Emoticones contienen una fuerte carga emocional, apunta la neurociencia


Emoticones contienen una fuerte carga emocional, apunta la neurocienciaLos emoticones contienen una fuerte carga emocional, apunta la neurociencia.

La neurociencia se ha interesado por el uso de los emoticones en las comunicaciones dado su viralización y universalidad, pero ¿cómo impactan en las personas que los usan desde el punto de vista de la ciencia

Con el paso del tiempo hemos integrado el mundo de los emoticones y sus metamensajes, aunque parecen algo muy sencillo contienen un fuerte significado que va más allá de lo obvio.

Esta integración a las comunicaciones virtuales ha sido parte de estudios científicos y en ellos se han encontrado interesantes resultados de comportamiento.

La neurociencia ha tomado parte en las nuevas comunicaciones.

Podemos recordar que la neurociencia estudia el sistema nervioso, en especial el cerebro, su estructura y organización funcional, es por esto que que resulta importante señalar lo que este conjunto de disciplinas nos tienen que decir sobre los emoticones.

Según un artículo publicado por Fast Company reporta que las mujeres usan más emoticones que los hombres.

Esto puede ser porque las mujeres son más propensas a expresar sus sentimientos y de hecho resulta más sencillo para ellas y los receptores aceptar su uso.
Capital DE

Así es como con el paso del tiempo hemos ido integrando los emoticones y también la recepción que de ellos tenemos.

Podemos recordar que los nativos digitales integran estas nuevas comunicaciones y tecnologías de distinta forma, es por esto que distintos científicos se abocan a estos estudios de conducta y de procesos de comunicación.

Por otro lado un estudio de la Universidad de Japón, que data del 2006, señala que los emoticones encierran un metamensaje emocional.

Así nos da a conocer que el nombre realmente es certero (el nombre emoticon es de la combinación de vocablos en inglés de emotions e icons).

Al analizar las áreas del cerebro que se activaban al ver los emoticones encontraron que se activaban áreas de las emociones y no de reconocimiento de rostros.
Invertido no funciona igual (:

Muchas veces me pregunté por qué algunas personas “invertían” los símbolos para hacer un emoticon. Si se trata de otras lenguas que su lectura va en otro sentido que el español o el inglés es comprensible.

Y resulta que la neurociencia apoya mi desconcierto, ya que encontró que cuando lectores de izquierda a derecha encuentran los emoticones “al revés” separan, por así decir, los símbolos y no tiene la misma carga emocional que uno al derecho.

De hecho no generan la misma actividad cerebral. :D

Así que ya pueden saber que los emoticones son más que un par (o poco más) de símbolos, contienen un metamensaje que realmente afecta las comunicaciones.

Es por este motivo que a veces usar al final de un enunciado un emoticón cambia todo el sentido de lo que queremos decir, también si no los usamos damos otro mensaje, así como si abusamos de ellos. Interesante en verdad.

Los confusos emoticonos de Facebook

Como las palabras pitufas, requieren un contexto para su correcta interpretación

Los emoticonos de «me entristece» y «me enoja» de Facebook tienen significados confusos. Son ejemplos contra la gastada frase: «Una imagen vale más que mil palabras».

El enigma del vestido azul y negro/blanco dorado fue resuelto con una explicación científica («palabras, palabras, palabras»). Demuestra que una imagen está sujeta a tantas interpretaciones como observadores.

Borja Ventura escribió un artículo esclarecedor: Fotografías que mienten (sin estar retocadas) que muestra que fotografías recortadas influyen en la apreciación que el lector de periódicos hace de la realidad. Más recientemente, Gema Lozano escribió Lo que no se ve del postureo en Instagram sobre el proyecto de la fotógrafa Chompoo Baritone, que ironiza de la realidad paralela de Instagram.

Además de confusa o engañosa, en más de una ocasión una imagen puede tener menor fuerza dramática o expresiva que mil palabras. Si el presupuesto permite varias localizaciones sin problema, los guionistas y directores de cine pueden discutir horas sobre mantener un parlamento largo o sustituir una parte por un flashback. En el debate se habla de economía narrativa, de estética, y de ideología de la historia. Un ejemplo es el relato de Clarice (Jodie Foster) en El silencio de los corderos de cómo quiso salvar a un cordero:

CLARICE
Primero intenté liberarlos. Abrí la puerta, pero
no quisieron correr. Se quedaron allí parados,
confusos. No quisieron correr.

LECTER
Pero tú podías y lo hiciste, ¿verdad?

CLARICE
Sí. Me llevé un cordero y huí lo más rápido que pude.

LECTER
¿Adónde ibas, Clarice?

CLARICE
No lo sé. No tenía comida ni agua y hacía mucho frío,
muchísimo frío. Quería salvar aunque fuera a uno,
pero pesaba mucho. Sólo había ido unos cuantos km
cuando el alguacil me recogió. El ranchero estaba tan
enojado que me mandó a vivir al orfanato luterano. No
volví a ver la finca.

LECTER
¿Qué fue de tu cordero, Clarice?

CLARICE
Lo mataron.

El director Jonathan Demme tenía previsto sustituir las palabras de Jodie Foster por un flashback de una Clarice niña. Pero con buen criterio, el director consideró que la escena con el cristal entre Clarice y Hannibal Lecter tenía una poderosa carga dramática (las miradas, el ambiente claustrofóbico). La fuerza se hubiera diluido con las imágenes del pasado. Una vez más, un montón de palabras tienen más fuerza que un puñado de imágenes.

Los emoticonos de «me entristece» y «me enoja» de Facebook tienen significados confusos.

«Me entristece» expresa solidaridad por la señora embargada. «Me enoja» expresa ira contra Rato. Pero hay artículos donde no están claros los emoticonos escogidos por los lectores.

Me confunde un «me entristece» en uno de mis artículos sobre televisión.¿Le gustó el artículo al lector y le entristece la situación que describo? (Una situación que carece de drama). ¿O el lector desaprueba mi trabajo con la lágrima? Planteé la cuestión a mi familia:

—No le gusta tu artículo —dicen unos.
—Piensa como tú —dicen otros— y le pone triste el tema.

La duda me ha tentado a contactar con el lector para que me aclare su lágrima. Pero no quise que me tomara por un tipo raro o peligroso. 

Me temo que los «me entristece» y «me enoja» deben interpretarse en contexto como las palabras pitufas.

Guía para nuevos medios y redes sociales (Escribir en internet) | VCN

... ... “la voz de la audiencia”, los “emoticonos”, el “correo electrónico”, la “ mensajería instantánea”, las “redes sociales” o la “escritura colectiva”.


Consejos para facilitar tu vida con un Blackberry | VCN

... La aplicación permite a los usuarios crear sus propios emoticonos, agregar usuarios de BlackBerry PIN y enviar archivos unos a otros ...



¿Por qué el helio hace nuestra voz más aguda? | VCN

 ... ¿Por qué el helio hace nuestra voz más aguda? “¡Mírame, tengo voz de pitufo!”, es lo que más de