otro cuerpo, según Wikipedia.

En 1843, el británico John Couch Adams calculó la órbita de un octavo planeta en función de las anomalías observadas en la órbita de Urano. Envió sus cálculos a sir George Airy, el Astrónomo Real, quien pidió más información. Adams comenzó a redactar una respuesta, pero nunca llegó a enviarla.

Mientras, el francés Urbain Le Verrier publicó sus propios cálculos. En el mismo año, el británico John Herschel comenzó a abogar por el enfoque matemático y persuadió a su compatriota James Challis para buscar el planeta propuesto por Le Verrier. Después de muchas dilaciones, Challis empezó su búsqueda, reacio, en julio de 1846. Mientras, Le Verrier había convencido al astrónomo alemán Johann Gottfried Galle para buscar el planeta. Neptuno fue descubierto esa misma noche, el 23 de septiembre de 1846, donde Le Verrier había predicho que se encontraría. Challis más tarde se dio cuenta de que había observado previamente el planeta dos veces en agosto, sin advertirlo.

A raíz del descubrimiento, hubo mucha rivalidad nacionalista entre los franceses y los británicos sobre quién tenía prioridad y merecía crédito por el descubrimiento. Finalmente surgió un consenso internacional sobre que tanto Le Verrier como Adams conjuntamente lo merecían. Más tarde, se constató que Galileo había dado con el planeta en 1612, pero lo confundió con una estrella.

La primera vuelta al Mundo de Magallanes y Elcano | VCN

 ... Y tras el Tratado de Tordesillas de junio de 1494, que situaba la línea divisoria en tres ambos imperios a 370 leguas al oeste de las Islas cabo ...


El escorbuto | VCN

 ... El escorbuto no tratado es invariablemente mortal. Sin embargo, como todo lo que se requiere para una recuperación plena está en una dieta ...


70 años de la tragedia, Hiroshima y Nagasaki | VCN

... Sin embargo, en 1922 los japoneses se sintieron ofendidos por el Tratado Naval de Washington, que limitaba el número de navíos que podían ...

Publicado por : Cosmo Noticias
Creative Commons