Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

Las conversaciones alrededor del fuego de los bosquimanos

Las conversaciones alrededor del fuego de los bosquimanos
Las conversaciones alrededor del fuego de los bosquimanos.

¿Nos ayudaron las historias contadas alrededor del fuego a nuestra evolución cultural?

Una vez que nuestros antepasados controlaran el fuego entre hace 400.000 y un millón de años, las llamas no sólo les permitieron cocinar la comida y mantener alejados a los depredadores, sino que también les permitió extender el día.

Un estudio realizado por la Universidad de Utah sobre los bosquimanos del Kalahari sugiere que las historias contadas al amor de la lumbre ayudaron a la cultura y pensamientos humanos a evolucionar mediante el reforzamiento de las tradiciones culturales, promocionando armonía, equidad y despertando la imaginación para así visualizar un sentido amplio de comunidad, tanto con personas distantes como con el mundo espiritual.

Los investigadores previamente estudiaron cómo el cocinar los alimentos afectó a la dieta y a la anatomía, pero “poco se sabía acerca de cómo de importante fue el extender el día a la hora de prender las brasas de la cultura y sociedad”, escribe la catedrática de Antropología Polly Wiessner en un estudio publicado on-line en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

“Hay algo acerca del fuego en el centro de las tinieblas que vincula, apacigua y además excita a la gente.

Es profundo”, dice Wiessner, quien ha estudiado la los bosquimanos durante 40 años.

“La noche alrededor del fuego es un momento universal para la vinculación afectiva, para contar información social, para entretener, para un montón de emociones compartidas.”

El estudio de Wiessner, que ella llama “exploratorio”, analiza la puntuación del día y de las conversaciones a la luz del fuego entre los bosquimanos !Kung (también conocimos como bosquimanos Ju/’hoansi. El símbolo de admiración y la barra con apóstrofo simbolizan distintos sonidos de clic de su lengua.), unos 4000 que viven ahora el desierto de Kalahari al noreste de Nambia y noroeste de Botswana. Son un grupo de los varios grupos de bosquimanos del Kalahari.

¿Por qué estudiar los cuentos al amor de la lumbre de los bosquimanos?

“No podemos decir nada acerca del pasado de los bosquimanos”, dice Wiessner. “Pero esta gente vive de la caza y la recolección. En el 99% de nuestra evolución, es así cómo vivieron nuestros antepasados. ¿Qué acontece en el tiempo que se está alrededor del fuego durante la noche entre cazadores-recolectores? Eso ayuda a responder la cuestión de la contribución del espacio alrededor del fuego para la vida humana.”

Escribe: “las historias son contadas en virtualmente todas las sociedades de cazadores-recolectores. Junto con los regalos, fueron el origen de los medios de comunicación sociales.”

Desde el mundo de trabajo diario a las noches de vínculos y asombro

En su estudio “Embers of Society: Firelight Talk among the Ju/’hoansi Bushmen,” Wiessner menciona que las pruebas arqueológicas indican que los antepasados humanos tuvieron control esporádico sobre el fuego hace un millón de años o más y regularmente desde hace 400.000 años.

“El fuego alteró nuestro ritmo circadiano, la luz nos permitió estar despiertos y la pregunta es qué pasó en el espacio que rodeaba ese fuego. ¿Cómo afectó al desarrollo de los humanos?”, se pregunta Wiessner, quien a comienzos de año estuvo entre los tres seleccionados por la Universidad de Utah a la Academia Nacional de Ciencias

Wiessner dice que los bosquimanos ¡Kung mantienen reuniones alrededor del fuego la mayoría de las noches en grupos de hasta 15 personas. Un campamento tiene hogares (fuegos) para cada familia, pero por la noche la gente frecuentemente converge a uno de ellos. Esta investigadora ha analizado sólo las conversaciones que involucraban cinco o más personas.

Las historias alrededor de la lumbre versaban sobre temas como las cacerías pasadas, luchas sobre la carne, incendios, nacimientos, sobre perderse, interacciones con otros grupos, camiones estropeados, ser perseguidos por un animal, disputas y aventuras extramatrimoniales. Y además había mitos tradicionales.

Para su estudio Wiessner analizó dos conjuntos de datos:

- Las notas que tomó en 1974 (inicialmente para otro propósito) en los 174 días y noches de conversación en dos campamentos ¡Kung en el noreste de Botswana. Cada conversación duró más de 20 o 30 minutos e involucraba a unas 15 personas.

- Grabaciones digitales, transcritas por bosquimanos alfabetizados de 68 historias alrededor del fuego que Wiessner originalmente tomó en los setenta pero que fueron vueltas a contar y a ser grabadas durante una de las tres visitas que realizó entre los años 2011 y 2013 a poblados ¡Kung en Botswana y Namibia.

Wiessner encontró que las conversaciones diurnas diferían mucho de las mantenidas al amor de la lumbre. De las conversaciones diurnas el 34% eran quejas, críticas y cotilleos para regular las relaciones sociales; 31% eran sobre asuntos económicos, como cazar para cenar; 16% eran chistes; sólo un 6% eran historias y el resto era sobre otros temas.

Pero por la noche el 81% de las conversaciones involucraba historias, sólo un 7% era quejas, críticas y cotilleos y un 4% era económicas.

Creando vínculos con gente cercana, lejana y con lo sobrenatural

Wiessner encontró cómo las conversaciones reforzaban las principales instituciones sociales y valores ¡Kung: arreglo de matrimonios, el sistema de parentesco, una estructura social basada en la equidad, el reparto de comida durante los tiempos de escasez, los derechos de la tierras, las curaciones mediante trance y xaro, un sistema de intercambio que involucra plegarias de asistencia mutua, incluidos cobijo y comida en tiempo difíciles.

“Lo que encontré fue una gran diferencia entre las conversaciones diurnas y nocturnas, en las clases de información transmitida y en el uso del pensamiento imaginario”, dice Weissner.

“Las conversaciones diurnas tienen mucho que ver con las actividades económicas (trabajar, conseguir comida, qué recursos y dónde están)”, dice. “Tiene mucho que ver asuntos sociales y de control: criticismo, quejas y enojos.”

“Por la noche la gente lo deja correr, se apaciguan y buscan el entretenimiento. Si ha habido conflictos durante el día los superan y se establecen vínculos.

Las conversaciones nocturnas tienen más que ver con historias, sobre las características de la gente que no están presentes y que están en tu red social más amplia y pensamientos acerca del mundo espiritual y de cómo influye el mundo de los humanos. También se canta y danza con grupos unidos.”

Los curanderos bailan y entran en trance, “viajan al poblado de dios y se comunican con los espíritus de los fallecidos que están tratando de llevarse a la gente enferma”, dice Wiessner.

Según ella los primates no humanos no mantienen ataduras de apoyo mutuo fuera de su grupo: “Somos realmente únicos. Creamos ataduras de largo alcance fuera de nuestros grupos.”

Semejantes comunidades extendidas permitieron a los humanos colonizar nuestro planeta porque tenían redes sociales de apoyo mutuo, que puedes ver expresadas hoy en día en nuestra capacidad para las relaciones sociales”, añade.

“Los humanos forman comunidades que no están juntas en el espacio, pero sí lo están en nuestras cabezas (comunidades virtuales). Hay comunidades en nuestras cabezas. Para los bosquimanos esas comunidades se extienden hasta las 120 millas (200 km).”

Wiessner sugiere que las historias contadas alrededor del fuego, las conversaciones, ceremonias y celebraciones desencadenaron la imaginación humana y “las capacidades cognitivas para formar estas comunidades imaginadas, tanto si es nuestra red social, todos nuestros parientes sobre la Tierra o comunidades que nos enlazan con el mundo espiritual.”

Dice que además apuntalaron la habilidad humana de “leer” lo que los otros están pensando, no solamente sus pensamientos o intenciones, pero sus visiones hacia otra gente.

¿Qué nos ha hecho la electricidad?

Al examinar cómo el fuego extendió el día da pie a que Wiessner medite acerca de la sociedad moderna, preguntando “¿qué pasa donde el tiempo económicamente improductivo de estar alrededor del fuego es transformado en tiempo productivo por la luz artificial?”

Los padres leen historias o muestran vídeos a sus hijos, pero ahora “el trabajo salpica la noche. Ahora nos sentamos con nuestros portátiles en nuestros hogares. Cuando eres capaz de trabajar de noche tienes súbitamente un conflicto:

‘Sólo tengo 15 minutos para contar a mis niños un cuento. No tengo tiempo de sentarme y hablar’, la luz artificial ha cambiado tiempo social potencial en tiempo potencial de trabajo.

¿Qué pasa con las relaciones sociales?”

Su trabajo levanta esta cuestión, pero no la responde.

VCN: Baobabs y El Principito

 ... Vistos desde el cielo, asemejan sin duda gigantes inmensos emergiendo de una tierra árida, como bellas e ... Son grandes, muy grandes y con forma de riñón.


VCN: La casa de Luke Skywalker

... sobre la superficie de planetas remotos igual que lo harían sobre la Tierra, sin grandes saltos o movimientos poco fluidos, ni más rápido ni más despacio.


VCN: Restos prehumanos de 7,2 millones de años

... Sin embargo, dos estudios publicados hoy en PLoS ONE, indican que el linaje común de grandes simios y humanos se dividió varios cientos de miles de años ...

Copyleft : http://neofronteras.com/?p=4507
Creative Commons