¿Odias tus dientes? la culpa es de tus genes

¿Odias tus dientes? la culpa es de tus genes
¿Odias tus dientes? la culpa es de tus genes

Por Fran Benitez

Desde pequeños, nuestras madres se han asegurado que nos lavemos los dientes tres veces al día y usemos enjuague bucal al menos una vez ......ah y no tomar mucho azúcar. “Todo esto para que no se te picarán los dientes”, decían. 

Nosotros, decididos y obedientes, lo hemos tomado a rajatabla y a veces incluso llegamos a abusar del enjuague. ¿En el prospecto pone que llene el vasito hasta la segunda marca? Bah, yo me empino la botella y punto, que así hace más efecto. 

Y así, varias veces al día.

El problema es que, aún así, muchas veces llegan las caries, seguidas de la temida visita al dentista, con su silloncito lleno de aparatos dignos de la Inquisición. 

Resulta que precisamente puede que tanto abusar del enjuague antibacteriano sea lo que nos lleva a aumentar las posibilidades de padecer caries, pues nuestra boca no contiene sólo bacterias perjudiciales, sino que también hay otras muchas necesarias para nuestra salud bucodental.

Sin embargo, siempre había alguien que pese a saltarse estas indicaciones seguía teniendo una dentadura perfecta, mientras la tuya iba a peor.

Los científicos afirman que la salud dental depende una combinación de genes e higiene dental.

Sobre el 60% de nuestro riesgo de caries parece deberse a factores genéticos.

Aunque la odontología genética está todavía en sus inicios, los científicos han identificado 5 áreas en las que los genes juegan un papel fundamental en la caries dental:


1. Preferencia por lo dulce

A casi todos nos gustan los dulces, chucherías y otros alimentos que amenazan nuestra salud dental.

Aunque podamos pensar que todos los niños se vuelven locos al ver una tienda de chucherías, los científicos han identificado variantes genéticos que muestran una gama de ‘preferencia por lo dulce’.

De esta forma, dos niños que hayan crecido en ambientes idénticos pueden tener una preferencia totalmente distinta por el azúcar. Mayor es la expresión de estos genes, más probabilidad de padecer caries tenemos.


2. Esmalte dental

Algunas personas tienen un esmalte más suave que otras, lo que permite a las bacterias anidar con menos dificultad y realizar su ‘excavación’.

Debido a que los genes son los principales determinantes de la estructura del esmalte, la disposición a presentar caries dependerá en gran medida de dicha estructura.


3. El gusto

La riña que surge cuándo pides una pizza con tus amigos y debatís sobre si ponerle o no piña, es uno de los mejores ejemplos de que no todo el mundo tiene los mismos gustos (echarle piña a la pizza es de mala persona).

En un estudio reciente, se ha identificado la variante de un gen que determina nuestra habilidad para disfrutar el cilantro; una hierba común en la cocina Asiática y Latino Americana.

 ‘Sabe a sopa’ era la frase más común en las personas que no poseían la variante de dicho gen.

El gusto compone la variedad de cosas que nos puedan gustar, no solo las que estamos geneticamente dispuestos a disfrutar, sino también nuestra capacidad para percibir ciertos sabores.

Es un proceso complejo que incluye la lengua y que está fuertemente ligado a nuestro sentido del olftato.


4. La fuerza salival

El calcio, potasio y otros elementos son muy importantes para nuestra salud dental.

Pero no es tan simple como comer los alimentos adecuados: estos deben ser metabolizados para ser útiles.

Aquí es dónde entra en juego la saliva. Por ello los científicos han identificado los variantes genéticos que hacen que una persona posea una saliva más eficiente que otra.


5. Microbioma

Hay todo un campo de estudio llamado ecología microbiana que profundiza en las diferentes comunidades bacterianas que viven en el cuerpo humano.

En la boca, existen comunidades aisladas de bacterias en la lengua, en la superficie de los dientes y debajo de la línea de las encías.

En conjunto estas comunidades forman lo que se conoce como microbioma.

Pero no te preocupes, todo está en orden, nuestro sistema inmune está al tanto.

Una mejor o peor respuesta afectará en distinta medida al riesgo de desarrollar caries.
¿Y el resto?

Hemos comentado que alrededor de un 60% de nuestra salud dental dependía de nuestros genes, ¿y el 40% restante?

¿Por qué se producen las caries?

La principal causa de la caries es la acidificación del interior de la boca debida a una bajada de pH, que conlleva el deterioro del esmalte.

Las responsables de esta acidificación son unas bacterias, llamadas Streptocuccus mutans, que sobreviven preferentemente en ambientes ácidos y, además, contribuyen a bajar aún más el pH, transformando el azúcar en ácido láctico.

Por eso, también resulta perjudicial ingerir demasiados dulces.

Nuestra dieta, la frecuencia con la que nos lavamos los dientes, fumar, el acceso al cuidado dental, nuestra cultura e incluso factores socio-económicos, afirma Robert J. Weyant, presidente de Departamento de Salud Dental Pública de la Universidad de Pittsburgh.

Sin embargo, uno de los factores que participan en mayor medida en este porcentaje es el consumo de bebidas con azúcar.

Cualquier alimento azucarado puede herirnos, pero las bebidas azucaradas son particularmente agresivas para nuestra salud dental.

Pero no os preocupéis, el café o el té no entran dentro de esta categoría.

Además el alcohol tampoco es muy significativo, es más el refresco que le añadimos que el alcohol en sí.

¿Odias tus dientes? la culpa es de tus genes

Descubren una bacteria que te ayudará a prevenir la caries

Puede que hasta ahora hayamos intentado prevenir las caries de la forma equivocada.
 Con esto no quiero decir que no haya que lavarse los dientes ni enjuagarse.

Es muy necesario tener una buena higiene, pero sin abusar de ciertos productos. 

Además, un estudio reciente publicado en Applied and Enviromental Microbiology pone de manifiesto el descubrimiento de una bacteria que en un futuro podría ser la solución para las molestas caries. 

Además, este microbio también es el responsable de lo que conocemos como placa dental o sarro, pues esto el resultado de la agrupación de muchos de ellos. 

¿Cómo trabaja la bacteria que previene la caries?

Un grupo de científicos estadounidenses ha descubierto una cepa de Streptocuccus, a la que han denominado A12, que vive de forma natural en nuestra boca y que puede ayudar a mantener a raya a Streptococcus mutans.

Estas bacterias son capaces de metabolizar la arginina, un aminoácido cuya descomposición ayuda a neutralizar el pH y que, por lo tanto, evita la aparición de caries.

De momento, estos investigadores creen que este descubrimiento puede servir para valorar si una persona es más o menos propensa a desarrollar caries, según los niveles de esta bacteria que contengan; pero también tienen otros planes para el futuro; pues, si consiguen empaquetarla en pequeñas pastillas, conseguirían ayudar a prevenir la caries de una manera rápida y sencilla.

Pero, ojo, sin dejar de lavarse los dientes. Tendremos que poner algo de nuestra parte nosotros, ¿no?

Empastes dentales que regeneran el diente | VCN

 ... La caries dental significa que el contenido de minerales en el diente ha sido disuelto por los ácidos orgánicos segregados por las bacterias ...


¿Usar hilo dental sirve para algo? | VCN

 ... Hilo dental, caries y placa bacteriana. La teoría es que el uso del hilo dental reduce el riesgo de caries, problemas de encías y la acumulación ...


9 consejos para cuidar tus dientes | VCN

 ... Las caries y agujeros en los dientes seguirán apareciendo si persiste la mala dieta y el exceso de exposición al azúcar. 2. Cuándo comer ...