El veneno de avispa contra el cáncer de mama

El veneno de avispa podría servir contra el cáncer de mama
Richard Bartz (Wikimedia)
El veneno de avispa podría servir contra el cáncer de mama

Científicos del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona (IRB) han demostrado la eficacia in vitro del veneno de avispa contra el cáncer de mama.

Las picaduras de avispa son uno de los problemas más temidos durante el verano.

Su efecto dañino, sin embargo, podría ser beneficioso en medicina.



Según un estudio del Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona (IRB), su veneno es efectivo in vitro contra el cáncer de mama.

En la naturaleza existen muchos compuestos con poder terapéutico. Por ejemplo, el taxol es un fármaco quimioterápico que se usa en el tratamiento de diversos tipos de tumores.

Esta sustancia es aislada de la corteza del tejo, y se comercializa con el nombre de paclitaxel para curar el cáncer de mama, de ovario, de pulmón o de próstata.

La gran diversidad de sustancias que podemos encontrar en el planeta puede ser una gran aliada en el cuidado de nuestra salud.

Los científicos del IRB de Barcelona se propusieron identificar un compuesto que permitiera superar las resistencias que suelen encontrarse en el tratamiento del cáncer de mama, además de evitar buena parte de los efectos secundarios de las terapias actuales.

De esta manera aislaron un péptido a partir del veneno de las avispas, que era capaz de ‘romper’ las membranas exteriores que recubren las células tumorales.

El problema que hallaron fue que esta molécula biológica era demasiado tóxica, pues no sólo afectaba a las células cancerosas, sino que también actuaba contra las células sanas.

Por este motivo, decidieron ‘disfrazar’ el ‘arma natural’ con otro péptido, que permitía que hubiera un reconocimiento específico de las células tumorales del cáncer de mama.

Los ensayos in vitro demostraron que las células benignas no eran afectadas, mientras que el compuesto aislado del veneno de avispa conseguía atacar sólo a las células tumorales.

Sus resultados fueron publicados en la revista Journal of Controlled Release, y demuestran que la naturaleza esconde grandes tesoros para la medicina.

Las conclusiones son aún preliminares, y los investigadores comenzarán estudios en modelos animales para saber si, efectivamente, el veneno de avispa podría ser usado algún día para tratar el cáncer de mama.

Publicado por : http://blogthinkbig.com/
http://vidacotidianitica.blogspot.com/
Creative Commons