Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (B. F)

7 cosas que debes hacer para proteger tu visión

7 cosas que debes hacer para proteger tu visión
Las 7 cosas que debes hacer para proteger tu visión.

Para estar leyendo estas palabras necesitáis un dispositivo electrónico (ya sea ordenador, móvil o tablet), y justamente estos dispositivos son los que más daño están haciendo a nuestro órgano visual.

Yo personalmente me paso muchas horas frente a alguno de estos dispositivos, pero la mayoría de la población gasta de 6 a 9 horas diarias en ello, y hasta un 28% gasta más de diez horas frente a un tipo de pantalla u otra.

Sabiendo esto, el papel de la cafeína en nuestra pérdida de visión y las diferentes formas que tienen nuestros ojos de comunicarnos nuestro estado de salud, es posible que vaya siendo hora de que hablemos de algunos consejos para poder proteger nuestros ojos de los excesos.

1. Baja las luces

Nuestra pantalla suele ser el centro de atención, por lo que una iluminación adecuada es clave.

Para no forzar nuestra vista, ni forzar el brillo de dicha pantalla, lo mejor es intentar reducir las luces externas. Siempre teniendo a mano una iluminación indirecta adecuada pero, como sucede cuando vamos al cine, cuanta menos luz externa tengamos más podremos concentrarnos y forzar menos nuestra visión.

2. Adapta el brillo de la pantalla

Esta fue una de las primeras cosas que aprendí al usar cualquier tipo de pantalla: Regular la luz.

Muchos smartphones y tablets vienen predeterminados para bajar la luz de forma automática respecto al ambiente, pero otros no (o directamente nosotros cambiamos la función). Tanto si es por una razón o por otra, lo mejor es adaptar correctamente la luz de cualquier pantalla, es decir, su brillo, porque sino nuestros ojos se quejarán y mucho.

3. Evita o reduce la luz azul

Como ya os comentamos, el tipo de luz que usamos en nuestra mesita de noche puede ser esencial para evitar la depresión, ya que la exposición a la luz nocturna (y el color de dicha luz) es clave para nuestro organismo. Además, si nos centramos en la luz azul, dicho color puede alterar nuestro ritmo circadiano.

Por tanto es importante evitar la exposición a este color al menos entre 2 y 3 horas antes de acostarnos.

4. Sigue la regla del 20-20-20

Parece fácil, pero al final acaba por siendo difícil u olvidadizo. Esta regla que parece tan sencilla consiste en mirar lejos de nuestra pantalla, cada 20 minutos, hacía un objeto que esté a 20 pies (unos 7 metros) durante 20 segundos.

Como podéis comprobar, es una regla inglesa, pero puede irnos muy bien para descansar nuestros castigados ojos.

5. Consigue un espacio de trabajo amigable

Normalmente tenemos una excesiva tendencia a tener nuestros escritorios desordenados y con las pantallas en sitios extrañísimos.

Puede parecer una tontería, pero tener la pantalla del ordenador a una altura adecuada a nuestra vista puede hacernos un gran favor para conservar una visión adecuada, tanto a nivel de posición como aprovechando la luz de la habitación (artificial) o de la ventana (natural)

6. No olvides la vitamina A

La vitamina esencial para conservar una visión adecuada se llama vitamina A o retinol, crucial para llevar a cabo el proceso de la visión. De forma diaria, necesitamos consumir entre 700 y 900 microgramos.

Los alimentos donde podemos encontrarla son, sobre todo, zanahorias y verduras de hora verde, todos ellos muy a tener en cuenta por contener también otros muchos tipos de vitaminas…
 
¡No los olvides!

7. No llegues a la fatiga ocular

Nuestro cuerpo es sabio, y siempre acaba dando señales sobre nuestro estado de salud o nuestros sentimientos. En el caso de la visión, hay veces que nuestro exceso de trabajo delante de una pantalla nos lleva a la fatiga ocular, y nosotros lo ignoramos deliberadamente.

Si llega el punto donde nos notamos cansados o con dolor de cabeza, es el momento de tomar un merecido descanso.

Es conveniente parpadear unas diez veces para humedecer correctamente nuestros ojos y moverlos hacia los lados, para poder desconectar un poco de lo que estemos haciendo y que se tomen un tiempo de adaptación.

Creative Commons